Mi madre tóxica quiere estar en contacto con mi hijo, ¿cómo lo afronto?
"Lo que quiere tu madre no es tan importante como lo que quieres tú". Ilustración: Lo Cole/The Guardian

Estoy esperando un bebé a finales de este año. A pesar de vivir en otro país, mi madre quiere involucrarse lo más posible. Me beneficié mucho de la relación con mis abuelos y me gustaría que mi hijo tuviera lo mismo.

Sin embargo, tengo muchos problemas sin resolver sobre la forma en que mi madre me crió y sobre cómo se comporta actualmente. Mientras crecía, ignoró mi depresión y mi ansiedad, y no tuvo empatía cuando me autolesionaba. Todo giraba en torno a ella, y era mordaz con mis intentos de tratarme con algo bueno. No sé cómo ayudar a construir una relación positiva entre mi hijo y mi madre, cuando me siento desconfiada y recelosa de su comportamiento.

Sigo trabajando para resolverlo todo, y no quiero nada de su toxicidad cerca de mi hijo. Seguramente mi hijo percibirá mi desconfianza, ¿incluso si hago todo lo posible por apoyar la relación entre abuela y nieto?

¿Cómo puedo afrontar esto?

Lo que es maravilloso de tu carta, y algo de lo que deberías sentirte muy orgullosa, es la clara línea entre la forma en que tu madre te crió y la forma en la que tú deseas criar.

Muchas de las cartas que recibo describen a madres que son similares a la tuya, pero las escritoras temen llegar a “convertirse en sus madres” y criar de una manera similar. Sabes que eres el “cortafuegos” entre tu madre y tu hijo. Tu carta más larga estaba llena de ejemplos de cómo tu madre estaba ensimismada, no escuchaba y no tenía empatía, y siento mucho escuchar algunas de las formas en que te fallaron.

En ocasiones, las madres difíciles se convierten en magníficas abuelas. ¿Tus encantadores abuelos eran los padres de tu madre? Porque, como señaló mi especialista esta semana, pudieron haber sido muy diferentes como padres de tu mamá. Pero no hay garantía, y lo que tu madre quiere no es tan importante como lo que tú quieres. Tienes derecho a ser precavida, pero ten por seguro que el efecto de tu madre sobre tu hijo nunca será el mismo que tuvo sobre ti, por la simple razón de que tu bebé te tendrá a ti como madre.

Lee también: ¿Qué necesitan las madres y los padres nuevos como yo? La verdad no disfrazada de los bebés

Consulté a la psicoterapeuta familiar Lorraine Davies-Smith (aft.org.uk), quien opinó que estabas intentando “equilibrar tu deseo de recrear tu experiencia positiva con la relación que disfrutaste con tus abuelos, sin recrear las experiencias más desafiantes de la forma en la que te crió tu madre”.

Creo que debes soltar la idea de recrear la relación que tuviste con tus abuelos, porque la búsqueda de hacerlo podría atarte a continuar experimentando el comportamiento dañino de tu madre.

Davies-Smith preguntó si había un segundo par de abuelos u otros miembros familiares, quienes pudieran llenar ese vacío, pero también dice: “Lo que puedes hacer es crear una relación entre tu hijo y tu madre que se adapte a ti“. Tal vez empezar con videollamadas en lugar de visitas. Recuerda que tu hijo no se sentirá defraudado si no tiene la relación de abuelos que tú tuviste, porque no la espera.

La distancia geográfica proporcionará un amortiguador, dándote tiempo para ver la forma en que tu madre reacciona, tanto a tu hijo como a tu nueva condición como madre. Y, lo más importante, podrás ver cómo te sientes tú. Yo no accedería a ningún viaje (ni los de ella ni los tuyos) demasiado rápido; de todas formas, el posparto es un momento para reposar y descansar, y concentrarse en tus necesidades y en las de tu hijo.

Preguntas cómo abordarlo y yo diría: con precaución. Pero recuerda que “tú serás la principal cuidadora de tu hijo”, enfatiza Davies-Smith, “y podrás asegurarte de que los sentimientos de tu hijo sean tratados con empatía. Esto le ayudará a tu hijo a desarrollar un fuerte sentido sobre ellos mismos”.

También protegerá a tu hijo de tu madre. Pero es sumamente importante que te protejas y cuides de ti misma: solo entonces podrás ser la mejor madre “suficientemente buena” para tu hijo. Tu madre tuvo su oportunidad de ser madre y la desperdició.

Después de haber dado a luz a tu bebé, quizá te beneficie hablar con alguien sobre tus sentimientos hacia tu madre. A menudo, cuando las mujeres tienen hijos, contemplan a sus propias madres con una admiración o juicio renovado, a veces con ambos, y puede haber un cierto duelo por lo que tú no tuviste. Es importante recordar que tú tienes el control, no tu madre. Si ella sigue decepcionándote, entonces, siempre y cuando tengas la edad adecuada, no hay nada malo en dejarle ver a tu hijo que las personas tóxicas no tienen lugar en una vida sana.