¿Qué es el <em>pearling</em> y para qué sirve?
Foto: Envato

Ahora que Eduardo Dávalos de Luna, conocido como Babo, es trending topic tras la filtración de una versión alterna de contenido explícito de su canción Piensa en mí, donde el vocalista del Cártel de Santa muestra su pene en el que se aprecia una especie de perlas incrustadas en él, las personas se preguntan qué es el pearling, la modificación corporal que se realizó el rapero.

El intérprete de Todas mueren por mí ya había revelado que se había sometido a este procedimiento y ha explicado que su pene cuenta con seis canicas incrustadas y cuatro ‘costillas’.

“Las canicas de arriba son cuando están en posiciones frontales con la morra, estimulan el punto g. Cuando estás en posiciones donde la morra está dándote la espalda, las tres de abajo también dan en el punto g. Los ribs, o las costillas, está en las orillas del pene, para estimular los labios interiores de la mujer”, comentó Babo en la entrevista que le realizaron Luisito Comunica y Berth en su canal de YouTube.

¿Qué es el pearling?

“El pearling es una modificación corporal que lleva muchos años llevándose a cabo, aunque ahora salió a luz por lo de Babo”, comenta Verónica Maza Bustamante, periodista especializada en temas de sexualidad, coach sexual y de vida, a La-Lista.

Además, nos explica que el pearling “son piezas, objetos o abalorios que se introducen en la piel de la zona genital, tanto en hombres como en mujeres. Es importante aclarar que no solo se colocan en hombres, si bien es común que se coloquen en el prepucio y el glande de los varones, en mujeres se llegan a poner abajo de los labios de la vulva”.

¿Qué es el <em>pearling</em> y para qué sirve? - pearling-babo-cartel-de-santa
El pearling se realiza tanto en hombres como en mujeres. Foto: Envato

¿Para qué sirve el pearling?

“Esta práctica tiene dos sentidos: una es la estética, que busca modificar el aspecto de los genitales para hacerlo más atractivo, desde el punto de vista de la persona que se lo realiza; y la segunda, es para aumentar el placer erótico durante el acto sexual”, comenta Maza Bustamante.

“Para la parte del placer, todo dependerá de dónde se pongan las ‘costillas’ o las perlas, será la sensación que se puede generar. Si la pareja sabe trucos y formas de penetración, y además tiene estas perlitas, pues incrementa el placer. El objetivo a nivel de placer es que lo aumente, el propio y el ajeno”, explica la especialista.

“Es decir, para el hombre si estas perlas se están moviendo, friccionando sobre su pene durante el sexo manual, el sexo oral o la penetración, se tendrá una mayor sensibilidad. Además, cuando el hombre penetra genera diferentes sensaciones gracias a estos bordes extra que va a tener su pene. Dependiendo de dónde y cómo estén ubicados puede estimular cualquier de los puntos internos que hay en la vagina”, detalla.

“En el caso de las mujeres aplica un poco igual. No se recomienda poner estas perlas sobre el clítoris, ya que es muy particular y muy específico, que sí bien hay mujeres que sí lo hacen, se lo ponen en el capuchón del clítoris que lo recubre. Esto hace que la mujer tenga orgasmos más fáciles”, asegura.

“También se pone justo en la parte baja del orificio vaginal, como en la unión de los labios mayores, que en realidad funciona más como algo estético, pues no es una zona que genere mucha sensación, pero se puede ver lindo”, comenta.

¿Qué es el <em>pearling</em> y para qué sirve? - pearling-babo-cartel-de-santa-3
El procedimiento debe realizarse en un lugar con las herramientas adecuadas. Foto: Envato

¿De dónde surge esta práctica?

Nace en Japón cuando miembros de la Yakuza se ponían estas perforaciones para pertenecer a la casta, pero a partir de estas prácticas en el país asiático, esta ‘moda’ se esparció luego de que marineros y personas se iban moviendo de continente en continente.

Esta técnica se popularizó en Asia y con el paso del tiempo, llegó a los estudios de perforaciones de piercing y fue así como llegó a América.

¿Dónde realizarse un pearling?

Maza resalta la importancia de realizarse este procedimiento de una manera adecuada, ya que durante la entrevista que Babo ofreció, comentó que en la cárcel se hace de manera ‘rudimentaria’; es decir, sin la higiene necesaria.

“Es un prejuicio gigante, porque es como decir que este tipo de modificaciones se lo hacen únicamente los presidiarios, cuando es un procedimiento que debe realizarse con todo el cuidado, con toda la asepsia, con todos los niveles de higiene, de piezas, porque no es algo que no se incrustan cualquier tipo de perlas“, dice.

Verónica Maza Bustamante recomienda que se realice en un estudio donde se sepa llevar a cabo, pues aunque no duda que se sigan realizando modificaciones de este estilo de manera rústica, no es lo ideal ni lo más saludable.

Añade que este procedimiento es reversible. “Si en cualquier momento la persona quiere quitarse el pearling, simplemente se vuelve hacer una incisión, se quitan las perlas y listo”, explica. “Pero si no se quiere realizar este procedimiento, hombres y mujeres pueden recurrir a juguetes sexuales o collares de perlas, etcétera; sin necesidad de recurrir a modificaciones corporales con procedimiento quirúrgico, pero es una opción”.

Y sí, “como cualquier procedimiento quirúrgico va a doler”, finaliza Verónica Maza.