Síguenos

 

Estilo de vida

La-Lista de 15 formas de cambiar tu vida durante la hora de la comida

Es muy fácil quedarte en el escritorio. Pero salir a hacer ejercicio, limpiar los cajones, ver The Sopranos, o tener sexo, puede cambiar tu día.

Un poco de activación podría darle a tu día nuevas energías. Foto: Ravi Shahi/Pixabay.com

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Elle Hunt/The Guardian

Si tienes la suerte de tener un trabajo pero lo has estado haciendo en casa desde hace seis meses, tal vez ya olvidaste que tienes tiempo para comer: tiempo que te pertenece, para que hagas lo que quieras. Deja el escritorio o tu espacio de trabajo y haz algo diferente. Es importante aprovechar ese tiempo. Pero, ¿qué vas a hacer? Te presentamos 15 sugerencias para recargar energía.

Habla por teléfono con un amigo o haz uno nuevo

El estar lejos de los colegas nos ha dejado sin mucha interacción humana de rutina. Tu hora de la comida podría ser un buen momento para establecer contacto con viejos amigos, dice Clare Evans, asesora de administración de tiempo. “Estamos muy ocupados para hacer tiempo en la noche, pero una llamada breve te puede puede ayudar a estar en contacto con alguien y hablar”, dice. O tal vez te animes a hablar con un extraño mientras esperas un café o en la tienda. “Sólo platica un poco mientras comes, aunque sólo sea para hablar del clima, como hacen los ingleses”, dice Evans.

¿Extrañas a tus colegas o amigos? Tu hora del almuerzo puede ser buen momento para llamarles. Foto: Candid_Shots/Pixabay.com

Visita tu árbol favorito

No digas que no tienes uno. El secreto está en salir, alejarse de la pantalla de la computadora, y qué mejor que combinarlo con un poco de ejercicio. Susan Saunders, autora de The Age Well Plan, El plan para envejecer bien, dice que ver los árboles combina muchos de los hábitos que contribuyen a la longevidad: estar fuera a la luz del día, lo cual es básico para que nuestro reloj circadiano siga funcionando puntualmente, caminar, y disfrutar el momento. Un árbol nos proporciona un espacio verde.”.

Muévete, aunque sea por unos minutos

Ya sabes que tienes que hacer ejercicio y más ahora que perdimos la actividad incidental de nuestra rutina diaria. Tu hora de comida sirve para activarte un poco todos los días, aunque sea por unos minutos: La diferencia se notará con el tiempo y no tiene que ser una carga. Rachel Conlisk, una instructora de Creative Active Lives, de Birmingham, dice que pasa la hora de la comida bailando con su aro al ritmo de la música y que es su hora favorita. “Es un gran ejercicio y siempre me pone feliz y me desestresa. Creo que es lo que me mantiene cuerda”.

Ataca ese cajón atiborrado

Natalie Ward, fundadora de una marca deportiva para mujeres embarazadas, dice que se inspiró en el reality show de Netflix Get Organized With The Home Edit para empezar a arreglar su casa durante la hora de la comida. “Empecé con la cocina y estoy recorriendo toda la casa: cajones, alacenas, roperos. Es tan terapéutico “. En una de esas y hasta puedes darte una vuelta y llevar tus cosas a las tiendas de remate.

Arreglar esa cajonera puede ser algo terapéutico. Foto: Cristina Mantovani/Pixabay.com

Tener sexo

Uno de los mejores consejos de un terapeuta sexual para tener más sexo es acomodarlo dentro de la estructura de tu día y si trabajas desde casa se abren ventanas de oportunidades. Tal vez no sea necesario tomarse todo el descanso ya que según un estudio realizado en 2004 entre 152 parejas el preámbulo toma alrededor de 12 minutos y el acto en sí 7. Saunders dice que el sexo produce oxitocina, que reduce la inflamación. Con esto, “ darás una perspectiva muy diferente a tu tarde”.

Mira una serie de TV

Evans dice que un episodio de media hora es el tiempo ideal para tomar un descanso del trabajo. “Pero no caigas en la tentación de ver toda la serie sin parar”, dice. SI te tomas la serie con calma permites que se vaya construyendo la anticipación para el siguiente capítulo y entonces disfrutas más. Si miras un episodio diario de Los Sopranos, en cuatro meses puedes ver toda la serie. También puedes leer un libro. Si lees cinco horas a la semana, en dos meses puedes leer completa La guerra y la paz.

Haz una buena acción

Saunders sugiere que pases tu hora de la comida escribiendo cartas al gobierno para apoyar alguna causa y además la filantropía causa bienestar. El boletín de The Anti-Racism Daily, que escribe Nicole Cardoza, explica cómo dar un paso diario para acabar con el racismo y la supremacía. GuideToAllyship.com es otro recurso práctico de Amélie Lamont, una diseñadora de producto. También puedes pasar tu descanso en Zoom, apoyando a jóvenes que quieran entrar a tu área de trabajo, o como voluntario en organizaciones.

Foto: Pexels.com

Aprende a hablar italiano o a tocar el piano

Dedica tu hora de la comida a hacer algo”para lo que nunca has tenido tiempo, como aprender otro idioma, escribir un libro, investigar tu genealogía”, dice Grace Marshall, una experta en productividad. Si siempre has querido tocar el piano o cualquier otro instrumento, escucha los consejos de Marshall. Ella se ha estado dedicando al violín. “Es impresionante lo que avanzas con esas medias horas de práctica diarias”. Sarah Wheeler, asesora de liderazgo basada en Londres, dice que repasa su francés y su español durante la hora de comida en Duolingo. Combínalo con el tiempo que ahorras al no tener que transportarte y entonces acumularías 10 horas cada semana para desarrollar una nueva habilidad, aumentar tu capacidad cerebral y tu memoria.

Prepara tu cena o la de la próxima semana

“Preparar comida es muy relajante, y una muy buena forma de descansar el cerebro”, dice Sam Gates, autor de The Batch Cool Book, que se publica el próximo mes. “Mi forma favorita de relajarme preparando comida es haciendo bolitas como albóndigas, o falafels tamaño mini, como si fuera un niño jugando con plastilina y, mientras tanto,escucho mi podcast favorito. Es bueno hacerlas a la hora de la comida porque necesitan estar un rato en el refrigerador, y se congelan muy bien, así es que se pueden hacer muchas para que duren varios días”. También puedes preparar la masa del pan para que repose durante la tarde, puedes pelar o picar vegetales, o cocinar carne lentamente, para la cena de la noche, o hacer muesli o avena para el desayuno del día siguiente.

Foto: Congerdesign/Pixabay.com

Haz La-Lista de tres cosas que agradeces

Una “práctica de gratitud” consistente realizada todos los días puede ayudar a reprogramar el cerebro hacia el optimismo en tres semanas. “Mientras más específico seas, más beneficios vas a sentir”, dice Nataly Kogan, fundadora de la consultoría de wellness Happier. “Si haces de tu hora de comida una práctica de gratitud te sentirás menos estresado y más motivado para lo que resta del día”.

Lleva sangre a tu cabeza

Eliza Flynn, entrenadora personal, da su vida por los parados de cabeza a la hora de la comida. “Sentía que tenía que hacer algo totalmente diferente al trabajo de escritorio y los parados de cabeza han sido geniales. Sacuden mi día y me llenan de energía”. Los menos temerarios pueden empezar con los tutoriales de la pose del cuervo en YouTube, como con Yoga con Adriene que es muy popular porque tiene sesiones que duran sólo diez minutos. Lianne Carolan, fundadora de una compañía que vende ropa para mujeres en lactancia, se sube a los columpios durante cinco minutos en un bosque cerca de su casa en Leeds a la hora de la comida. “Pasa cinco minutos allí y se siente mucho más feliz y menos estresada”, dice.

Haz algo de limpieza

“Esto no es divertido pero te ayuda a tener más tiempo en la tarde para otras actividades”, dice Marshall. “Echa a andar la lavadora, riega las plantas, saca a pasear al perro. En ocasiones lo mundano hace descansar la mente”. Evans sugiere 15 minutos de limpieza a toda velocidad. “Te olvidas totalmente del trabajo y te ayuda a mantener limpia la casa y alejado el desastre”. Si pones algo de música se convierte en ejercicio.

Foto: Luisella Planeta Leoni/Pixabay.com

Toma una siesta

“La gente que duerme siestas vive más y mejor”, dice Saunders. Un estudio reciente realizado en China entre adultos mayores descubrió una asociación, dependiendo de la cantidad de sueño en la noche, entre las siestas y el funcionamiento cognitivo y físico, y con la vida. Daniel H Pink, en su nuevo libro When: The Scientific Secrets for Perfect TIming, da sus consejos para la siesta perfecta: acomodarla a la hora en que baja la energía, normalmente siete horas después de despertarte, tomar una taza de café, poner un despertador para 25 minutos después y hacerlo costumbre para obtener mejores beneficios.

Pónte creativo

La creatividad te ayuda a procesar tus sentimientos durante los tiempos difíciles, dice Kogan. En Happier, hace que los empleados del corporativo pinten acuarelas durante diez minutos, pero dibujar, garabatear o escribir un poema también dan un “impulso significativo”. Megan Charnock, artesana de la panadería en Saffron Walden, Essex, se está dedicando a escribir libremente: saca todo en una hoja de papel. “Esto es nuevo para mí pero me libera como el aire fresco. Tan sólo vaciar el cerebro me da mucha claridad y dirección”.

Come tu comida

Algo bueno de trabajar en casa es que puedes evitar las tristes ensaladas en tu escritorio o las comidas mediocres. Te puedes dar el lujo de preparar algo que en verdad quieras comer, y disfrutarlo. Puedes dedicar el tiempo de la comida a pasar tiempo de calidad con tus nuevos compañeros. Mandy Kineley Penney, escritora de Hampshire, dice que su esposo y sus dos hijos, que trabajan también desde casa, se reúnen a platicar en la cocina a la hora de la comida y comentan sus días y sus planes para el futuro. “No hacemos nada emocionante, pero es como la sala del staff”.

Traducido por Graciela González

Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Opinión

De nada vale ser un purista obsesionado por el medio ambiente si seguimos llenando la cabeza de metales pesados, tóxicos, ideas denigrantes sobre nosotros...

Opinión

El barco llamado Goop es esencialmente una iglesia flotante cargada de no-soluciones costosas. Sin embargo, no hay escasez de creyentes.

Opinión

¿Han visto cómo en la vida se nos juntan incidentes, que a simple vista no tienen nada que ver unos con otros?, pero que...

Opinión

La palabra está de moda, se practica desde escuelas a corporaciones, los científicos confirman sus beneficios para el cerebro y en la reducción del...

Publicidad