Síguenos

 

Entrevista

Bob Odenkirk: ‘La gente pronto se olvidará de Breaking Bad’

El actor nos encantó como el abogado Saul en la serie sobre drogas y su spin-off, pero ahora Bob Odenkirk se ha vuelto rudo en el thriller de acción ‘Nobody’. ¿Ya dejó atrás sus días de comedia?

Autenticidad aplastante... Bob Odenkirk. Foto: Philip Cheung

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

En la superficie, la nueva película de Bob Odenkirk es completamente absurda. Como la historia de un hombre que se embarca en una ola de asesinatos después de un asalto en su casa, Nobody es una película de acción total y completa. En una escena, Odenkirk, de 58 años, arranca un pasamanos del interior de un autobús y golpea a un hombre hasta dejarlo sin sentido.

Sin embargo, explica, la historia parte de algo mucho más personal. “Mi familia tuvo dos robos”, revela desde su casa en Los Ángeles, donde está sentado debajo de un gran cartel de Chinatown. “Fue algo muy dañino“.

Sucedió hace una década y, aunque Odenkirk no se encontró cara a cara con los intrusos, sí lo hizo un miembro de la familia. “Hay un sentimiento, un residuo que se me quedó grabado con mucha fuerza, ¿qué más podría haber hecho? Ojalá hubiera hecho más”, recuerda del episodio. “Si miras hacia atrás con alguna perspectiva, dices: ‘Bueno, hiciste lo correcto. No provocaste más peligro ni que la interacción fuera más dañina de lo necesario’. Pero no puedes evitar pensar, ¿qué más pude haber hecho?”.

Lee también: Masculinidad tóxica: ¿son películas violentas como ‘Nobody’ una advertencia o una celebración?

Nobody se siente como un freno de mano en la carrera de Odenkirk. Hasta hace poco, parecía que él llevaba una vida de prestigio sin complicaciones. Desde que irrumpió en el estrellato como Saul Goodman, el abogado de Breaking Bad, y luego consolidó su éxito con la increíble saga Better Call Saul, ha actuado para personas como Alexander Payne, Steven Spielberg y Greta Gerwig. Solo en los últimos tres años, ha sido coprotagonista con Meryl Streep en dos ocasiones distintas. Y, sin embargo, aquí está ahora, dos años mayor que Liam Neeson cuando protagonizó Taken, golpeando repentinamente a los rusos hasta dejarlos inconscientes por docenas.

“Mira”, explica Odenkirk. “Cuando le sugerí a mi manager, ‘Creo que podría hacer una película de acción’, yo esperaba que él se riera. Pero no se rió. Luego, yo esperaba que se rieran de él cuando promoviera la idea aquí en Hollywood. Pero la gente respondió: ‘Sí, sería genial’”. La película resultante es entretenida de principio a fin.

Odenkirk pasó dos años entrenando para el papel con Daniel Bernhardt, un actor de acrobacias mejor conocido por interpretar a un profesor de karate aparentemente indestructible en Barry de Bill Hader, practicando los mismos movimientos miles de veces para dar un nivel de autenticidad a las escenas de lucha. “Estaba totalmente en contra de aumentar mi volumen”, dice. “No quería parecer un superhéroe. He tenido amigos que hacen estas películas de superhéroes y hacen ese tipo de entrenamiento con pesas, y ya todo se trata de sus bíceps y toda esa mierda. Dije: ‘Quiero pelear por mí mismo, pero también quiero parecer un padre‘”.

Odenkirk sabe cómo aprovechar al máximo una entrevista por Zoom. Mientras conversamos, usa constantemente su computadora portátil como fuente de información auxiliar: busca en Google nombres y fechas para mayor precisión y anota referencias para leer más adelante. Cuando menciona a Bernhardt, por ejemplo, rápidamente abre su página de IMDb para contarme todo en lo que ha estado. Demuestra un entusiasmo vertiginoso, a nivel de fan, por todo lo que disfruta.

Lee también: ‘Godzilla vs. Kong’ resucita el cine en EU con el mejor estreno en pandemia

Esto incluso se extiende a su propio programa. La próxima temporada de Better Call Saul será la última, poniendo fin a un personaje que ha interpretado durante más de una década. Le pregunto si sabe cómo va a terminar todo.

“Realmente no”, responde. “Trato de no descubrir esas cosas. Me gusta que me sorprendan como espectador de la historia. Tengo mis propias teorías, pero básicamente son teorías de fan”. Entonces, aunque no conozca el destino de Kim Wexler, tiene una teoría. “No creo que ella muera”, dice. “Creo que está en Albuquerque y todavía ejerce la abogacía. Él todavía se cruza con ella. Para mí, eso alimentaría su deseo de estar en vallas publicitarias en todas partes, porque quiere que ella lo vea”.

Con Breaking Bad y Better Call Saul, Odenkirk ha participado en dos de los mejores dramas televisivos jamás realizados. Pero también tiene reputación como escritor de Saturday Night Live, un período que según todos los informes no disfrutó, y como cocreador del todavía incomparable programa de sketches de los noventa Mr Show. Él revela que actualmente se encuentra en el proceso de edición de un libro de memorias, titulado Comedy Comedy Comedy Drama, que se centrará en gran medida en esta parte de su carrera.

“Pensé que lo escribiría antes en mi vida”, dice. “Soy consciente de lo rápido que se mueve la cultura pop en estos días. Muchas de las cosas que he hecho a un nivel más cultual se olvidarán en muy poco tiempo. Cosas como Mr Show, de las que estoy muy orgulloso, incluso las cosas que escribí en Saturday Night Live, están muy cerca de ser totalmente olvidadas. La verdad es que incluso un programa como Breaking Bad… en unos años probablemente tendré que recordarle a la gente lo que es“.

Eso es absurdo, le digo. Estás hablando de clásicos. Pero sigue adelante. “Recuerdo haber recibido un folleto por correo para una celebración de M*A*S*H, el programa de televisión. Y recuerdo haber pensado, ‘Wow, ¿quién se acuerda de M*A*S*H?’ A ver, intenta de contarle a un joven de 25 años sobre M*A*S*H. No sabrá de qué carajo estás hablando. Fue lo más importante por 10 años, y simplemente desapareció por completo”.

Antes de nuestra conversación, había buscado algo, cualquier cosa, de Mr Show que pudiera flecharlo negativamente. Los episodios racialmente insensibles que van desde Fawlty Towers hasta 30 Rock, han salido del aire en los últimos 12 meses, a medida que los gustos cambian y los creadores se ponen nerviosos por el cambio de actitudes. Le digo a Odenkirk que lo más cercano que pude conseguir fue un sketch llamado New San Francisco, donde una corporación compra una ciudad y reemplaza su contracultura gay con un puñado de botargas de Village People con cabeza de espuma para no amenazar a los turistas.

Se trató de una injerencia corporativa”, dice Odenkirk. “Se trataba realmente de Nueva York. David Cross, en particular, despreciaba la disneyficación de Times Square”. La gentrificación sigue siendo un gran problema ahora, señaló. “Es extraño cuánto más debería haber cambiado a estas alturas”, suspira. “La gente debería crecer más. Deberían evolucionar más rápido. Vaya, deberían evolucionar más rápido. Dios mío, ¿es que acaso no evolucionamos?

Durante los años de Mr Show, Odenkirk escribió una vez una parodia de Beach Boys titulada Mouthful of Sores, inspirado en una enfermedad que lo dejó postrado en la cama por el estrés. ¿Sigue intacto ese elemento de su personalidad?

“Oh, sí, no, soy un tipo de mucha tensión”, responde. “Mi papá era así. Se enojaría mucho con la cosa más pequeña, un mal genio. Ciertamente he sido culpable de tener mal genio”. Ha hablado de su padre antes; un hombre amargado, alcohólico y no involucrado que dejó la crianza de Odenkirk y sus seis hermanos a cargo de su madre. Es una educación que fácilmente podría alimentar una terapia de por vida, pero, en los últimos años, Odenkirk ha parecido suave, casi paternal. ¿Su éxito como actor ha desgastado algunos de sus bordes más duros?

Lee también: La-Lista de los principales ganadores de los Globos de Oro

“Sin duda, lo hace más fácil, seguro, pero sigo siendo así”, sonríe. Hubo una pausa de 15 años entre Mr Show y Breaking Bad. Durante este tiempo, mientras su compañero de comedia David Cross saltó de éxito en éxito con especiales de standup y un papel en Arrested Development, Odenkirk parecía atrapado en el limbo. Dirigió un par de películas, Let’s Go to Prison y The Brothers Solomon, que recibieron críticas mixtas, además de que ayudó a que actos como los de Tim y Eric aparecieran en la televisión, pero nada parecía pegar. En entrevistas de esta época habló mucho sobre la crianza de su joven familia, pero ¿qué estaba pasando con su carrera?

Odenkirk dice que, después de Mr Show, luchó por encontrar algo que decir. “Trabajé todo el tiempo, pero Mr Show era mucho de todo lo que yo quería”, explica. “Luché con eso, y todavía lucho con eso, porque con ese programa yo ponía mi cerebro en la pantalla. Tienes que tratar de encontrar algo que te inspire tanto como lo hizo ese proyecto, porque tienes que querer estas cosas tan desesperadamente que trabajarás hasta lo imposible por conseguirlas“.

Este tramo suena un poco como el volumen medio de los diarios de Michael Palin, le digo, en donde Palin revolotea sin rumbo fijo de proyecto en proyecto, incapaz de encontrar nada que le dé la misma dirección que Monty Python. Odenkirk no ha leído los diarios, pero se inclina hacia adelante y toma otra nota al respecto en su computadora portátil.

Parece que, dado su título, Odenkirk quiere usar sus memorias para mantener su legado en el orden correcto. Está orgulloso de su trabajo como actor, especialmente en Better Call Saul, pero ha tenido un costo; eclipsando la carrera de comediante influyente, pero de culto, que alguna vez fue todo en su vida.

“La verdad es que hay mucha gente que no sabe que he hecho comedia”, admite. “Van a retomar el libro pensando que van a leer sobre este tipo que interpretó a Saul e hizo una película de acción. Pero escribo sobre Bob y Ray. Escribo sobre Monty Python y los Goodies. Escribo sobre Dave Allen en general y Derek y Clive. Sigo pensando en las personas que podrían tomar mi libro y decir: ‘No sé de qué diablos está hablando‘”.

El tiempo de nuestra entrevista termina, pero estamos ocupados hablando de la comedia que nos gusta y Odenkirk aún no ha terminado. “Déjame decirte mi libro favorito”, dice, ansioso por exprimir una recomendación final mientras pueda. “El libro más divertido jamás escrito es The Framley Examiner. Están publicando un compendio. Yo compré ocho copias“.

Es difícil discutir con alguien con un entusiasmo tan intenso, así que tomo una nota en mi computadora portátil.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Entretenimiento

El protagonista de 'Better Call Saul' estuvo inconsciente durante las primeras horas de su ingreso al hospital, pero ya despertó.

Entretenimiento

EFE.- El actor Bryan Cranston mostró este miércoles su preocupación por el estado de salud de su “amigo” Bob Odenkirk, que el martes fue...

Entretenimiento

Bob Odenkirk, de 58 años, estaba grabando la última temporada de la serie en Nuevo México. Aún se desconoce su estado de salud.

Publicidad