Síguenos

 

Estilo de vida

‘El confinamiento es una llamada de atención para la industria’: ¿qué sigue para la moda?’

El coronavirus ha llevado a la moda a un alto. Para conmemorar el día de la Tierra, le preguntamos a diseñadores de moda sustentable, escritores y activistas qué cambios les gustaría ver.

(Desde la izquierda) Aja Barber, Rahemur Rahman y Celine Semaan. Composición: Lily Vetch; Chris Callaway

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Como lo narraron a Ellie Violet Bramley

En los últimos años, la moda sustentable ha ganado popularidad. Ahora, gracias a la crisis pandémica, la discusión de cómo crear un modelo más ético y menos dañino para el ambiente para la industria que es responsable del 10% de las emisiones globales de dióxido de carbono cada año es más relevante que nunca. 

Con mucho del ajetreo normal en pausa por el coronavirus y muchas de las fallas de la industria saliendo a la luz, sin dejar atrás a Bangladesh, donde los obreros textiles se enfrentan a la destitución por las grandes marcas que cancelan sus pedidos, muchos en la industria están tomando este paro como una oportunidad de reevaluar el curso de la moda. 

Desde cambios en las actitudes de los consumidores hasta la ralentización del modelo estacional o el empoderamiento de los obreros textiles, le preguntamos a algunos de los nombres más respetados del mundo de la moda sustentable sobre lo que esperan que pase con el futuro de la industria. 

Aditi Mayer, activista y periodista de moda sustentable: ‘Es un momento único porque los consumidores están poniendo atención’
Aditi Mayer: ‘Nuestro negocio está llegando a un alto’. Foto: Cortesía de Aditi Mayer

El coronavirus está exponiendo las fallas en nuestro sistema. Mientras el negocio llega a un alto, los obreros textiles de Los Ángeles en donde vivo, se enfrentan a circunstancias únicas. Muchos ganan un promedio de 6 dólares la hora y no tienen seguridad alimentaria, tampoco pueden pagar su renta, utilidades y otras cuentas por la pérdida de ingresos. Aún así la demanda continua de EPP significa que muchas fábricas siguen abiertas. 

Muchos trabajadores navegan las condiciones de maquila a las que se enfrentarían en cualquier otro día, excepto que ahora, los riesgos de mala ventilación, condiciones sucias y la falta de prácticas de distanciamiento social aumentan el riesgo de contagio. 

En todo el mundo vemos a marcas grandes cancelar sus órdenes con los términos contractuales de fuerza mayor. Pero si ves cuales son estas marcas, H&M, Target, Zara, C&A, ellas tienen balances finales enormes. 

Lo que espero de un futuro postcoronavirus es que sea uno que valore a aquellos en la cadena de producción. Los obreros textiles con el corazón de la industria de la moda pero se les trata de lo peor y suelen venir de las comunidades más marginalizadas. 

¿Tengo esperanza? En una mano, muchos de nosotros decimos lo mismo por años. Pero hay una marea cambiante. Es un momento único porque los consumidores están poniendo atención y reorientando nuestra relación con el consumo. Se les está llamando la atención a los gobiernos y corporaciones los obreros textiles resisten, como siempre lo han hecho. 

Ahora es el momento de reimaginar sistemas nuevos. Me reto a mí misma y a otros, más allá de estos sistemas que criticamos, propongamos alternativas. Hay una solidaridad transnacional que se puede lograr ahora, desde Los Ángeles, desde Bangladesh. 

Dana Thomas, autora de Fashionopolis: El precio de la moda rápida y el futuro de la ropa. ‘Las marcas se tienen que volver realmente globales’
Dana Thomas: ‘Ahora es el momento de reemplazar máquinas viejas con sistemas nuevos, vanguardistas, más limpios y seguros’. Fotografía: Nick Gregan

Lo que espero para el futuro es que las marcas puedan crear mejores y más transparentes cadenas de producción. Muchas marcas dicen que la razón por la que contratan fábricas en lugares como Bangladesh, Vietnam y Camboya es sacar a los trabajadores de la pobreza y llevar trabajos a esas regiones. Aun así la mayoría de estas marcas cancelaron sus órdenes y amenazaron con retener pagos incluso para prendas terminadas, incluso aunque tienen el dinero. Llevarán a estos países a un colapso económico. 

Con la fábrica cerrada y los trabajadores suspendidos, es el momento de reemplazar máquinas viejas con sistemas nuevos, vanguardistas, más limpios y seguros. Espero que las marcas se modernicen y espero que haya algo de nearshoring, y reshoring y rightshoring, porque tendremos más crisis como esta y las cadenas de suministro son sistemas balanceados muy delicados. Como en el dominó, si uno cae, todos caen. 

Las marcas tienen que dejar de ser vulnerables al volverse independientes y más globales. Tienes un tercio de tu manufactura en una parte del mundo, un tercio en otro y un tercio más en otro. Algunas cosas en lugares lejanos, y otras en lugares cercanos. Mejor trae la manufactura a casa, ser local trae muchas ventajas. Pero más allá de esto, las compañías deberían tomar la responsabilidad de ver por sus trabajadores y asegurarse de que todo tenga un origen limpio y que las sobras se desechen correctamente. 

Rahemur Rahman, diseñador de moda masculina sustentable: ‘Dos colecciones al año son suficientes’
Rahemur Rahman: ‘Espero que los diseñadores
jóvenes y emergentes tengan una voz más fuerte’
Fotografía: Lily Vetch

Antes del coronavirus ya discutíamos sobre la necesidad de detenernos y reevaluar. Pero nadie se iba a detener voluntariamente, porque es un negocio. Esto nos ha forzado a detenernos e incluso conglomerados grandes como LVMH piensan: “¿Qué significa la moda ahora?” Esto va a hacer que los diseñadores miren a su interior y piensen: “¿Cuánto voy a ganar?”

Espero que esto nos permita redefinir el calendario de la moda. Hablé con Patrick McDowell, Bethany Williams y otros diseñadores jóvenes en Londres sobre lo cansado que es producir tantas cosas. Dos colecciones al año son suficientes, sin todas las precolecciones. El BFC podría hacer una declaración, diciendo todas las razones por las que esto tiene sentido, pero tendría que ser un esfuerzo internacional. 

Espero que por esto los diseñadores jóvenes y emergentes tengan una voz más fuerte en la sala cuando se tomen decisiones grandes sobre la industria. El coronavirus está mandando todo en línea y las plataformas en línea le dan una voz masiva a los que antes no tenían mucho que decir. Nadie irá a la semana de la moda, pero Ahluwalia Studio lanzó la colección Matches en Instagram. Ahora es más poderoso porque viene directo de la marca.  

Celine Semaan, diseñadora, activista, escritora y fundadora de Slow Factory y The Library Study Hall: ‘Los sistemas que están prosperando los aquellos que se construyeron con la comunidad’
Celine Semaan: ‘No pienso que el público ni los empleados permitan un regreso al negocio de siempre’’. Foto: Chris Callaway

Desafortunadamente tomó un susto como este para que las compañías abran sus ojos y vean que los sistemas que construyeron alrededor de ganancias y crecimiento pueden desmoronarse fácilmente. No hay mucha fortaleza y las ventas están afectadas. Se siente como si todo estuviera abierto para ser analizado y rediseñar. Tenemos que poner la salud de nuestros ecosistemas en el corazón de nuestros sistemas de negocio. Eso significa diseñar sistemas desde una perspectiva humana, centrada en la comunidad en lugar de una centrada en las ganancias, como la capitalista que tenemos ahora. 

Todos pueden aprender mucho de la adopción de un modelo de negocio más resistente. Por ejemplo, los negocios construidos sobre una mentalidad de moda lenta y crecimiento sostenible, como Elieen Fisher, no están tan afectados por esta tormenta. Los sistemas que están prosperando con aquellos que se construyeron alrededor de la comunidad, el planeta, la compasión y los ecosistemas. 

Tenemos que diseñar un modelo de producción que no sobreproduzca ni sobremanufacture porque un sistema que crea sobreconsumo no puede durar. No pienso que el público ni los empleados permitan un regreso al negocio de siempre. Se están formando muchos sindicatos, como en Everlane, y la solidaridad crece entre empleados de varias compañías. Hoy vemos que la acción colectiva no es tan difícil. Solo hay un lugar al que ir desde aquí: arriba. 

Orsola de Castro, cofundadora de Fashion Revolution: ‘Es un buen momento para romper la hegemonía’ 
Orsola de Castro: ‘Quiero que la gente
se enfoque en lo positivo para crecer
a partir de este’.
Foto: Tamzin Houghton

La industria de la moda se enfrenta a una crisis masiva, pero después de un periodo de restricción recaemos en el exceso. Anticipo que habrá un regreso a las actividades de costumbre, y los diseñadores más jóvenes y emergentes necesitarán nuestro apoyo. Pero también espero que con la pausa nos demos cuenta de que no necesitamos 12 pares de jeans y Dios sabe cuántos pantalones deportivos. 

Espero que nos haga valorar el concepto de comprar menos, comprar mejor y tal vez comprar un poco más barato; encontrar maneras de tener acceso a cosas locales de marcas que son tan pequeñas que tienen en sus orígenes innovación y sustentabilidad. Es una buena oportunidad para romper la hegemonía de los chicos grandes, para no revisar dos veces que Zara y H&M hagan lo que dicen que están haciendo. No sería maravilloso que las calles principales no regresen a lo mismo de siempre, más bien que tengan servicios de reparación, diseñadores más pequeños, sastres, lugares para rentar y lugares para intercambiar. 

Cuando salgamos de esto, será para capturar la dicha de la nada. La dicha de haber tenido menos, de haber estado limitados. Quiero que la gente se enfoque en lo positivo para crecer de este. Casi todos se convirtieron en expertos en coronavirus, ¿por qué no convertirse en experto en moda sustentable?

Aja Barber, escritora de moda sustentable: ‘Quiero a regresar a un mundo postmoda rápida’ 
Aja Barber: ‘El confinamiento ha sido una llamada de atención gigante para la industria’. Foto: Cortesía

El futuro post Covid-19 en el que quiero vivir es uno en el que nos tomemos el tiempo con nuestras compras y tomemos decisiones más consideradas sobre nuestros gastos. Para decidir si de verdad necesitamos el artículo y si el fabricante refleja nuestros valores. Esencialmente quiero regresar a un mundo postmoda rápida. 

Las compañías que usan trabajo sin ética y prácticas no sustentables tienen que corregir por completo sus problemas o irse. La economía es delicada, pero creo que el apoyar a negocios pequeños con la ética en su centro será la manera de salir de este desastre y reconstruir una industria de la moda en la que todos creamos. El confinamiento ha sido una llamada de atención gigante para la industria. Lo que haremos después es igual de importante. 

Stephanie Shepherd, defensora de la moda sustentable y cofundadora de Future Earth: ‘Lo que espero ya está sucediendo’
Stephanie Sheperd: ‘Tomó una pandemia
para ver el sistema roto detrás de nuestras
“cosas”’. Foto: PR

Creo que esta pandemia nos hizo darnos cuenta de que más allá de buscar cosas materiales, encontramos valor en las conexiones humanas ahora más que nunca. Tomó una pandemia para ver el sistema roto detrás de nuestras “cosas”. Un sistema que dice que los trabajadores esenciales deberían mantenernos seguros y alimentados, pero sin equipo de protección personal, seguro o salarios decentes. Un sistema que perdona a las compañías grandes a costa de nuestro planeta, aire limpio y nuestra salud. La lista sigue. 

Aún así, en medio de todo el caos y la injusticia, vemos individuos y negocios pequeños que llenan los espacios. Desde los que hacen y aseguran EPP, ventiladores y pruebas hasta los que inician movimientos en línea como #payupfashion. El mundo nuevo se desdobla frente a nosotros. Lo que espero ya está sucediendo: transparencia, interconexión y florecimiento humano, todo lo que es integral para construir una economía circular. 

Cecilie Thorsmark, CEO de la semana de la moda de Copenhagen: ‘Apoya a las marcas que son auténticas, inclusivas, transparentes y que tienen un propósito’
Cecilie Thorsmark: ‘Espero tener una apreciación más grande de la moda que está impulsada por valores’. Fotografía: Petra Kleis

Espero ver un cambio en los valores y en el comportamiento de los consumidores. Siempre se habla del poder del consumidor para cambiar la industria de la moda para bien y ahora es el momento. Al estar en cuarentena y al experimentar una crisis global con costos económicos y sociales devastadores, espero que todos tengamos una llamada de atención en términos de lo que en verdad importa. 

Con respecto a la moda espero que esto signifique un aprecio más grande para la moda que está impulsada por valores, para apoyar a las marcas que son auténticas, inclusivas y transparentes. La moda que, aunque sea un poco cliché, se preocupa por el planeta y sus habitantes, no solo por el dinero. 

Durante la cuarentena de cinco semanas en Dinamarca compré un par de pantalones (¡cómodos!). Esta compra fue especial, porque más que nunca no reflexioné sobre lo mismo de siempre como ajuste, tela, calidad, color. Más bien: “¿Dónde pondré mi dinero? ¿Qué marca debo apoyar?” Espero que esto se convierta en la nueva normalidad, apoyar los negocios que lo hacen mejor. Cambiemos nuestro foco lejos de nosotros y nuestras necesidades egoístas, pensemos dos veces en nuestras acciones. ¿Comprar una prenda de una marca particular podría hacer una diferencia?

Ayesha Barenblat, fundadora de Remake: ‘Quiero que se trate a la gente como activos en lugar de centros de costo’
Ayesha Barenblat: ‘Espero ver protección para la gente que
trabaja en la cadena de suministro’. Fotografía: PR

Lo que espero para la moda en un mundo post Covid-19 sería que la gente que acciona las cadenas de suministro, desde las tiendas, almacenes, hasta las fábricas – se traten como activos en lugar de centros de costo. Espero ver marcas sustentables que trabajen de cerca con fábricas que sean propiedad de los trabajadores y con almacenes sindicalizados para que existan redes de seguridad y protección para la gente que forma parte de la cadena de suministro de la moda. 

Con la pandemia, mientras las ventas de moda se contraen y las tiendas cierran, las marcas cancelaron órdenes en producción, dejaron a los proveedores con los costos de material y de labor. Este golpe en la liquidez ha dejado a millones de obreros textiles sin indemnización, ahorros o acceso a servicios de salud. Las mujeres que han mantenido rentable a esta industria por décadas se han quedado sin seguridad alimentaria ni redes de seguridad. Por eso en Remake trabajamos sin parar para comprometer a las marcas con nuestra campaña #PayUp. 

Mara Hoffman, diseñadora de moda sustentable: ‘Vamos a tener que salirnos del calendario’

Mara Hoffman: ‘Se trata de cómo construir el barco más fuerte para soportar todas las tormentas’. 

La pandemia sacó todos los sistemas rotos a la vista. Mirando a través de un lente positivo, en todo este caos hay una oportunidad para redefinirlos. Sabemos que vamos a pasar por colapsos en el futuro cercano, ya sean por problemas pandémicos o ambientales, así que tratar de regresar al status quo sería descabellado. Vamos a tener que poner el planeta antes de las ganancias. 

Para los individuos y los negocios se trata de cómo construir el barco más fuerte para soportar todas las tormentas. Ahora estamos en una lluvia de ideas para esto. Nos saldremos del calendario. Es un baile precario, porque de todas formas necesitamos que entre dinero, pero ¿septiembre significará que mostremos colecciones de primavera porque sabemos que por ahí entrará dinero? ¿O estamos dispuestos a tomar ese riesgo, no presentarnos y forjar nuestro propio camino?

Una manera de construir una embarcación más fuerte es convertirnos en dueño de más de nuestros negocios. Nos enfocamos en los aspectos más sólidos y transparentes de lo que ya existe y nos recargamos en esas partes. Lo mismo aplica para las fibras que usamos, ¿dónde se cultivan, se tejen y se cortan? Algunas compañías más grandes prefieren regresar a un sistema roto que estar en la incomodidad de innovar. Pero se necesitará que todos estén dispuestos a arriesgarse a nuevas maneras de hacer cosas. Tal vez eso signifique menos dinero y eso está bien. 

Este texto se publicó en The Guardian y lo tradujo Andrés González. Consulta el artículo original haciendo click en el logo:  

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Actualidad

La pandemia ha generado en muchas personas una tendencia por renovarse y alistarse para los cambios que vienen.

Actualidad

El ascenso de Adut Akech del campo de refugiados en Kenia a pasarelas internacionales es impresionante. Ella habla de su ‘papá de la moda’...

Estilo de vida

Más acusaciones emergen en las redes sociales después de que un modelo británico dijo que el diseñador lo toqueteó en una fiesta.

Publicidad