El Ministerio del Interior de Reino Unido no realizó controles de seguridad en el hotel donde murió un niño afgano
Un oso de peluche y flores que dejaron afuera del hotel OYO Metropolitan en Sheffield, donde un niño afgano de cinco años murió. Foto: Christopher Furlong/Getty Images

El Ministerio del Interior no realizó ningún control de seguridad en el hotel donde un niño afgano de cinco años cayó al vacío, según se enteró The Guardian en medio de las peticiones de una investigación independiente sobre la idoneidad de su alojamiento.

Mohammed Munib Majeedi murió el miércoles tras caer por una ventana del noveno piso del hotel OYO Metropolitan, en el centro de Sheffield, Inglaterra. Él y su familia habían sido reubicados en el hotel por el Ministerio del Interior como parte de un plan para relocalizar a los afganos que ayudaron a la embajada o al ejército británico en Afganistán.

El hotel se había utilizado con anterioridad para albergar a refugiados por parte del contratista gubernamental Mears, pero la empresa dejó de utilizarlo debido a las preocupaciones sobre la seguridad contra incendios, confirmó una fuente del Ministerio del Interior.

El año pasado, los refugiados fueron trasladados del hotel ya que “los requisitos adicionales de seguridad contra incendios implicaron que otros alojamientos ofrecieran una mejor relación calidad-precio”, informó la fuente. Y agregó: “Debido a la necesidad de alojamiento adicional a corto plazo durante la situación actual, se contrató nuevamente al hotel con medidas adicionales de seguridad contra incendios“.

El Ministerio del Interior no llevó a cabo su propia evaluación de salud y seguridad, sino que se basó en los propios controles del hotel, informaron a The Guardian.

La fuente del departamento comentó que no se planteó ninguna preocupación de seguridad al Ministerio del Interior con respecto a las ventanas, a pesar de que los huéspedes anteriores se quejaron en la página de Facebook del hotel en 2019, diciendo que las ventanas podían abrirse “tan ampliamente que me daba miedo que mis hijos se cayeran“.

Las admisiones se produjeron cuando los diputados laboristas de Sheffield se unieron al Consejo para los Refugiados para pedir una revisión independiente de las circunstancias que provocaron la muerte del niño, con el fin de establecer las razones por las que las familias vulnerables fueron alojadas en este hotel.

Tras describir la muerte de Mohammed como una “tragedia inimaginable”, los diputados, entre los que se encuentra Paul Blomfield, del distrito central de Sheffield, afirmaron: “Se deben aprender las lecciones de esta tragedia para que no se repita nunca. El Ministerio del Interior tiene el deber de cuidar a todos aquellos a los que reubica bajo sus programas“.

Deborah Coles, directora de la organización benéfica Inquest, pidió que se lleve a cabo una investigación de gran alcance y una investigación independiente. Dijo: “Que una familia busque seguridad y protección en Reino Unido y que sus hijos mueran de una forma tan impactante es una consecuencia del ambiente hostil y el creciente uso de alojamientos inadecuados para los refugiados“.

John Grayson, investigador del grupo South Yorkshire Migration Asylum Action, señaló que los voluntarios habían visitado el hotel el año pasado para apoyar a los refugiados. “Cuando hablé con la gente que se encontraba ahí hace algunos meses, todos los que conocí eran solteros y me dijeron que no había familias en el hotel”, comentó. “Ayer vi una foto supuestamente tomada por uno de los residentes en la que se ve la ventana de una habitación del hotel sin barras de seguridad ni apertura restringida, claramente peligrosa para niños pequeños y curiosos“.

Preguntó por qué el Ministerio del Interior había reubicado en ese lugar a las familias con niños, y mencionó que el caso generaba preguntas más importantes acerca de por qué no había solicitado la ayuda de grupos locales para alojar a los recién llegados.

El Ministerio del Interior se negó a responder a las peticiones para que se realice una investigación independiente, señalando en un comunicado: “Estamos sumamente afligidos por la trágica muerte de un niño en un hotel de Sheffield. La policía está brindando apoyo a la familia mientras continúa la investigación y nosotros estamos proporcionando alojamiento y apoyo. Estamos absolutamente comprometidos con garantizar que las personas que estamos reubicando desde Afganistán reciban el alojamiento y el apoyo adecuados, y estamos trabajando arduamente con las autoridades locales para lograrlo”.

El Ejecutivo de salud y seguridad indicó que no investigaría el incidente por no estar dentro de sus competencias.