Científico francés que promovió la hidroxicloroquina podría ser obligado a dimitir

El científico francés que promovió el desacreditado tratamiento con hidroxicloroquina para el Covid-19, respaldado por el expresidente estadounidense Donald Trump, se enfrenta a su expulsión del instituto de enfermedades infecciosas que fundó, entre la preocupación de los principales miembros por su participación en la promoción de teorías de conspiración y una investigación por parte de los reguladores sobre sus estudios clínicos.

Didier Raoult ha ganado seguidores a nivel mundial a lo largo de la pandemia por su apoyo al medicamento contra la malaria, a pesar de su ineficacia en los ensayos de control aleatorios. Múltiples estudios, entre ellos el de Recovery y el de la Organización Mundial de la Salud, han descubierto que la hidroxicloroquina es ineficaz para tratar el Covid-19.

En Francia, los profesores universitarios deben jubilarse a los 68 años. Raoult cumplió 69 años en marzo, por lo que a partir del 31 de agosto ya no podrá continuar con su puesto de investigador y médico en la Universidad de Aix-Marsella y en los Hospitales Universitarios de Marsella.

Su edad no lo inhabilita para continuar como director del instituto de enfermedades infecciosas con sede en Marsella que él mismo fundó, IHU Méditerranée Infection, pero François Crémieux, director de la Assistance Publique-Hôpitaux de Marseille (AP-HM), uno de los miembros fundadores del IHU, declaró a Le Monde que no es razonable que Raoult continúe ahí después de que deje de ejercer la medicina y de dirigir la investigación universitaria.

Crémieux y Eric Berton, presidente de la Universidad de Aix-Marsella, otro miembro fundador, comentaron al periódico que propondrán la búsqueda de un nuevo director en septiembre. Berton dijo que “pondrán el proceso sobre la mesa y verán cuál es la posición de los demás miembros fundadores”.

Jean-Luc Jouve, presidente de la comisión médica de la AP-HM, informó al periódico francés que Raoult solicitó continuar con su puesto en el hospital a medio tiempo, pero que su propuesta no sería aceptada. “Tenemos más equipos de los que necesitamos para compensar su salida”, comentó Jouve.

La agencia francesa del medicamento inició una investigación sobre los estudios de hidroxicloroquina del IHU, al igual que la propia Universidad de Aix-Marsella. Anteriormente, se desestimó una investigación de la fiscalía de Marsella.

El hashtag #TouchePasARaoult (no toquen a Raoult) fue tendencia en Twitter en Francia el jueves por la mañana, con partidarios que defendían con vehemencia al científico, quien ha adquirido un estatus de culto en algunos ámbitos de internet desde que comenzó la pandemia.

Florian Philippot, político de la extrema derecha y exdirector de campaña de Marine Le Pen, inició una petición en apoyo para Raoult. Philippot consiguió recientemente un gran número de seguidores al oponerse al plan de los pases sanitarios de Francia.

Raoult ha publicado videos en el canal de YouTube de la IHU durante la pandemia, acumulando medio millón de suscriptores por sus mensajes sobre Covid-19.

“Me gustaría que la información difundida por el IHU estuviera en publicaciones científicas revisadas por pares que permitieran el debate científico, y no en videos de YouTube”, declaró Crémieux a Le Monde. “Ya sea intencionadamente o no, el instituto se ha convertido en el aval científico del debate antivacunas y antipases sanitarios y fomenta la esfera de la conspiración. Es un problema al que hay que ponerle fin“.

Un estudio realizado en 2020 reveló que los franceses que rechazan el uso de lo cubrebocas tienden a apoyar a Raoult en mayor medida y a rechazar la vacuna en caso de que se les ofrezca.

El IHU Méditerranée Infection no respondió a una solicitud de comentarios por parte de The Guardian.