Tom Cruise y su costumbre de mandar pasteles por correo
Tom Cruise in Stockholm in December 2012 in connection with the launch of the film Jack Reacher.

Tom Cruise me sigue en Twitter: Hasta ahora, me sentía relativamente orgulloso de este hecho, aunque sigue a decenas de miles de personas y sólo tuitea tres veces al año, y seguramente lo hace alguien de su equipo y seguramente no sabría decirte lo que es twitter aunque le apuntaras una pistola a la cabeza. Aún así, yo estaba orgulloso.

Pero ahora me siento un fracaso, porque Tom Cruise nunca me ha mandado un pastel. Y resulta que Tom Cruise le manda pasteles a la gente. Según Yahoo, cada año ordena más de 100 pasteles de chocolate blanco y coco de la pastelería Doan ‘s Bakery de Woodland Hills, California, y se los envía a sus amigos famosos. Rosie O’Donnell recibe uno. Kirsten Dunn recibe uno. Jimmy Fallon recibe uno. James Corden recibe uno. Graham Norton recibe uno pero se lo come la gente de su oficina sin que él se entere. Henry Cavill lo llama el “pastel más decadente, el más increíble”. Bárbara Walters una vez se lo comió en la televisión en vivo, en una demostración de poder jamás igualada por ningún ser humano.

Te recomendamos: Graban a Tom Cruise gritando y maldiciendo en rodaje de ‘Misión Imposible’ por Covid-19

Obviamente es un buen pastel. Tom Cruise no hace nada a medias. Vive de la intensidad. Una vez le explicó a Oprah Winfrey como hacer spaghetti a la carbonara con tal convicción que inmediatamente me puse a hacerlo a su estilo, sin hacer preguntas, en caso de que se enterara y llegara a mi casa y me pateara en la garganta. Como ya lo dije, es un buen pastel.

La historia de Yahoo está llena de buenos detalles. Cruise escogió la pastelería de Doan porque Diane Keaton compró uno de sus pasteles para probar que era más sabroso que el pastel favorito de Katie Holmes. El equipo de Cruise lleva cada pastel a una locación secundaria para envolverlo antes de enviarlo. Dunst lo llama el “pastel de Cruise”. A pesar de todo esto, lo más importante es reconocer que Cruise se ha convertido en una leyenda viviente.

No te pierdas: Sin salas y sin estrenos: los efectos del Covid-19 en la industria del cine en 2020

La verdad es que ya iba en camino de serlo. Este verano mantuvo una conversación con el secretario de cultura Oliver Dowden en la que consiguió una excepción de viaje para continuar con la producción de Misión Imposible 7. Poco después, cuando el resto de la humanidad estaba en confinamiento en su casa, él estaba grabando en Noruega manejando una motocicleta al lado de una montaña antes de caer en la tierra en paracaídas. Cruise siempre ha querido llegar hasta los niveles más altos de su capacidad, pero este año parece ser que este año está haciendo que las cosas sucedan por pura voluntad propia.

Eso del pastel acaba con cualquier duda. El hecho de enviar pasteles a las personas durante una temporada festiva tan miserable que casi nadie ha podido enviar siquiera una tarjeta es casi algo milagroso. Es como si Tom Cruise hubiera decidido que tiene que haber Navidad y sólo por eso sucediera.

La verdad es que no está salvando al mundo. Pero nos está enviando un mensaje, ¿no? Si todos podemos esforzarnos un poco más y recordar a otras personas y usar nuestra riqueza casi infinita para hacer que un equipo de subordinados compre, envuelva y mande una pastel a la mujer de Entrevista con el vampiro, entonces sin lugar a dudas el mundo sería mejor.

¿Servirá todo esto que escribí para que Tom Cruise me mande un pastel? Por eso lo escribí y me da vergüenza pero sí.