‘La madre que nunca conocerá’: padres jóvenes entre las víctimas de Covid-19
Un mensaje en el muro conmemorativo nacional de Covid-19 en Londres. Foto: Xinhua/Rex/Shutterstock

Las muertes por Covid-19 en Reino Unido han alcanzado su cifra más alta desde mediados de marzo, según muestran los datos. El promedio de muertes de una semana en un lapso de 28 días después de una prueba positiva ahora alcanza la cifra de 100 muertes, de acuerdo con las cifras publicadas el lunes por el Public Health England, un número que se superó por última vez el 18 de marzo.

Entre los tributos a las personas que han fallecido en la reciente ola se encuentran algunos de los familiares y amigos de Samantha Willis, de 35 años, madre de cuatro niños residente de Derry, que se contagió de Covid-19 durante su embarazo en etapa avanzada y murió 16 días después de haber dado a luz a su hija Evie Grace.

Su esposo, Josh, instó a las personas que no están vacunadas contra el Covid-19 a hacerlo, tuiteando: “Mientras escribo esto, estoy junto a ella. Tiene 35 años, no está vacunada y está en un ataúd. Dejen que lo asimile”. Murió el viernes en el hospital de Altnagelvin. En una publicación en Facebook, su esposo escribió que había perdido al amor de su vida y que se aseguraría de que “Evie Grace supiera todo sobre la madre que nunca conocerá“.

Danni Coombs, una madre de tres niños que falleció pocos días antes de su cumpleaños número 26 en el hospital de Milton Keynes, fue descrita como una persona que se sentía un poco nerviosa respecto a vacunarse, y tan ocupada con sus hijos que nunca llegó a hacerlo.

Su tía Kelly Coombs, que ha creado una página en GoFundMe, comentó que su muerte fue un shock, ya que “todo el mundo pensó que era lo suficientemente joven y fuerte como para recuperarse“. Se sabe que padecía una afección médica.

“Estamos enojados porque no la incluyeron en la lista de personas vulnerables debido a su problema inmunológico”, comentó su tía a Milton Keynes Citizen. “Si hubiera recibido una invitación oficial, hubiera ido a vacunarse desde hace mucho tiempo. Pero no fue así y, como mucha gente, siguió posponiéndolo porque estaba ocupada con otras cosas. También se sentía un poco nerviosa, pero su mamá y su pareja habían acordado llevarla. Antes de que tuvieran la oportunidad, se contagió de Covid-19 y fue demasiado tarde”.

Andrew Killeen, de 34 años, empleado del sector de seguros para automóviles, había pospuesto su vacunación para donar sangre y estaba intentando reprogramarla cuando se contagió de Covid-19, según indican sus homenajes. El padre de dos niños, residente de Stockton-on-Tees, que no padecía ninguna enfermedad subyacente, falleció el 10 de agosto después de pasar tres semanas con ventilador en el hospital de North Tees.

Su viuda, Laura, de 33 años, comentó a los medios de comunicación locales: “Realmente quería vacunarse, y si hubiera sido un poco más egoísta, podría seguir vivo. Siempre donaba a la caridad y hacía cualquier cosa por los demás. Todo el mundo lo quería, por ello”.