‘Trato de transformar las dudas en algo más positivo’: Jacinda Ardern, líder de Nueva Zelanda
Foto: Ministerio de Justicia de Nueva Zelanda/ Creative Commons Attribution 4.0 International.

La primera ministra de Nueva Zelanda dice que sufre del “síndrome del impostor” y que ve “series malas de detectives” para relajarse.

Ardern ganó con una victoria arrolladora las elecciones para un segundo término en octubre después de lograr que su país tuviera menos de 30 muertes por coronavirus.

En entrevista con John Kirwan, un ex jugador de rugby de los All Black y promotor de la salud mental, Ardern dijo que “ya se está agarrando con las uñas de la navidad”. Que nunca se ha sentido sola como líder ya que prefiere un estilo colaborativo de gobierno. Me hace feliz estar rodeada de gente, dice.

YouTube video

Comenta con Kirwan sus estrategias para conservar la salud mental y le da prioridad al sueño y a la comida sana. Revela que le gusta ver “series malas de detectives” para “calmar” su mente y desconectarse. Ardern dice que no tiene problemas para dormir porque casi siempre está “exhausta”. También se declara extrovertida: “probablemente como la mayoría de los políticos”

Dijo que trató de cambiar las dudas en sí misma por “algo más positivo”.

“Algunas de las personas que más admiro dudan de sí mismas y una falta de confianza corrosiva”, creo que hay algo de kiwi en eso, está en nuestra naturaleza”, dice Ardern sobre su síndrome del impostor.

“He tratado de canalizar eso… ‘¿Por qué me preocupa eso? ¿Me falta preparación? ¿Tengo que pensar mejor mi toma de decisiones?’”

Aunque su régimen de ejercicio, caminar, se vino abajo desde que es primera ministra, Ardern dice que lo cambió por el baile porque a su hija de dos años, Neve, le gusta que le bailen canciones de niños antes de dormir y al despertar.

Ardern dice que ve menos a su hija desde que dejó de amamantarla y que extrañarla tanto es difícil.

También lee: Boleto dorado: los afortunados turistas que evaden al Covid en Nueva Zelanda

“Es una lucha diaria para mi, porque me voy en la mañana y ella llora, no siempre. A veces sólo se despide”, dice Ardern.

Y agrega, “también le digo a Neve que está bien, que si los niños se encuentran rodeados de un pueblo de amor van a estar muy bien”.

Ardern también cree que tiene que procesar  algunas de las tragedias que ha tenido que pasar durante su gobierno, y aniversarios que desencadenan más cosas. “No creo que haya procesado Whakaari, la masacre del 15 de marzo en una iglesia cristiana… nada de eso”, dice.

Para Navidad, Ardern dice que quiere meterse a los libros de recetas y cocinar, que es su forma favorita de “relajarse activamente”.

“En verano me tengo que mantener en contacto, y lo hago, pero a veces dejo mi teléfono en otra habitación”, dice.