Las ambiciones automotrices de Apple sufren un golpe debido a que el jefe de su equipo se une a Ford
Desde 2014, Apple ha estado trabajando en un plan automotriz, conocido como Proyecto Titán, pero se conocen pocos detalles sobre el mismo. Foto: Mladen Antonov/AFP/Getty Images

Apple perdió al ejecutivo a cargo de su discreto proyecto automotriz, lo que representa un nuevo golpe a las ambiciones automotrices del fabricante del iPhone.

Doug Field, vicepresidente de proyectos especiales de Apple, había trabajado en el vehículo Tesla Model 3 bajo el mando de Elon Musk. Field, que se reincorporó a Apple en 2018 después de una etapa anterior en la empresa, es el cuarto alto miembro del equipo automovilístico de la compañía que se retira del proyecto desde febrero.

Se convertirá en el jefe de tecnología avanzada y sistemas integrados de Ford con efecto inmediato, un puesto crítico ya que la industria automotriz evoluciona hacia la adopción de vehículos impulsados por electricidad y guiados por computadoras. Este año, Ford firmó un acuerdo de seis años con Google que incluye el uso del software Android en los vehículos del fabricante de automóviles de Michigan.

Es un placer unirme a Ford en su transición hacia un nuevo, complejo y fascinante periodo en la industria automotriz“, comentó Field. “Será un privilegio ayudar a Ford a ofrecer una nueva generación de experiencias basadas en el cambio hacia la electrificación, el software y las experiencias digitales, y la autonomía”.

Field también supervisará la integración de los productos de Ford con otras piezas de tecnología, como los teléfonos inteligentes o los relojes.

Apple ha estado trabajando en su propio proyecto automotriz, conocido como Proyecto Titán, desde 2014, pero han surgido pocos detalles al respecto, y se han utilizado en gran medida los nombramientos y las salidas de los ejecutivos como indicadores de su progreso. Sin embargo, en 2015 The Guardian reveló que Apple estaba trabajando en un vehículo de conducción autónoma y que buscaba lugares seguros en el área de la bahía de San Francisco para realizar pruebas.

En respuesta a la salida de Field, Apple comentó: “Estamos agradecidos por las contribuciones que Doug aportó a Apple y le deseamos lo mejor en este próximo capítulo”.

La más reciente sacudida en el proyecto automovilístico de Apple se produce en un momento en que la firma con sede en Cupertino, en California, se prepara para presentar sus últimos iPhone y Apple Watch el martes 14 de septiembre.

De acuerdo con la página web MacRumors, la línea del iPhone 13 mantendrá similitudes con su predecesor inmediato, con cuatro teléfonos de tamaños que incluyen 5.4 pulgadas, 6.1 pulgadas y 6.7 pulgadas. Dos de los teléfonos pertenecerán a la gama alta “pro”, mientras que los otros dos se encontrarán en un rango de precios más bajo y comparativamente más asequible. Se prevé que las mejoras más notables del iPhone 13 radicarán en la lente de la cámara y la capacidad de la batería.