Síguenos

 

Política

Donadores de petróleo y aceite dieron más de 400 mil libras a los Thories antes de la decisión del Mar del Norte

Exclusiva: los pagos del año pasado se hicieron mientras el gobierno decidía sobre las licencias para nuevos sitios fósiles.

La plataforma Thistle en el Mar del Norte operada por EnQuest. Topografía: EnQuest/PA

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Individuos y compañías vinculadas con las industrias del petróleo y el gas donaron más de 400 mil libras esterlinas al partido conservador el año pasado mientras que el gobierno decidía las nuevas licencias para explorar los sitios de producción de combustibles fósiles en el Mar del Norte.

De acuerdo con la información disponible de julio pasado hasta finales de marzo, última fecha registrada, donadores con grandes intereses en el petróleo y el gas de diferentes latitudes, incluyendo el del Mar del Norte, entregaron al menos 560 mil dólares a los conservadores, indica la investigación realizada por el grupo ambientalista DeSmog y The Guardian.

Los donativos incluyen: un total de 25 mil libras esterlinas por parte de Amjad Bseisu, CEO de EnQuest, una compañía de petróleo y gas con fuertes intereses en el Mar del Norte, quien ha dado más de 400 mil libras esterlinas al partido desde 2013; 200 mil libras por parte de Balmoral Group Holdings, especialista en tecnología petrolera y gas y servicios; 155 mil libras por parte de Alasdair Locke, el presidente no ejecutivo de Well-Safe Solutions, que decomisa sitios petroleros y de gas; casi 20 mil libras de Richard Upshall, el fundador de OES Asset Integrity Management; y 25 mil libras de Centrax, una compañía de turbinas de gas.

Te recomendamos: Reciclan cabello de salones de belleza para limpiar los derrames de petróleo en las orillas del mar

Los donativos se hicieron mientras el gobierno deliberaba el futuro desarrollo de los lucrativos campos de petróleo y gas en el Mar del Norte. En septiembre pasado se abrió formalmente una revisión y el 24 de marzo se hizo el anuncio de una nueva ronda de licencias para pozos petroleros y de gas, con casi 16 mil millones de libras para una investigación conjunta entre el gobierno y el sector privado, a pesar del probable impacto negativo de ese desarrollo en los objetivos climáticos de Reino Unido.

El Reino Unido será anfitrión de la cumbre de la ONU, Cop 26, en Glasgow este noviembre, y todos los países llegarán con propuestas astringentes para reducir las emisiones de gas de efecto invernadero en la próxima década, y para hacer una transición urgente sin combustibles fósiles hacia las economías de energías renovables y pocas emisiones de carbón. Se considera que Cop 26 es una de las últimas oportunidades para que el mundo regrese al camino del Acuerdo para el Clima de París de 2015, en una década definitiva para hacer algo por el clima.

La decisión de los ministros de buscar una nueva ronda de licencias para el Mar del Norte provocó graves preocupaciones entre figuras de renombre en las conversaciones del clima. Otros países, incluyendo Dinamarca y Francia, suspenderán la inversión en la producción de nuevos combustibles fósiles.

La decisión se da justo antes de la publicación de un análisis que comisionó el Reino Unido, como parte de su papel en la Cop 26 realizado por la Agencia Internacional de Energía que muestra que todo el desarrollo se combustibles fósiles debe detenerse después de este año si el mundo quiere reducir el calentamiento a 1.5 grados centígrados, en línea con los consejos científicos.

The Guardian entiende que las compañías que hacen donativos, o cuyo personal de alto rango aparece en la lista como donador, no hicieron peticiones directas al gobierno para las licencias de petróleo y gas, y los ministros no se han reunido con las compañías este último año.

Locke dijo a The Guardian que Well-Safe Solutions, como experto en el decomiso de sitios antiguos, participa en la limpieza de la industria del Mar del Norte más que en su expansión. Agregó que sus donativos fueron para el Partido Conservador Escocés al que apoyó con la esperanza de mantener la unidad.

No te pierdas: Cinco años después del referéndum del Brexit, el resultado es claro: las dos uniones están perdiendo

“No estamos haciendo exploración, somos parte de una transición energética”, dijo. “Yo quiero que Escocia siga siendo parte del Reino Unido, no creo que sea bueno para Escocia no ser parte de Reino Unido, y el Partido Conservador Escocés es el partido más interesado en la unión”.

Un portavoz de Balmoral Group comentó que la mayor parte de su trabajo se realiza en el extranjero: “Alrededor del 90% de nuestros productos se exportan a pozos de las profundidades en todo el mundo, América del Sur, África occidental, el lejano oriente y muy pocos negocios en el Mar del Norte”.

Las otras compañías y el partido conservador no respondieron a solicitudes de comentarios.

El gobierno dijo que las licencias de petróleo y gas solo se conceden si “están en línea con las ambiciones del gobierno de cambiar el clima, incluyendo el objetivo de Reino Unido de alcanzar las cero emisiones de carbón para 2050”. Se prometió una “revisión” de criterios para finales de este año que determinará si las nuevas propuestas de exploración pueden operar con estos objetivos climáticos.

Un portavoz del Departamento de Empresas, Energía e Industria Estratégica (BEIS, por su sigla en inglés) dijo: “Reino Unido está trabajando para reducir la demanda de combustibles fósiles y eliminar nuestra contribución al cambio climático, pero sabemos que va a seguir habiendo demanda de petróleo y gas, como reconoció el Comité del Cambio Climático”.

“BEIS realizó dos mesas redondas con grupos ambientalistas sobre licencias de petróleo y gas antes de anunciar el acuerdo de transición del Mar del Norte, que establece planes para respaldar a la industria del petróleo y del gas para que se transforme al tiempo que se apoyan decenas de miles de trabajos”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Publicidad