Síguenos

 

México

México enfrenta el incómodo centenario de la masacre de chinos en Torreón

El presidente Andrés Manuel López Obrador recordará la matanza de 303 chinos durante la revolución que la ciudad de Torreón ha intentado olvidar.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Los primeros en morir fueron los trabajadores agrícolas chinos, asesinados en los huertos y jardines aledaños a la ciudad de Torreón por las fuerzas revolucionarias de avanzada en la madrugada del 13 de mayo de 1911.

Después de las escaramuzas en las afueras de la ciudad, la guarnición federal superada en número abandonó sus posiciones y se escabulló al amparo de la oscuridad.

Cuando los rebeldes entraron en la ciudad, se les unieron miles de lugareños, entusiasmados con discursos racistas. Se dice que un vendedor de hierbas agarró una bandera mexicana y gritó: “¡Vamos a matar a los chinos!” Se cree que un comandante revolucionario, Benjamín Argumedo, disparó el primer tiro.

Lee también: La-Lista para entender la matanza de chinos por la que AMLO pedirá perdón

Durante las siguientes 10 horas, la turba saqueó negocios de propietarios chinos y el banco chino, y arrastró a sus vecinos chinos por sus distintivas trenzas, pisoteándolos hasta matarlos con caballos.

Argumedo dio la orden de matar a los chinos”, dijo Julián Herbert, autor de una historia de la masacre. “Pero todos se unieron a la matanza. Fueron soldados, hombres, mujeres, todos”.

Un total de 303 chinos fueron asesinados en la masacre de Torreón, entonces una floreciente ciudad ferroviaria a 800 kilómetros al sur de la frontera con Estados Unidos. Posteriormente, los rebeldes y los lugareños posaron para fotografías con los cuerpos de sus víctimas antes de que se los llevaran.

Los cuerpos fueron transportados en carros y enterrados en fosas comunes: Foto: Cortesía del archivo municipal de Torreón.

Ese acto de salvajismo fue una expresión espantosa de una ola de racismo antichino que se extendió por toda América del Norte en el siglo XIX y principios del XX.

En Estados Unidos, tales sentimientos llevaron a la Ley de Exclusión China que prohibió la inmigración de trabajadores chinos; en México, ello culminó con la expulsión de la mayor parte de la población china del país en la década de 1930.

La masacre de Torreón causó indignación en China, y México finalmente acordó pagar 3.1 millones de pesos en oro en compensación, aunque el pago nunca se realizó.

En Torreón, nadie fue acusado y mucho menos juzgado o condenado, por la masacre, y hoy los eventos de 1911 siguen sin mencionarse en gran medida.

No hay monumentos que recuerden la tragedia y los intentos de conmemorar los hechos han encontrado resistencia.

Este asunto de las matanzas chinas nos hace confrontar una verdad de la que no hemos querido hablar localmente”, dijo el historiador Carlos Castañón, quien supervisa los archivos municipales.

Fuerzas revolucionarias de Torreón en el momento de la masacre. Foto: Cortesía del archivo municipal de Torreón.

Este lunes, sin embargo, se espera que el presidente Andrés Manuel López Obrador viaje a Torreón para pedir perdón por la masacre como parte de una serie de eventos de un año que marcan algunos de los capítulos más oscuros de la historia de México, incluido el 500 aniversario de la caída de México. la capital azteca, Tenochtitlán.

“Es un gesto honesto, que trasciende la política”, dijo Castañón. “Por primera vez, vamos a enfrentar la gran mentira que hemos perpetuado y el silencio de nuestra complicidad“.

En Torreón ese silencio sigue siendo tan absoluto que ningún monumento recuerda la masacre, que mató a la mitad de la población china de la ciudad en ese momento.

Una placa conmemorativa fue robada rápidamente. Una estatua erigida en un parque público en 2007 fue vandalizada y luego retirada, pero será restaurada en una plaza pública para la conmemoración.

Las víctimas de la masacre recibieron sepultura en fosas comunes, incluida una que ahora está cubierta por una carretera y un pequeño parque infantil.

“Los historiadores locales consideraron esto solo una anécdota: ‘Un día en Torreón mataron a algunos chinos’”, dijo Castañón, quien ha revisado los archivos en un intento por conocer más detalles de la masacre, incluidos los nombres de las víctimas.

Como era de esperar, el plan del presidente para conmemorar la masacre ha alborotado a algunos en Torreón.

Toda la humanidad tendría que disculparse por lo ocurrido a lo largo de los siglos”, se quejó el entonces alcalde, Jorge Zermeño, en febrero, según el diario El Sol de la Laguna.

Tropas revolucionarias a caballo en Torreón. Foto: Cortesía del archivo municipal de Torreón.

“Participaremos (en la ceremonia) pero tendremos nuestra propia opinión”, dijo. “Creo que en las guerras hay mucha confusión. Estos son eventos de la época y deben verse en el contexto en el que ocurrieron. Por supuesto que fueron lamentables”.

Gran parte de esas quejas provienen del “mito fundacional” de Torreón como una ciudad de inmigrantes resistentes que conquistaron el desierto, dijo Javier Garza, exeditor de un periódico de la ciudad.

Antes de la masacre, los inmigrantes chinos abrieron un banco, construyeron un tranvía que conectaba Torreón con la vecina ciudad de Gómez Palacio y operaban la mayoría de las lavanderías locales. Sus granjas alimentaban a la población local.

La comunidad china (en Torreón) era la (comunidad china) más próspera de México”, dijo Herbert. “No era la más numerosa, pero fue la más próspera”.

En su libro La casa del dolor ajeno, crónica de un pequeño genocidio en La Laguna, Herbert cuestiona la narrativa local de que el pogromo fue un levantamiento espontáneo de mexicanos pobres, argumentando en cambio que el racismo antichino abundaba en Torreón y en todo el país. Las conclusiones de Herbert resultaron tan controvertidas que no pudo realizar un evento de promoción del libro en Torreón.

Torreón era una floreciente ciudad ferroviaria en el momento de la masacre. Foto: Foto: Cortesía del archivo municipal de Torreón.

No todos los lugareños participaron en la masacre: algunos, incluido un propietario de un aserradero local, protegieron a los residentes chinos de la multitud. La mayoría de los supervivientes huyeron de Torreón, aunque algunos regresaron más tarde, y la comunidad china local ahora cuenta con unas 1,000 personas.

Algunos en la comunidad china todavía parecen reticentes a hablar de la masacre, incluso cuando expresan orgullo por su papel de convertir a Torreón en una ciudad famosa por la industria y la agricultura.

“Creo que la visita (de AMLO) es importante y el evento lo amerita. Pero la comunidad (china) no la solicita”, dijo Antonio Lee Chairez, de 90 años, cuyo padre, Juan Lee, sobrevivió a la masacre con la ayuda de vecinos.

“Pero tiene que ser positivo (que él vaya a venir), porque esto fue un ultraje que nadie admitió”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Derechos Humanos

Hoy se conmemora el Día Mundial del Refugiado. En 2021, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados ha recibido 41,195 solicitudes de personas que,...

Mundo

El intento de una empresa de recuperar el control del cultivo ilegal muestra la falta de influencia de Wellington sobre su mayor socio comercial.

Medio Ambiente

Georgia Laurie cuenta en entrevista sobre el ataque que mandó a su hermana Melissa al hospital.

Fotografía

Joe Biden y Vladimir Putin tienen su primer encuentro e Indonesia se acerca a los dos millones de infectados por covid. Eso y más...

Publicidad