¿Trump planea perdonarse a sí mismo y a su familia?
El sospechoso amenazó con ir a la residencia de Trump en Florida. Foto: Tasos Katopodis/EFE

Rudy Giuliani. Ivanka Trump, Joseph Maldonado-Passage, también conocido como Joe Exotic, protagonista de la serie de Netflix Tiger King… Y, posiblemente, el propio Donald Trump. Estos son algunos de los candidatos mencionados para recibir indulto oficial antes de que el presidente de Estados Unidos deje el cargo el 20 de enero. Esa seguidilla de perdones pondría a prueba los límites políticos y constitucionales de un poder centenario que replica el de la monarquía británica. También sería revelador de los riesgos legales para Trump y sus aliados una vez que abandonen la Casa Blanca.

“El hecho de que tengamos esta conversación dice mucho sobre el nivel de exposición criminal que todos creen tener”, dijo Tara Setmayer, exdirectora de comunicaciones del área republicana en el Congreso de EU. “No se habla de indultos a menos que exista una preocupación por las cosas que se han hecho mal. Es la antítesis de drenar el pantano. ¿Que sucedió con eso?”

Si bien ver que los presidentes firmen indultos polarizantes en el ocaso de sus administraciones se ha convertido en una especie de ritual de Washington, se dice que Trump considera un número inusualmente alto de intervenciones en los casos de ayudantes, amigos y familiares que cree que han sido encarcelados, acusados ​​o acusados ​​injustamente, o que están en riesgos legales.

El indulto del mes pasado a Michael Flynn, el exasesor de seguridad nacional que mintió al FBI sobre sus conversaciones con un diplomático ruso, podría ser solo el comienzo. La semana pasada se supo que el Departamento de Justicia está investigando un supuesto plan de “soborno para el indulto” en la Casa Blanca.

También se informó que el abogado de Trump, Rudy Giuliani, cuyos negocios en Ucrania se investigan por fiscales federales en Manhattan, había hablado con el presidente sobre un indulto. Giuliani negó la versión.

Entre otros que esperan la misericordia de Trump se encuentran viejos aliados condenados a raíz de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre Rusia, la cual el presidente continúa denunciando como un engaño. Esto incluye al director de campaña Paul Manafort, su adjunto, Rick Gates, y al exasesor George Papadopoulos.

Te recomendamos: Cámara de Representantes de EU aprueba juicio político contra Donald Trump

Gates, declarado culpable de delitos financieros y de mentir al FBI, dijo esta semana: “Creo que el presidente conoce mejor que nadie el difícil y trágico evento de la investigación de Mueller y cómo todos hemos sufrido. Estaría absolutamente agradecido por un perdón y espero que el presidente lo haga, pero eso a fin de cuentas es su decisión. La gente me pregunta: ‘¿Aceptaría un perdón?’ Por supuesto, absolutamente. ¿Quién no?”

Un ejemplo de ello es Maldonado-Passage, más conocido como Joe Exotic, quien cumple 22 años de prisión por su papel en el complot de asesinato a sueldo contra un rival de toda la vida. En septiembre presentó una solicitud de indulto ante el Departamento de Justicia que incluía una carta escrita a mano a Trump pidiéndole que “me conceda un milagro”.

Pero los indultos también tocan muy cerca de casa.  El New York Times informó que Trump ha preguntado a los asesores sobre la posibilidad de perdonar “preventivamente” a sus tres hijos mayores. Los defensores de tal medida podrían argumentar que los miembros de la familia no están fuera de los límites: en 2001, Bill Clinton indultó a su hermano, Roger, quien fue condenado por posesión de cocaína en Arkansas.

Los hijos de Trump no han sido acusados ​​de ningún delito pero, en una señal de posibles peligros legales por venir, su hija y asesora principal, Ivanka, fue entrevistada esta semana por abogados en Washington quienes acusan que el comité de la ceremonia de toma de posesión de Trump en 2017 hizo un mal uso de los fondos de los donantes.

Además, Cyrus Vance, fiscal de distrito de Manhattan, y Letitia James, fiscal general de Nueva York, tienen investigaciones abiertas de fraude fiscal sobre Trump y su empresa familiar, la Organización Trump. Su hijo Eric, vicepresidente ejecutivo de la empresa, fue interrogado en octubre debido a su participación.

Te puede interesar: Legisladores de EU alistan juicio político a Trump por incitar a la insurrección

Los presidentes pueden conceder el indulto a las personas que aún no han sido acusadas, como hizo el presidente Gerald Ford en 1974 cuando otorgó un amplio indulto a su predecesor, Richard Nixon. Pero los indultos se aplican solo a los delitos federales y no se extienden a las leyes estatales, por lo que la capacidad de Trump para aislar a su familia y a sí mismo es limitada.

De cualquier forma, un autoperdón podría al menos protegerlo del caso federal potencialmente más grave en su contra: el informe final de Mueller identificó 10 ejemplos de posible obstrucción de la justicia, y cientos de exfiscales concluyeron que las pruebas respaldan esos cargos.

Pero un autoperdón abriría una caja de Pandora de cosas legales. En 2018, Trump declaró que tenía el “derecho absoluto” de perdonarse a sí mismo, pero ninguno de sus predecesores, ni siquiera Nixon, lo puso a prueba. Gates sugirió que estaría justificado “en el contexto de lo que ha pasado y de ser el único presidente en la historia de Estados Unidos, republicano o demócrata, que ha sido atacado durante un período sostenido, casi cuatro años. Nunca ha habido algo así en la historia de nuestra política”.

Añadió: “Así que, sobre esa base, si yo fuera él, lo consideraría absolutamente seriamente por el mero hecho de que no querrías que tus enemigos te persiguieran. Honestamente, no creo que Joe Biden lo haga, pero eso no significa que la gente bajo Joe Biden no lo hará y creo que esa es la verdadera amenaza a nivel federal”.

Sin embargo, muchos expertos legales sostienen que un autoperdón sería inconstitucional porque viola el principio básico de que nadie debe ser el juez en su propio caso.

Laurence Tribe, profesor de derecho constitucional en la Universidad de Harvard, argumentó en un correo electrónico que eso “contradice la propuesta universalmente acordada de que el poder del perdón no puede usarse como una licencia para cometer crímenes futuros”.

También lee: A días de su despedida, Trump incluye a Cuba en la lista de patrocinadores del terrorismo

Agregó: “El problema fundamental es que, si un presidente pudiera perdonarse a sí mismo, podría cometer delitos con impunidad durante toda su presidencia. Podría saquear la Tesorería, sobornar al presidente del Tribunal Supremo para que anulara a Roe v Wade (sobre la decisión de una mujer de abortar) y dispararle a alguien en la Quinta Avenida sabiendo que nunca lo castigarían”.

Los Padres de esta nación vieron el poder del perdón como una forma de mostrar la cualidad de la misericordia. Si bien Trump podría socavar su credibilidad a corto plazo, los expertos dicen que no es el primer presidente acusado de abusar de los indultos y es poco probable que cause un daño constitucional duradero.

David Super, profesor de derecho y economía en la Universidad de Georgetown, dijo: “La mera discusión ha minado la confianza del público en ellos, pero no es un área donde el Congreso pueda legislar. La única forma en que podría cambiar sería mediante una enmienda constitucional“.

Añadió: “Ha habido personas perdonadas que muchos pensaban que no deberían haber alcanzado ese privilegio. El presidente Clinton emitió algunos indultos que mucha gente pensó que eran al menos desaconsejados, si no corruptos, y el indulto del presidente Ford al presidente Nixon probablemente le costó cualquier posibilidad de ser elegido por derecho propio.

“Así que ciertamente ha habido críticas hacia ellos, pero es tan difícil enmendar la Constitución que la gente no se ha sentido lo suficientemente energizada para hacer ese trabajo pesado. Pero a nivel estatal, donde un gobernador u otro abusó del poder y no es tan difícil cambiar la Constitución, eso ha sucedido en muchos lugares”.