Síguenos

 

Tecnología

Amazon: de gigante pandémico a una amenaza para todos nosotros

Las ventas en línea crecieron enormemente en el confinamiento y Amazon cosechó enormes ganancias. Pero, ¿hacia dónde se dirige la implacable innovación y automatización de la empresa? ¿Es hora de cortar las alas?

Previo a la crisis por el Covid-19, Amazon ya tenía una vasta presencia en la economía. Ilustración: Steven Gregor/The Guardian

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Todo 2020, Anna (no es su nombre real) ha estado trabajando como “asociada” de Amazon  en el típico gran almacén que la compañía llama centro logístico. Por 10.5 libras esterlinas la hora (280 pesos), trabaja cuatro días a la semana, aunque, durante los períodos de mayor demanda, pueden ser cinco. Su turno comienza a las 7:15 am y termina a las 5:45 pm. “Cuando llego a casa”, dice, “son alrededor de las 6:30. Y simplemente entro, me ducho y me voy a la cama. Siempre estoy agotada”.

Anna trabaja como levantadora en uno de los lugares de trabajo más avanzados tecnológicamente de la empresa en el sur de Inglaterra. Ella trabaja en un recinto metálico frente a una pantalla que muestra imágenes de los productos que tiene que poner en los “bolsos” que se destinan al área del almacén donde se preparan los pedidos de los clientes para su envío. Todo, desde los DVD a los equipos de jardinería llega ahí en robots móviles: unidades planas similares a droides que levantan bolsones sin cesar (enormes torres de tela) llenas de bolsillos que contienen de todo, desde DVDs a juguetes, y rápidamente las llevan a los levantadores.

Todo tiene que pasar rápido. Según la métrica de suma importancia con la que se mide el desempeño de un recolector, Anna dice que tiene un promedio de 360 ​​artículos por hora, o alrededor de 3.800 por día. Esto se traduce en un elemento cada 6,7 ​​segundos.

En marzo, el confinamiento por el Covid-19 provocó que los pedidos de los clientes se dispararan repentinamente. Anna dice que muchos de sus colegas comenzaron a trabajar horas extras y llegaron nuevos reclutas en masa. “Contrataron a mucha gente”, dice. “Pensé que debería haber menos gente en el almacén, por la sana distancia”. De repente, no había suficiente espacio en el comedor. “Sacaron algunas de las mesas debido a la distancia de 2 metros, pero era imposible encontrar una mesa o silla libre. Tenías que estar de pie”.

Solo hasta abril las máscaras fueron obligatorias. “El primer mes”, dice, “yo pedía gel antibacteriano, toallitas… lo básico”. Anna dice que todavía tiene problemas con la frecuencia con la que se deben cambiar las máscaras. “Tienes derecho a una cuando comienza tu turno. Eso es un problema. ¿Conoces la máscara azul básica? Debería cambiarse, no sé, cada pocas horas. Pero la gente tiene que trabajar con la misma todo el día”.

Cuando llegó el verano, el calor era insoportable en el almacén. “Hubo problemas con el aire acondicionado. El personal de mantenimiento verificó la temperatura y estaba a más de 30 grados centígrados. Yo dije: ‘Esperas que cumpla mi cuota pero, en esta situación, cuando no podemos respirar porque tenemos máscaras en la cara, es muy difícil’. Lo arreglaron por uno o dos días, y luego fue lo mismo. Había un problema constante con el aire acondicionado. Durante todo el verano”.

En respuesta a la pandemia, Amazon dio un aumento de 2 libras por hora a los empleados, pero el aumento se retiró en junio. Anna dice que ahora hay empleados que monitorean el distanciamiento en el almacén y asegurarse de que ningún lugar esté abarrotado. Ella dice que ha habido rumores no confirmados de al menos un caso del virus allí. “Creo que mucha gente se preocupa por el Covid-19”, dice. “Pero la gente tiene miedo de perder su trabajo”.

Antes de la crisis de Covid-19, Amazon ya tenía una gran presencia en la economía y en la vida de sus clientes, pero ahora su alcance y tamaño están casi más allá de la comprensión. A fines de julio, la compañía anunció que había duplicado sus ganancias trimestrales a 5.2 mil millones de dólares, contra 2.6 mil millones en el mismo mismo periodo de 2019. Las ventas netas aumentaron en un 40%. “Este fue otro trimestre muy inusual, y no podría estar más orgulloso y agradecido con nuestros empleados en todo el mundo”, dijo Jeff Bezos. El hombre que fundó Amazon en Seattle posee el 11% de sus acciones y recientemente se convirtió en la primera persona cuyo patrimonio neto se estimó en más de 200 mil millones de dólares.

Hace unas semanas, Amazon anunció los resultados del siguiente trimestre, con otro impulso a las ventas y las ganancias. Ahora se acerca la Navidad y el confinamiento vuelve en todo el mundo, con lo que llegarán aún más clientes para Amazon. Cada vez que se le dice a las tiendas físicas “no esenciales” que van a tener que cerrar, uno puede sentir que la empresa vuelve a aprovechar sus oportunidades y que se acelera una gran transformación social y económica. El ascenso de Amazon pone de relieve grandes interrogantes sobre hacia dónde se dirige el mundo y qué significa esto para el futuro del trabajo. Además de hacer que los trabajos sean más pesados físicamente, ¿podría Amazon eliminar por completo la necesidad de la mano de obra humana? Y a medida que este gigante del siglo XXI crece, ¿cómo desafían las personas su poder y tratan de encontrar alternativas?

Crecer a ojos vista

En Newark, Nueva Jersey, Courtenay Brown, de 30 años, trabaja en el turno de noche como supervisora ​​en un almacén dedicado a Amazon Fresh, el servicio de entrega de alimentos cuya popularidad ha aumentado enormemente desde que comenzó la pandemia (en el Reino Unido, ha sido durante mucho tiempo disponible en Londres y los distritos suburbanos, pero ahora hay planes para llegar a ciudades como Birmingham, Manchester y Edimburgo). Su turno oficial va de las 6 pm a las 5:30 am, por una tarifa de 17.30 dólares (347 pesos) la hora. Ella dice que nunca había trabajado tan duro: “Nunca solía llegar tan temprano ni salir tan tarde. Es tan agotador, pensar en ello me da ganas de llorar”. La mayoría de los pedidos que supervisa van a la ciudad de Nueva York y la demanda aumenta constantemente. “Cada semana, a veces todos los días, rompemos récords”, dice. “Todos se han dado cuenta ahora de que en realidad desbordado la capacidad del almacén.

“No han dejado de contratar personal desde que comenzó la pandemia”, dice. Reconoce que la disponibilidad de mascarillas y desinfectante mejoró notablemente después de los primeros meses de la pandemia. Pero, como Anna en Inglaterra, habla de cómo siente que las habitaciones que se usan para las comidas y los descansos son inadecuadas: algunos trabajadores, dice, no han tenido más opción que pasar los tiempos muertos en sus autos.

El núcleo de su almacén es esencialmente un supermercado gigante, donde los levantadores montan los pedidos en carritos, y el área reservada para productos refrigerados, dice, está “casi siempre llena”. Algunos trabajadores son designados como “embajadores DS”, es decir, su tarea es imponer el distanciamiento social, pero ella dice que con el tiempo se han vuelto mucho menos visibles. Mientras tanto, después de una aparente caída en los casos de contagios en el almacén, las cifras parecen repuntar: “Estamos de vuelta en el punto en el que cada dos días recibimos mensajes de texto sobre casos confirmados”, afirma.

También lee: ‘Nadie puede bloquearla’: cómo Telegram alimenta la protesta global

Por medio de una serie de correos electrónicos, Amazon insiste en que, desde los primeros días de la pandemia, ha “priorizado la seguridad y la salud de sus empleados” y ha gastado “más de 800 millones de dólares en medidas de seguridad solo en la primera mitad del año, incluyendo equipo de protección personal, limpieza mejorada, turnos escalonados y flexibles, revisiones en las estaciones de trabajo y desarrollo de capacidades de prueba internas de Covid-19”. En el Reino Unido, dice la compañía, los “asociados” han recibido 53 millones de mascarillas, 2.6 millones de litros de desinfectante, 66 millones de pares de guantes y 244 millones de toallitas húmedas.

El desempeño de los trabajadores “se mide y evalúa durante un largo período de tiempo, ya que sabemos que muchas cosas podrían afectar la capacidad de cumplir con las expectativas en un día u hora determinados”. La compañía dice que ha “invertido millones en aire acondicionado en toda nuestra red de distribución” y que los trabajos en Amazon “tienen un salario líder en la industria y beneficios competitivos”, incluido, en el Reino Unido, “un salario mínimo de 9.7 libras por hora, o 10.8 (260 o 290 pesos) dependiendo de la ubicación, y beneficios integrales que incluyen seguro médico desde el primer día y oportunidades de mejoramiento de habilidades pagadas por la empresa”.

Un negocio que va más allá de vender cosas

Dos semanas antes de comenzar a explorar el paso de Amazon por la era Covid-19, cedí, entré a Amazon y compré un libro sobre la compañía, titulado Amazon: Cómo el minorista más implacable del mundo continuará revolucionando el Comercio, escrito por los analistas Natalie Berg y Miya Knights.

“Amazon vende de todo, desde pañales hasta caminadoras, pero también produce programas de televisión de gran éxito y proporciona servicios de computación en la nube al gobierno de EU”, escriben Berg y Knights. “Amazon quiere ser un supermercado, un banco, un proveedor de atención médica y, cuando esté leyendo esto, probablemente estará a punto de irrumpir en al menos una industria más”.

Como Berg me recuerda por teléfono desde su casa en Londres, es difícil mantenerse al día con las infinitas innovaciones de Amazon y su alcance en constante expansión. Ella dice que antes de la pandemia, esperaba que el dominio absoluto de la compañía, tarde o temprano, se tradujera en un “pico de Amazon” y algún tipo de bajar de su montaña. Pero, por ahora, el confinamiento y las horas interminables vacías por la desaparición de la socialización solo ha aumentado la ubicuidad de Amazon, sobre todo si se piensa en este tipo de cosas: la unidad Echo, la entrada de Amazon en la televisión y sus dispositivos de seguridad para el hogar que llevan a la empresa mucho más allá de la simple venta y entrega de productos.

“Durante la última década, la mayoría de los minoristas estuvieron ocupados invirtiendo para ponerse al día en línea”, dice. “Pero Amazon se infiltraba silenciosamente en los hogares de las personas. Entonces, cuando llegó el Covid, tuvieron esta oportunidad única de capturar a todos estos clientes “.

“Uno nunca verá que un minorista importante se jacte de las oportunidades en medio de una pandemia”, continúa. “Pero está claro que el momento y la naturaleza misma de Covid han sido afortunados para Amazon. Creo que serán el único minorista del Reino Unido, posiblemente del mundo, que saldrá más fuerte de esto. Si hay ganadores y perdedores de la pandemia, Amazon es el ganador rotundo”.

La verdadera mano de obra

Se calcula que solo un minuto de trabajo humano entra en el paquete promedio de Amazon. Como resultado, a medida que el gasto de la gente pasa de las tiendas físicas a internet, la cantidad de trabajo y el contacto de persona a persona involucrada en las compras disminuye . Amazon anunció recientemente planes para contratar a 8,000 trabajadores más en el Reino Unido; Mientras tanto, en los primeros ocho meses de 2020, se perdieron 125,000 puestos de trabajo en el comercio minorista del país. Esto lo evidencian los anuncios recientes sobre despidos en negocios como Argos, John Lewis y la cadena Edinburgh Woolen Mill: la interrupción y el dolor en la calle principal simplemente continuarán.

Carl Benedikt Frey es un académico de Oxford cuyo libro The Technology Trap (La trampa tecnológica) es una excelente guía para la automatización del siglo XXI y sus efectos disruptivos. Su trabajo está salpicado de menciones a Amazon: sus pruebas de drones de reparto, las tiendas Amazon Go en las que no hay cajas… Me dice que un detonador de la automatización que se pasa por alto son las dificultades que la pandemia ha desatado y la demanda creciente de la gente por productos más baratos.

“Vimos algo similar durante la Gran Recesión (es decir, las secuelas del colapso de 2008), en que los consumidores tuvieron problemas de liquidez y optaron por bienes y servicios más baratos, que generalmente se producen utilizando más tecnología de automatización”, dice. “Piensa en cuándo vas a McDonald’s, que utiliza más tecnología que ahorra mano de obra (pedidos con pantalla táctil, etc.) en lugar de ir a un restaurante. Si todo el mundo cambia, aumenta el nivel de automatización en la economía. Y lo que estamos viendo con Amazon ahora es básicamente lo mismo, pero a una escala mucho mayor. Y no solo es por el hecho de que Amazon es más barato, también porque muchas tiendas en la calle han cerrado. Así que, para mucha gente, Amazon se está convirtiendo en la única opción”.

Incluso dentro de Amazon, la automatización está remodelando rápidamente el mundo del trabajo. En algunos centros logísticos, los levantadores todavía hacen las cosas a la antigua, y caminan, sacando artículos de diferentes estantes. En los almacenes de última generación de Amazon, como en el que trabaja Anna en Inglaterra, ellos permanecen inmóviles, mientras los robots les llevan la mercancía.

Los humanos apartan el lugar de los robots

Al verlos de cerca, como lo he hecho yo, en un gran centro logístico cerca del aeropuerto de Manchester, se tiene la sensación de que estos trabajadores pueden ser meros marcadores de posición para la próxima generación de robots, y que la forma rápida y monótona en que trabajan se trata más de preparar tareas para automatización que adaptarse a las habilidades y necesidades de los seres humanos. Este tema es mucho menos abstracto de lo que parece. Algunos informes refieren lesiones en la espalda. Un artículo reciente publicado por la organización estadounidense Center for Investigative Reporting afirmó que una “crisis de lesiones” en los almacenes de Amazon era particularmente grave en las “instalaciones robóticas”.

El mismo artículo citaba a un médico de EU que había supervisado los lugares de trabajo de Amazon para la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional del gobierno: “Si tiene robots que mueven el producto más rápido y los trabajadores tienen que levantar o mover esos productos más rápido, habrá aumento de lesiones”. (Amazon responde que “seguimos estableciendo objetivos de productividad de manera objetiva, basados ​​en los niveles de desempeño anteriores alcanzados por nuestra fuerza laboral”, y que la empresa apoya a las personas “que no se desempeñan a los niveles esperados con coaching dedicado para ayudarlos a mejorar”.)

La sensación de que el propósito final de Amazon puede ser un lugar de trabajo completamente automatizado se evidencia en la competencia anual de la compañía por los diseñadores de manos robóticas. “Las manos robóticas más diestras y la inteligencia artificial permiten potencialmente la automatización de la preparación de pedidos, que dan empleo a mucha gente en los almacenes”, dice Frey. En un mundo posterior a una pandemia, estas innovaciones ofrecen otro beneficio: los robots no pueden contagiarse de Covid-19.

Si este es el futuro del empleo y del desempleo, no es de extrañar que, en medio de la desorientación y el miedo sembrados por la pandemia, los centros logísticos de Amazon se hayan convertido en el foco de una creciente resistencia y protesta.

A la nube… y más allá

Hacia fines de abril de 2020, Tim Bray, de 65 años, que ahora vive en Vancouver, trabajó para Amazon en un mundo completamente diferente al de sus empacadores y levantadores: Amazon Web Services (AWS), el ala de gran éxito de la compañía que ofrece computación en la nube no solo para las otras divisiones de la empresa, sino para una gran cantidad de organizaciones del sector público y privado. (The Guardian usa AWS para muchas de sus operaciones de computación en la nube). Bray era vicepresidente de la empresa. En estos días, es lo que el New York Times llama “el desertor de más alto perfil de Amazon”.

Como explica cuando hablamos en Google Meet, Bray es un ambientalista apasionado y en 2019, fue el firmante de más alto perfil entre los más de 8,000 empleados de Amazon que de una carta implorando a la compañía que haga más para abordar la crisis climática. Cuando la iniciativa con el lema: Empleados de Amazon por la Justicia Climática se hizo pública, Bray tuvo “una larga charla” con un miembro del “equipo S” de la compañía (el grupo de 26 ejecutivos que dirige la organización). “Terminó con acuerdos y desacuerdos”, me dice.

En septiembre de 2019, Amazon lanzó su “Compromiso Climático “, prometiendo cero emisiones de carbono en todas sus operaciones para 2040 y alentando a otras empresas a seguir su ejemplo. “Me complació mucho eso”, me dice Bray, aunque dice que no ha notado mucho progreso concreto en ese frente. (Amazon responde que “se mantiene firme en nuestro enfoque de cumplir con el Compromiso Climático”, y ha invertido en todo, desde automóviles eléctricos hasta proyectos renovables.)

Cinco meses después, con la llegada de la pandemia, algunas de las personas involucradas en el grupo de Justicia Climática comenzaron a centrar su atención en el tema de la seguridad en los centros de distribución. Circularon una petición pidiendo a la empresa que ampliara las licencias por enfermedad y el cuidado de niños para el personal del almacén, y que se cerraran temporalmente las instalaciones donde se confirmó que los trabajadores tenían el virus para que los centros de trabajo pudieran esterilizarse.

Hacia fines de marzo, los trabajadores de un almacén en Nueva York habían sonado la alarma por la falta de equipo de protección, la imposición de horas extras y la preocupación por la enfermedad de los colegas. Un empleado llamado Chris Smalls, cuyo trabajo consistía en supervisar a los recolectores, encabezó una huelga y posteriormente fue despedido por, dijo la compañía, “haber recibido múltiples advertencias por violar las pautas de distanciamiento social”. En ese momento, los medios de comunicación habían informado sobre preocupaciones de seguridad y se celebró una reunión virtual en la que los trabajadores del almacén hablaron extensamente con personas de las divisiones de tecnología de la compañía y escucharon a la autora y activista Naomi Klein.

A mediados de abril, dos empleados de la división de tecnología de Amazon que habían participado en la organización de la reunión fueron luego despedidos por “violar repetidamente” las reglas de la empresa (la empresa dice que “apoyamos el derecho de todos los empleados a criticar las condiciones laborales de sus empleadores, pero que no hay un cheque en blanco si van en contra todas y cada una de las políticas internas”). Este fue el problema que provocó la renuncia de Bray, el cual llamó la atención en todo el mundo. “Un hombre blanco cascarrabias, viejo y acomodado se enfurece”, se maravilla, “y obtuve miles y miles y miles de respuestas”.

Explicó sus acciones en un blog titulado Bye, Amazon, en el que acusó a la empresa de tener “una vena de toxicidad”. Sobre las medidas de Covid en los centros logísticos, Bray acreditó a la empresa el “esfuerzo enorme en la seguridad del almacén”, pero el gran problema, afirmó, era la forma en que Amazon parece tratar a sus empleados humanos como “paquetes intercambiables”. Como reitera en nuestra conversación, ve las controversias que giran en torno a Amazon como un síntoma de problemas mucho más profundos, que solo los gobiernos pueden resolver.

“No creo que Amazon sea únicamente malvado, creo que el problema es toda la estructura de la economía”, me dice. Pero, sugiero, algunas personas dirían con eso se corre el riesgo de que la empresa salga del ojo del huracán. Si es consciente apenas de su reputación corporativa, dado que la empresa gana tanto dinero, fácilmente podría permitirse comportarse de manera muy diferente.

“Bueno, hay dos problemas ahí”, dice. “Usted planteó el tema de la reputación. Y creo que todos podemos estar de acuerdo en que Amazon aparentemente tiene muy poca preocupación por eso. Uno de los principios de liderazgo de Amazon es ‘aceptar que nos malinterpreten’ (en realidad, “aceptamos que nos pueden malinterpretar por largos períodos de tiempo”), lo que siempre pensé que era algo increíblemente arrogante, porque parece ser algo como que simplemente: ‘Bueno, somos más más inteligentes que los demás. Y sabemos que eso es correcto. Y que los otros aún no se han puesto al día’. Tal vez cuando eres una empresa incipiente en Seattle, que te malinterpreten está bien, pero cuando eres la empresa más grande y poderosa del mundo, es un problema”.

“Entonces, sí, ahí hay un problema ético. Absolutamente. Entonces, ¿le damos una lección a Jeff Bezos y le decimos: ‘Sé amable, Jeff, juega bien, sé una mejor persona’? ¿O establecemos un marco legal y regulatorio que simplemente hace que sea imposible hacer lo que están haciendo?”

Bray es una de las voces cada vez abundantes que piensan que Amazon debería separarse. Dice que mucho depende del futuro político inmediato de EU y de lo que suceda con el equilibrio del poder en el Senado (aunque Europa también es relevante: basta con observar las recientes acusaciones de la UE contra la empresa , relacionadas con su presunto trato a los vendedores que utilizan sus plataformas). También cree que los trabajadores de Amazon deberían poder ser representados colectivamente por sindicatos, la demanda de una red creciente de empleados y activistas en Europa y Estados Unidos, cuya atención se centra sin descanso en cómo la empresa trata a su enorme ejército de trabajadores.

Libertad sindical, ofrecen

Amazon UK me dice que “respetamos el derecho de nuestros empleados a afiliarse, formar o no afiliarse a un sindicato u otra organización legal de su propia elección, sin temor a represalias, intimidación o acoso”. La empresa también insiste en que “ya tenemos comités de empresa y órganos de empleados en Amazon”. También se menciona “la capacidad de comunicarse directamente con el liderazgo de la empresa”.

En abril, el sindicato francés Sud Commerce llevó a Amazon a los tribunales y declaró que los lugares de trabajo de la empresa no eran seguros después de brotes del virus en algunos de ellos. El resultado fue una orden para dejar de vender cualquier cosa que no fueran artículos “esenciales”, lo que llevó al cierre temporal de los seis centros de Amazon en Francia. Comenzaron a reabrir en mayo, pero los activistas preocupados por la seguridad ven esto como una prueba de que incluso un gigante tan grande como este a veces puede ser domado.

En el Reino Unido, el sindicato clave que se centra en los trabajadores de Amazon es el GMB de 600,000 miembros. Amazon no reconoce formalmente al sindicato como un organismo con el que negociar, pero los funcionarios de GMB pueden acompañar a los trabajadores a las reuniones disciplinarias internas y hacer todo lo posible para seguir lo que sucede en los centros de distribución. Antes de la pandemia, GMB planteaba regularmente preguntas sobre la seguridad de los trabajadores. Últimamente, se ha hecho mucho ruido sobre el centro en Coventry, donde ha habido al menos 30 casos hasta ahora en un brote de Covid-19 que comenzó en octubre.

Amazon Workers International es un nuevo grupo que reúne a trabajadores de países como Alemania, Polonia, España, Francia, Eslovaquia y Estados Unidos, muchos de los cuales han estado en el centro de paros de almacén y protestas. En EU, United 4 Respect, un grupo de defensa centrado en mejorar la vida de los trabajadores minoristas, ha hecho mucho ruido. También hay una nueva coalición de organizaciones llamada Athena, que quiere “detener el creciente y poderoso control de Amazon sobre nuestra sociedad y economía”. Todo esto se difumina en redes informales de personas que usan las redes sociales para compartir experiencias de trabajo para Amazon y resaltar los problemas que surgen de su dominio.

Jana Jumpp vive en Louisville, Kentucky. Hasta principios de este año, trabajaba en un enorme centro al otro lado de la frontera estatal en Jeffersonville, Indiana, en el muelle donde los camiones recogen y entregan mercancías. Después del pico habitual de Navidad, se tomó seis semanas de licencia sin goce de sueldo para concentrarse en su capacitación como masajista, antes de regresar brevemente al trabajo, justo cuando la pandemia comenzaba a extenderse por EU.

“Regresé por un fin de semana y pensé, ‘Realmente no me siento cómoda con todo esto’”, me dice. “Realmente estaba comenzando a extenderse, y no tenían máscaras, no hablaban de tomar la temperatura a los trabajadores, no hablaban de nada. No parecían tener ningún tipo de protocolo, ¿sabes?”

En ese momento, Amazon había respondido a la pandemia ofreciendo a los trabajadores tiempo libre ilimitado sin paga. Jumpp dejó silenciosamente su trabajo y ahora se gana la vida como limpiadora doméstica. Pero desde su salida, ha pasado muchas horas tratando de rastrear los brotes de Covid-19 en los almacenes de Amazon, creando una red de personas que, según ella, le reenvían los textos y los mensajes de voz que la empresa envía a los empleados cuando hay casos del virus en sus lugares de trabajo. Estos no suelen mencionar números específicos: lo que la mayoría de la gente suele saber es si hay un solo caso o, si los mensajes mencionan “casos”, más de uno. Como resultado, las cifras que Jumpp ha compilado inevitablemente han subestimado las cifras reales, pero cree que su trabajo ha ayudado a obligar a Amazon a anunciar que más de 19,000 de sus trabajadores en Estados Unidos habrían contraído Covid-19 desde que comenzó la pandemia (42% menos que la “tasa de población general”, según la empresa).

Se aproxima lo peor

De cara a la Navidad, Jumpp dice que teme lo peor. “El 2 y 3 de julio, tenían horas extraordinarias obligatorias y estaban abarrotando a todos allí, y luego, dos semanas después, observé un gran aumento en los casos. Así que creo que la gran preocupación es la temporada alta. La temporada alta es una locura, con toneladas de gente allí. Y espero muchos casos”. En respuesta a este punto, la empresa dice que “sin un sitio específico, esto es difícil de corroborar”, pero me dice que “somos todo, menos complacientes, y continuamos innovando, aprendiendo y mejorando las medidas que tenemos para proteger nuestros equipos”.

El crecimiento de Amazon continúa. La actriz y modelo Cara Delevingne es ahora el rostro público de una división recientemente lanzada llamada Luxury Stores, que está disponible en  EU. Se accede “solo por invitación” y vende productos fabricados por marcas como Oscar de la Renta y La Perla. En septiembre, Amazon anunció el lanzamiento de Ring Always Home Cam, un dispositivo de seguridad similar a un drone que puede volar alrededor de las casas de las personas en respuesta a las alertas de seguridad y transmitirles imágenes de cualquier posible perturbación. El mismo mes vio la llegada de Amazon Explore, un servicio similar a Zoom que ofrece experiencias como “un recorrido virtual por la escena del arte urbano de Ciudad de México” (47 dólares por 50 minutos) y “styling personal y experiencias de compra”, dirigidos por una boutique de mujeres con sede en Mississippi llamada Libby Story.

Como siempre, todo esto evoca el mundo ilimitado de abundancia y conveniencia que millones de nosotros encontramos irresistible, independientemente de las controversias que giran en torno a la empresa. “Ya no compro en Amazon, solo porque sé lo que está pasando allí”, dice Jumpp. “Pero a mucha gente no le importa. Especialmente cuando comenzó la pandemia, cuando hablé con personas que conozco, pensé: ‘¿Puedes pedir lo que necesitas y no lo que quieres?’ Y es como: ‘Como sea, no es mi problema’. ¿Sabes a lo que me refiero?

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Medio Ambiente

El análisis indica que la contaminación se debe a "la gran demanda de electricidad de los servidores de los que dependen los portales de...

Tecnología

Esta es la primera misión tripulada de Blue Origin, la empresa fundada por Jeff Bezos con el objetivo de algún día construir colonias espaciales...

Tecnología

La empresa informó que retiró los servicios AWS y Amazon CloudFront apenas se desató el escándalo por el programa de espionaje.

Economía

El nuevo consejero delegado de Amazon acompañó a Jeff Bezos desde que Amazon era una pequeña compañia y ahora es CEO del gigante.

Publicidad