Síguenos

 

Estilo de vida

Decoración de vulva: ¿es el túnel vaginal de Cara Delevingne el inicio de algo grande?

La modelo y actriz tiene una nueva instalación en su casa: un túnel rosa al que entra a pensar. El arte y el diseño de vulva tiene una historia antigua pero ahora es más popular que nunca.

Las Crónicas de labia… Cara Delevingne en su túnel vaginal. Foto: Architectural Digest/Youtube

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

¿Cambiarías todas tus puertas por un túnel vaginal? Esta es la cuestión del video tour de la modelo y actriz Cara Delevingne durante el recorrido de su casa de Los Ángeles con Architectural Digest. Yo creo que la respuesta tiene que ser “sí”. En su habitación, una puerta secreta en el panel de espejos refleja una suave abertura rosa. Gatea, lleva al perro contigo, Delevingne lo hace. “Vengo aquí a pensar, vengo aquí a crear, me siento inspirada en el túnel vaginal”, comentó Delevingne.

Delevingne, y su arquitecto, Nicolò Bini, se inspiraron, recordó ella en repetidas ocasiones, en Alicia en el país de las maravillas, pero esto es más la versión vulvar de Narnia: el león, la bruja y el ropero, Las crónicas de Labia, por llamarlo así. Sales por una lavadora en el otro extremo y sales “renacida y limpia”, gritó nuestra anfitriona. Los poderes de renacimiento de la vagina son fuertes: el terrier de Delevingne entra, y sale un husky. El tema continúa por toda la casa: hay un arreglo floral en su recámara: “un hermoso bouquet de flores vaginales”y un “palacio de colita”, un cuarto secreto de suave gamuza rosa con un columpio y un espejo en el cielo.

¿Será que Delevingne haga para las vulvas lo que hizo para las cejas? Grandes y en todas partes. Durante los últimos años se ha dado un movimiento para acoger lo ginecológico. En una antigua prisión de mujeres, Reshma Chhiba creó una instalación artística en 2013 que era un pasillo de 12 metros en forma de vagina. En 2011, el artista británico Jamie McCartney exhibió su Gran Muralla de Vagina, para la cual reunió los genitales de más de 400 mujeres. Los pantalones vaginales tuvieron un glorioso éxito en 2018 en el video musical de Janelle Monáe, y al año siguiente, en Londres se abrió el Museo de la Vagina. A finales del año pasado, DIva, una vulva de 33 metros de largo realizada por la artista Juliana Notari se instaló en una ladera en el noreste de Brasil.

Te recomendamos: ‘En un alboroto’: mujeres africanas luchan para poner fin a la mutilación genital femenina

El arte yónico no es nuevo, aclaró Priya Khanchandani, escritora y encargada de la curaduría del Museo del Diseño. “La representación de la vagina tiene una larga historia en arte y en diseño, que nos remite a tiempos prehistóricos”, aseguró. Ha tenido una recepción muy mezclada. Se le puede celebrar y venerar o se le censura y se le considera algo que no debe representarse”. Ahora, dijo, “estamos viviendo una era de balance. El paisaje moderno está lleno de los símbolos fálicos de los rascacielos y los arquitectos modernos construyen edificios que apuntan hacia el cielo y han tenido mucha relevancia”. Pero ha “resurgido el interés” en las diseñadoras femeninas, artistas y arquitectas, y “la idea de la vagina como tropo de diseño es un símbolo de eso”.

También es cierto que muchas artistas se han resistido a la interpretación vulvar. Georgia o’Keefe negaba la idea, que comenzó en la década de los 1920, de que sus pinturas de flores parecían vulvas. Cuando el estadio de Wakrah de Zaha Hadid fue comparado con una vagina, ella contestó: “¿Todo lo que tiene hoyos es una vagina? Eso es ridículo”. Anish Kapoor supuestamente dijo que Dirty Corner, su obra gigante de acero de 2011 que después se exhibió en Versalles, representaba “la vagina de la reina”, aunque después se retractó.

Aún así, el arte está abierto a la interpretación, y no puede haber errores sobre lo que son muchos floreros, tarros, y cubiertas para teteras que se venden en sitios como Etsy. “El cuerpo de las mujeres se ha sexualizado, se le ha considerado fetiche o un objeto hasta el punto que se le trata como algo inanimado en ocasiones”, dijo Khanchandani. “El hecho de que somos capaces de hablar abiertamente sobre el cuerpo femenino, y de que las mujeres sienten que pueden hacerlo así y expresarlo así en sus interiores, es liberador y representa la postura feminista”. Piensa en un hombre con un “túnel vaginal” en su casa. Suena espeluznante. “¿Que si creo que las vaginas de Delevingne son interesantes estéticamente hablando? No lo sé”, dice Khanchandani. ¿Me fascinan? Sí”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Publicidad