El secretario de Defensa británico se queja de las peticiones de rescate de mascotas de Kabul
Paul ‘Pen’ Farthing, fundador de la organización benéfica de rescate de animales Nowzad, quien ha implorado al gobierno británico que evacue a su personal de Kabul. Foto: Nowzad/PA

El secretario de Defensa de Reino Unido se quejó de que lidiar con el caso del exmarino real que intenta sacar a los animales rescatados de Kabul ha sido una distracción del esfuerzo principal de evacuación, horas después de haber intentado aparentemente negociar una solución.

En una conferencia telefónica con miembros del Parlamento el miércoles, Ben Wallace señaló que el caso significaba que los militares se habían “desviado” de su objetivo principal de salvar a la gente. También afirmó que algunas de las noticias sobre el manejo del asunto por parte del Ministerio de Defensa eran inexactas.

Sus comentarios, difundidos en primer lugar por Sky News, van más allá de lo que Wallace ya dijo en público acerca del intento de Paul Farthing, conocido como Pen, de garantizar el traslado seguro de 140 perros y 60 gatos que eran atendidos en el refugio Nowzad que fundó en Kabul después de servir con el ejército británico en Afganistán.

El caso ha sido objeto de una importante cobertura por parte de la prensa, y Wallace anunció que Farthing y su personal serían elegibles para ocupar un lugar en un vuelo de la Real Fuerza Área para salir de Kabul, pero no los animales.

De acuerdo con el reportaje de Sky, que ha sido confirmado por una fuente de la Defensa, Wallace reveló la frustración que ha sentido por tener que tratar este asunto cuando habló con los miembros del Parlamento. Les dijo que todo el asunto le resultaba “molesto”.

También comentó que el episodio “no era algo de lo que estuviera orgulloso“.

Los partidarios de Nowzad anunciaron el martes que un avión Airbus A330 rentado de forma privada, financiado con donaciones, estaba a la espera de volar a Kabul para rescatar a los trabajadores y animales del grupo.

Wallace comentó que esto no era una “varita mágica”. Insistiendo en que el mayor problema de las evacuaciones en Kabul era conseguir que la gente entrara y saliera con seguridad del aeropuerto, señaló que el avión rentado simplemente “bloquearía el aeródromo” y “permanecería vacío”, puesto que se daría prioridad a los trámites de las miles de personas que intentan salir de Kabul sobre el traslado aéreo de los animales.

En aparente respuesta a las quejas de que no estaba haciendo lo suficiente para ayudar a Farthing, en las primeras horas de la mañana del miércoles Wallace publicó un mensaje en Twitter en el que indicó que si Farthing llegaba al aeropuerto con sus animales, los militares intentarían facilitar un espacio en el avión.

De acuerdo con Sky, Wallace comentó posteriormente a los legisladores: “Lo que no estaba dispuesto a hacer es priorizar a las mascotas sobre las personas. Me temo que puedo dejar de agradarles por ello, pero esa es mi postura. Hay gente muy, muy desesperada que está amenazada“.

Farthing comentó que los animales serían transportados en la bodega del avión y que, una vez que su personal fuera acomodado, los asientos sobrantes podrían ser ocupados por otras personas autorizadas por las autoridades británicas, ya que el avión podría transportar 250 pasajeros en total.