Por la crisis climática habrá menos humedad en el mundo: estudio
Foto: Pixabay.com

Las regiones urbanas en todo el mundo del mundo probablemente verán un descenso casi universal en la humedad mientras el clima cambie, encontró un estudio. 

La investigación sugiere que construir infraestructura verde y aumentar la vegetación urbana podría ser una apuesta segura para las ciudades que buscan mitigar el aumento de las temperaturas. 

La mitad de la población del mundo vive en áreas urbanas, pero las ciudades solo conforman el 3% de la superficie terrestre. Lei Zhao, un científico de la Universidad de Illinois y el autor principal del artículo que se publicó en Nature Climate Change, dijo que esto significa que los modelos climáticos anteriores no produjeron información específica para las ciudades. 

“Casi todos los modelos no tienen representación urbana”, dijo Zhao. “Aunque las ciudades ocupan una área muy pequeña, ahí es donde gran parte del impacto humano en el calentamiento global sucede. Así que cerramos este espacio con proyecciones climáticas multimodelo que son específicas para las áreas urbanas”. 

También lee: ‘El nivel del mar crece y el clima cambia’: lecciones del ciclón de Mozambique

Los científicos y planeadores urbanos saben desde hace mucho que las temperaturas en las ciudades son más altas que en áreas rurales. La infraestructura como asfalto oscuro y superficies de concreto absorben más radiación solar, mientras que la falta de árboles contribuye a lo que se llama “efecto de isla de calor urbano”. Esto significa que las temperaturas en las ciudades pueden ser hasta 5°C más calientes que en las áreas naturales que las rodean. 

Sin embargo, Zhao explica que los climas urbanos y rurales son diferentes por más motivos. “La isla de calor urbano es una de las razones por las que el calentamiento urbano es diferente al de otros escenarios”, dijo Zhao. “Pero no es solo la temperatura, también es la humedad. Muchas variables climáticas urbanas son diferentes que las de otros lugares”. 

El modelo predice que la infraestructura verde será una buena inversión para casi todas las ciudades. Los árboles y la vegetación ayudan a reducir las temperaturas al liberar agua a la atmósfera, la cual enfría el aire. Esto se percibía con efecto limitado en lugares que ya son húmedos, pero el nuevo modelo predice que el aire en casi todas las ciudades que no están en las costas será más seco en el próximo siglo. 

Esto haría que la evaporación superficial sea más eficiente, lo que significa que mayores niveles de vegetación urbana serían más efectivos para combatir al cambio climático. 

Zhao espera que la información le permita a los planeadores urbanos y políticos tomar decisiones más informadas sobre la mitigación de las temperaturas en aumento en sus ciudades. 

“Una estrategia puede funcionar para una ciudad, pero no necesariamente para tu ciudad”, dijo. “Cuando miras proyecciones a gran escala, puedes ver si la señal de calentamiento es diferente a la de otros lugares, y cómo varían los niveles de humedad, así puedes hacer la estrategia de forma diferente”.