Síguenos

 

Derechos Humanos

Las sobrevivientes de violación necesitan justicia, no más planes y aplazamientos

Hay una disculpa para las víctimas por la disminución en los enjuiciamientos, pero esta revisión carece de medidas urgentes necesarias para solucionar la crisis.

Protesta contra el nuevo proyecto de ley y la violencia contra la mujer, Londres, 14 de marzo de 2021. Foto: Joshua Windsor / Alamy

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Se tardaron dos años, hubo varias demoras y no involucró una participación significativa de las sobrevivientes, pero el gobierno finalmente emitió una disculpa a las víctimas y publicó sus hallazgos y recomendaciones de una revisión “integral” de cómo se manejan los casos de violación en los sistemas de justicia penal en Inglaterra y Gales.

Las cifras son crudas: los últimos datos del Ministerio del Interior muestran que se registraron 52,210 violaciones en Inglaterra y Gales en 2020, pero solo 843 resultaron en un cargo hacia el cierre de año, eso es menos de 1 de cada 60 casos. Y esos son los casos que llegan a los tribunales: algunas mujeres abandonan el sistema y muchas no informan en absoluto. En particular, existen obstáculos importantes para la justicia para las personas con peor atención de parte del sistema de justicia penal, como las mujeres negras, minoritarias, sordas y discapacitadas, entre muchas otras.

Estos son temas urgentes que deben abordarse, pero la respuesta de la revisión no puede ser que la violación sea sólo un delito difícil de perseguir. En la mayoría de los casos de violación, no se trata de si hubo relaciones sexuales, sino de si hubo consentimiento o no. Esto es lo que, afirma la revisión, puede llevar a centrarse en la víctima y su “estado de ánimo” durante las investigaciones y los enjuiciamientos.

Hemos visto numerosos casos en los que ha habido pruebas contundentes: múltiples víctimas del mismo atacante, sospechosos que habían sido sorprendidos mintiendo descaradamente sobre los hechos, pruebas de lesiones o daños en la ropa, y en los que parecía muy inverosímil que la víctima hubiera dado su consentimiento a lo que estaba sucediendo, pero increíblemente se tomaron decisiones para no proceder con cargos en esos casos.

Te sugerimos:La Guardia Nacional supera al Ejército en quejas por violaciones a derechos humanos

Los mitos y estereotipos dañinos sobre cómo se comportan las víctimas “creíbles” y la noción de que es “la palabra de una persona contra otra” no deben utilizarse para sugerir que un enjuiciamiento es imposible. Las investigaciones policiales han fracasado con demasiada frecuencia y durante demasiado tiempo en poner el énfasis adecuado en los sospechosos y su comportamiento e historial delictivos.

Una de las misiones de la revisión es avanzar hacia un nuevo modelo de vigilancia policial “centrada en los sospechosos”, y el plan piloto recomendado, la Operación Soteria, tiene el potencial de ser transformador. Sin embargo, se trata de un proyecto regional con financiamiento limitado, y pueden pasar años antes de que se implemente a nivel nacional.

Debido a que sabemos que lo que sucede en los tribunales tiene un impacto en la toma de decisiones en todas las etapas previas de una investigación por violación, esperábamos que hubiera un interrogatorio más profundo sobre lo que va mal en los tribunales y se dictaran recomendaciones para abordar estos problemas. Esto podría incluir la prohibición del uso de pruebas de antecedentes sexuales y una comisión especial de jurados para considerar una variedad de cosas, incluida la educación de los jurados.

También sabemos lo traumatizante que puede resultar el sistema de justicia penal para las víctimas y cómo las prácticas invasivas de divulgación, incluidas las “revisiones de actividades digitales”, las hacen sentir como sospechosas, en lugar de víctimas de un delito. La revisión propone que las víctimas ya no deberían estar sujetas a un registro digital de sus comunicaciones, y que solo las pruebas que sean pertinentes a un caso de violación deberían usarse en los tribunales; también recomienda un mejor acceso al apoyo terapéutico y clínico. También se podrían tomar medidas inmediatas para dar a todas las víctimas de violación la opción de grabar previamente su evidencia en video, pero en cambio hay otro piloto en un puñado de tribunales de la corona.

Se ordenó a la policía y al Servicio de Fiscalía de la Corona que trabajen juntos para aumentar el número de casos de violación que llegan a los tribunales y devolver los enjuiciamientos a los niveles de 2016 antes del final de este parlamento, y el liderazgo político es vital para convertir estas promesas en acciones. Damos la bienvenida a la responsabilidad otorgada al ministro del crimen y la policía, Kit Malthouse, de supervisar los cambios tan necesarios. Se dará seguimiento a los niveles de enjuiciamiento y hay un plan para introducir “tarjetas de puntuación” para medir la implementación de las recomendaciones, pero un sistema de puntuación no equivale automáticamente a una mayor responsabilidad. El mal desempeño debe tener consecuencias reales para los altos mandos de la policía y la Fiscalía de la Corona.

Te recomendamos: El gobierno británico se disculpa por fallar a ‘miles de víctimas’ de violación

En este momento, las palabras deben coincidir con los recursos, algo de lo que se menciona poco en la revisión. Desde 2010, ha habido una reducción en las unidades especializadas en delitos sexuales, lo que significa tener agentes de policía con menos experiencia y conocimientos para trabajar en casos de violación. La reducción de fondos para el sector especializado en mujeres ha hecho que sea más difícil para las víctimas informar a la policía y mantenerse comprometidas con el sistema.

En cada paso de esta revisión, los grupos especializados de mujeres han querido ayudar a informar un nuevo y mejor sistema de justicia para las mujeres y niñas que saben que se les ha fallado continuamente. La coalición End Violence Againts Women (EVAW), junto con Imkaan, Rape Crisis England and Wales y el Center for Women’s Justice fueron coautores de un informe con una lista audaz de recomendaciones para hacer justicia. Lamentablemente, pocos de ellos se han incluido en el informe.

Para reconstruir la confianza pública que ha sido tan profundamente dañada por el colapso de los enjuiciamientos por violación, es urgente comenzar a ver mejoras e inversiones para subir de nivel en todo el sistema para brindar la justicia que merecen todas las víctimas y sobrevivientes de violación. Transformar la respuesta a la violación no puede esperar otros dos años para que se completen más juicios y planes. Las mujeres han estado esperando justicia durante mucho tiempo.

*Andrea Simon es directora de la Coalición End Violence Against Women

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Género

Se necesita un cambio radical en la forma en que la policía combate crímenes que afectan de forma desproporcionada a victimas femeninas, dice órgano...

Estilo de vida

Los operadores dicen que los lugares están abarrotados. Los clientes regresan por montones para ‘desahogarse’.

Mundo

Expertos internacionales dicen que el “experimento falto de ética” podría permitir el desarrollo de variantes resistentes a la vacuna.

Deportes

Tras un mes y cincuenta partidos marcados, habrá un nuevo campeón de la Eurocopa.

Publicidad