¿Mal augurio? Desaparece un cuervo de la Torre de Londres, se teme que esté muerto
Foto: @TowerOfLondon en Twitter

Uno de los cuervos de la Torre de Londres pudo haber muerto, lo cual es un muy mal augurio para Gran Bretaña. Significa que la Torre está a punto de tener menos de seis cuervos, lo cual sería la perdición del reino, según la leyenda.

El guardián de los cuervos, Christopher Skaife, confirmó que una de las aves, Merlina, conocida como la reina de la crueldad de los cuervos de la torre, lleva semanas desaparecida.

En el programa de la BBC Radio 4, Today, Skaife dijo: “Merlina es un cuervo de espíritu libre y ya ha abandonado la torre en otras ocasiones. Yo soy su amigo y normalmente regresa, pero ahora no lo ha hecho. Así es que temo que ya no se encuentre entre nosotros”. Agregó que “justo antes de Navidad, antes del confinamiento, estábamos guardando a los cuervos pero ella no regresó”.

Te recomendamos: El Wodge: ¿el rascacielos más alto de Londres sobrevivirá a la era del Covid?

Si esto se confirma, la muerte de Merlina llevaría a sólo 7 el número de cuervos de la torre. Según la leyenda, si dos más mueren, la torre y el reino caerán.

Pero Skaife dijo que si Merlina no regresa, la torre tiene un cuervo de reserva para asegurar que siempre haya al menos seis.

Dijo: “Tenemos siete cuervos en la Torre de Londres, seis por decreto real. Y por supuesto siempre tengo uno extra, así es que por el momento estamos bien”.

En una declaración en Twitter, la Torre de Londres dijo que esperaba que Merlina fuera reemplazada por uno de los cuervos jóvenes del programa de reproducción.

Existen varias leyendas relacionadas con los cuervos de la torre que están relacionadas con Carlos II y el astrónomo real, John Flamsteed. Según se dice, Charles se negó a retirar los cuervos de la torre cuando Flamsteed se quejó de que le estorbaban la visión de las estrellas.

Otra dice que Flamsteed estaba preocupado por que persiguieran a los cuervos en la torre ya que estaban asociados con el gran incendio de Londres. Le aconsejaron al rey que matar a los cuervos sería de mal agüero, por lo que Carlos II ordenó que se mantuvieran al menos seis en la torre.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales