Ibiza planea que ‘detectives’ extranjeros se infiltren en las fiestas ante el aumento de casos de Covid-19
La tasa de incidencia de 14 días de Covid-19 en la isla en Baleares se ha elevado a 1,814 casos por cada 100,000 habitantes. Foto: Zowy Voeten/Getty Images

Se buscan: extranjeros de entre 30 y 40 años dispuestos a salir de fiesta en Ibiza en nombre de la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Las autoridades españolas de la isla están trabajando para reunir un equipo de extranjeros que sea capaz de infiltrarse en las fiestas que infringen los reglamentos locales sobre el coronavirus y comunicarles a las autoridades sobre las mismas.

La idea surge en un momento en que la isla, donde la famosa vida nocturna y la escena musical han atraído durante mucho tiempo a turistas de todo el mundo, pretende hacer frente a una tasa de incidencia de dos semanas de Covid-19 que se ha disparado a mil 814 casos por cada 100,000 habitantes. Con la mayoría de los clubes nocturnos cerrados, excepto aquellos que pueden organizar eventos al aire libre en los que los clientes están sentados en todo momento, y las reuniones en restaurantes y bares limitadas a pequeños grupos, las autoridades han culpado a las fiestas ilegales por el repunte de los casos.

Han respondido con una serie de restricciones, desde la prohibición de las reuniones mixtas en los hogares entre la 1 y las 6 de la mañana hasta multas de 600 mil euros (unos 14 millones de pesos) para quienes organicen fiestas ilegales.

Lee también: ¿Qué necesito para viajar al extranjero aún con restricciones por Covid-19?

Aun así, las fiestas no han cesado. “No son solo una cuestión relacionada con el orden público, que siempre lo han sido, sino que ahora suponen un riesgo evidente para la salud de la gente“, dijo Mariano Juan, un oficial local, al periódico Diario de Ibiza. “La misma policía dice que es difícil que se infiltre, ya que los locales los conocen. Así que tenemos que buscar ayuda externa“.

La mayoría de estas fiestas ilegales se realizan en domicilios particulares y se promocionan a través de las redes sociales o en establecimientos turísticos, atrayendo a una mezcla de turistas, locales y trabajadores estacionales, detalló. Su proliferación ha superado a la policía, que tiene dificultades para cumplir con sus obligaciones habituales y, al mismo tiempo, estar en la tarea de detener a los fiesteros.

Las autoridades locales están actualmente en conversaciones con una empresa que investiga la mejor manera de formar un equipo que pueda ayudarle a la policía a detectar estas fiestas, adelantó Juan. “No es fácil ya que el perfil que buscamos son extranjeros de entre 30 y 40 años, pero llevamos dos semanas trabajando en ello“.

Lee también: ¿Que vacunas Covid-19 acepta la Unión Europea a los viajeros?

No obstante, se sentía seguro de que la iniciativa avanzaría rápidamente. “No tengo ninguna duda de que estará lista y en marcha este verano… Es una necesidad para salvaguardar la situación sanitaria en Ibiza”.

La eficacia de la iniciativa es una cuestión de debate. El tema de la irrupción de la policía en los domicilios sin una orden judicial ha sido controvertido durante mucho tiempo en España, sugiriendo que las fuerzas de seguridad en Ibiza tendrán poco margen para actuar incluso después de que se les informe sobre las fiestas ilegales.

La idea también ha sido fuertemente criticada por el partido socialista, que lidera la administración regional que cubre Ibiza. Un vocero, Vicent Torres, le pidió a los funcionarios de la isla que presenten “propuestas serias que tengan respaldo legal” en lugar de “actuar irresponsablemente lanzando ideas con las que no podemos estar de acuerdo.