Airbnb ayudará a alojar hasta 20,000 refugiados afganos
Refugiados de Afganistán son escoltados hasta un autobús que los espera después de su llegada al aeropuerto internacional de Dulles, en Virginia, Estados Unidos. Foto: Andrew Caballero-Reynolds/AFP/Getty Images

Airbnb ayudará a alojar hasta 20,000 refugiados afganos, anunció la compañía, como parte de su rama benéfica Airbnb.org.

La compañía se coordinará con los anfitriones de Airbnb que quieran ofrecer sus alojamientos a los refugiados de forma gratuita o con un descuento, la organización benéfica asumirá el pago del resto de la factura, así como cualquier otro gasto operativo. El cofundador y director ejecutivo de Airbnb, Brian Chesky, también financiará la iniciativa.

“Si bien pagaremos estas estancias, no podríamos hacerlo sin la generosidad de nuestros anfitriones“, afirmó Chesky. “Si estás dispuesto a alojar a una familia de refugiados, acércate y te pondré en contacto con las personas adecuadas para hacerlo realidad”.

“El desplazamiento y reubicación de los refugiados afganos en Estados Unidos y en otros países es una de las mayores crisis humanitarias de nuestra época. Sentimos la responsabilidad de participar. Espero que esto inspire a otros directivos empresariales a hacer lo mismo. No hay tiempo que perder”.

La compañía no ha confirmado dónde, ni por cuánto tiempo, albergará a los refugiados, ya que considera que la situación “evoluciona rápidamente”. En cambio, “colaborará con las agencias de reasentamiento y con sus socios para llegar hasta donde se necesite, y desarrollará esta iniciativa y nuestro apoyo conforme se necesite”.

Desde la caída de Kabul, Airbnb ha estado trabajando en una menor escala, apoyando al Comité Internacional de Rescate (IRC), una organización benéfica para refugiados con sede en Nueva York, la organización sin ánimo de lucro judía HIAS, y el Servicio Mundial de la Iglesia para proporcionar alojamiento inmediato a corto plazo para los refugiados afganos, incluidos los 165 que llegaron a Estados Unidos durante el fin de semana.

David Miliband, exsecretario de Interior de Reino Unido y presidente del IRC, elogió a la compañía por su apoyo. “Mientras el IRC ayuda a recibir y reubicar a los afganos en Estados Unidos, se necesita urgentemente alojamiento accesible y que resulta esencial”, señaló. “Estamos agradecidos con nuestros socios de Airbnb.org y Airbnb por ofrecer una vez más su apoyo e infraestructura para afrontar este momento, ofreciendo lugares seguros y acogedores para las personas y familias que llegan a Estados Unidos y comienzan a reconstruir sus vidas”.

A finales del año pasado se estableció Airbnb.org, con el objetivo de crear una organización dedicada a ayudar a gestionar las estancias temporales para las personas en situaciones de crisis. La organización sin fines de lucro, que se financió con 400,000 acciones de Airbnb y una donación de 6 millones de dólares por parte de los tres fundadores de la compañía, se inspiró en el activismo comunitario: en 2012, los anfitriones de Airbnb ofrecieron sus hogares de forma gratuita a los afectados por el huracán Sandy en la costa este de Estados Unidos, y la compañía rápidamente formalizó el programa. Desde entonces, se han alojado más de 75,000 personas en casas proporcionadas por los anfitriones y coordinadas por Airbnb.

La compañía está convocando a las empresas tecnológicas para que presten ayuda. Pero hasta ahora, el colapso del Estado afgano ha causado problemas más directos en el sector. La renovada atención en Occidente sobre las acciones de los talibanes ha conducido a una tardía comprensión de que el grupo, el cual no está proscrito como organización terrorista de acuerdo con la legislación estadounidense, tenía una gran presencia en muchas redes sociales. Aparte de Facebook, el cual prohibió unilateralmente al grupo bajo su propia política de “organizaciones peligrosas”, la mayoría de las grandes redes sociales permitieron la presencia de los miembros del movimiento en sus plataformas hasta la semana pasada.