Síguenos

 

Género

Masculinidad tóxica: ¿son películas violentas como ‘Nobody’ una advertencia o una celebración?

El thriller de venganza de Bob Odenkirk sigue los pasos de ‘Fight Club’, ‘John Wick’ y ‘Taken’ al mostrar la venganza masculina de nivel básico.

¿La buena pelea? (en el sentido de las agujas del reloj desde arriba) Keanu Reeves; Liam Neeson; Bob Odenkirk; Brad Pitt.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Nobody es lo que podría llamarse una película de “encuentra tu virilidad”. Bob Odenkirk, también conocido por su personaje de Saul en Braking Bad, interpreta a un padre dócil y de mediana edad que no se defiende cuando los ladrones invaden su casa. Todo el mundo piensa que es un cobarde total: la policía, los vecinos, incluso su propia familia. Pero luego se defiende, arrasando a través de una sucesión de escenas de lucha alegremente violentas hasta que apenas queda un mafioso ruso anónimo caminando. “Hubo una parte de mí dormida durante mucho tiempo que ahora despierta“, dice. Está viviendo su mejor vida. Su familia lo respeta. Su esposa lo encuentra atractivo de nuevo. Ha encontrado su virilidad.

Si Nadie suena un poco como un John Wick, pero sin Keanu Reaves, puede ser porque proviene del mismo productor (David Leitch) y escritor (Derek Kolstad), aunque recibieron un pequeño aporte del propio Odenkirk, quien sugirió la historia después de un robo en la vida real en su casa, que lo dejó “deseando venganza”. En lugar de llevar su rabia a las calles, Odenkirk la canalizó en una película.

La venganza parece ser la base de tantas películas protagonizadas por hombres: con el personaje de Liam Neeson en Taken, fue el secuestro de su hija; en Falling Down fue la violación de los derechos del consumidor de Michael Douglas; con Dustin Hoffman en Straw Dogs y Charles Bronson en Death Wish, fue una invasión de casa y violencia sexual, y así sucesivamente. ¿Y qué hacen estos hombres? Cogen un arma y se conectan con sus instintos asesinos.

Te recomendamos: El patriarcado del desastre: Cómo ha desatado la pandemia una guerra en contra de las mujeres

La implicación es, a menudo, que detrás de los exteriores civilizados y mansos de los personajes, estos hombres, todos hombres, son poderosos guerreros que han sido domesticados para llevar una vida de conformidad mientras progresan y una sumisión doméstica. Y volver al instinto básico se siente realmente bien. Esta es esencialmente la trama de Fight Club: dentro de cada nerd como Ed Norton hay un Brad Pitt súper genial y súper violento esperando que lo liberen. Chicos, ¿qué estamos esperando?

La pregunta siempre es si estas películas sirven como advertencia contra formas de violencia tan impulsivas, a menudo fascistas, o si las inspiran. Al observar el clima actual de “masculinidad tóxica” (abuso misógino en línea, conducta sexual inapropiada y violencia —sobre todo en la industria del entretenimiento—), políticos fuertes y cuates insurrectos armados con armas con las que hacen cosplay militar, uno difícilmente podría suponer que lo que el mundo necesita ahora es más virilidad de la vieja escuela.

Nadie no ofrece una visión particularmente matizada de estos temas, pero su ultraviolencia ingeniosamente orquestada es catártica, que es un punto en el que estas películas pueden tener una función útil. Por otra parte, es una visión bastante reductiva de la masculinidad que dice que eres un perdedor castrado o un guerrero desenfrenado, una oveja o un lobo, un Norton o un Pitt. Hay otras formas de hombría disponibles, las que involucran tanto el cerebro como las bolas.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Opinión

Los jóvenes se preparan para bailar otra vez la danza de la presión social, pero los maestros van a necesitar algo más que ropa...

Opinión

Con apenas dos capítulos de su serie, pero una larga trayectoria en el cine y los cómics, Loki nos recuerda cuánto amamos la redención

Arte

Una película sobre el disputado cuadro Salvator Mundi culpa a la National Gallery por su papel en dar credibilidad a la afirmación de que...

Opinión

Los hombres no estamos acostumbrados a hacer confidencias o mostrarnos vulnerables. Nos hace falta dialogar críticamente sobre estereotipos de género.

Publicidad