#AppleToo: los empleados se organizan y denuncian acoso y discriminación
'Durante mucho tiempo, Apple ha evadido el escrutinio público', señalaron los empleados en una declaración pública. Foto: Mark Lennihan/AP

Un grupo de trabajadores de Apple se organiza para luchar contra lo que afirma son patrones de discriminación, racismo y sexismo dentro de la empresa y la incapacidad de la dirección para abordarlos, en una inusual muestra pública de desacuerdo dentro de la compañía notoriamente reservada.

La semana pasada, un grupo de empleados inició #AppleToo, una campaña para reunir y compartir las experiencias de desigualdad, intimidación y abuso de empleados actuales y pasados. El grupo aspira a movilizar a los empleados en un momento en el que los trabajadores de todo el sector tecnológico exigen una mayor responsabilidad por parte de sus empleadores y presionar a Apple para que atienda de forma más efectiva estas quejas.

“Durante mucho tiempo, Apple ha evadido el escrutinio público“, declararon los trabajadores en un comunicado público. “Cuando presionamos para que se asuman responsabilidades y se solucionen las persistentes injusticias que presenciamos o experimentamos en nuestro lugar de trabajo, nos enfrentamos a un patrón de aislamiento, degradación y gaslighting“, añadieron.

La iniciativa publicó el lunes cinco relatos de empleados que alegan haber sido objeto de discriminación y acoso sexual en el trabajo, acusaciones que afirman compartieron con la dirección pero que no fueron atendidas. Los relatos fueron anónimos, y no revelaron en qué departamento o ciudad trabajaban los empleados.

“Había (un) empleado, que en realidad era alguien en un alto puesto, que se mostró constantemente depredador. Con frecuencia acosó a los miembros de nuestro equipo y no se hizo nada al respecto hasta que fue imposible ignorarlo”, escribió uno de los cinco empleados.

“Hubo varios casos en los que la dirección no permitió que ciertos empleados de color se presentaran a entrevistas para puestos que realmente merecían“, añadieron.

La iniciativa surge después de que los empleados intentaron abordar las quejas con la dirección de Apple de forma interna, explican los organizadores, sin éxito alguno. Según se informa, Apple suspendió las encuestas de los empleados que pretendían recopilar datos relacionados con los salarios. A principios de esta semana, prohibió que el personal creara un canal en la plataforma de comunicación Slack para comentar la igualdad salarial, informó The Verge, alegando que el tema era contrario a las condiciones de uso de Slack, aunque permite canales dedicados a perros, gatos y juegos.

Desde su lanzamiento, dicen los organizadores, la iniciativa ha recibido cientos de historias de empleados de toda la empresa. El 75% de ellas estaban relacionadas con algún tipo de discriminación, y casi la mitad con el sexismo, las represalias y los informes del departamento de recursos humanos desestimados.

La iniciativa también provocó una gran cantidad de respuestas en las redes sociales por parte de antiguos empleados de Apple que detallaron sus experiencias de discriminación y represalias.

Cher Scarlett, ingeniera de seguridad de Apple y organizadora de #AppleToo, señaló que cientos de personas acudieron a ella en busca de apoyo. “Ya ni siquiera puedo llevar la cuenta del número de personas que compartieron sus historias conmigo. Son las vidas de las personas. Son seres humanos”, comentó Scarlett a Protocol. “¿Qué más puedes hacer cuando cientos de personas que no conoces acuden a ti con todos estos problemas diferentes?

Scarlett comentó que presentó una queja ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales alegando que la empresa detuvo su iniciativa de realizar encuestas de transparencia salarial. Señaló que un colega expuso su información por presionar a favor de la transparencia salarial, y que le dijeron que estaba “arruinando la empresa”.

La iniciativa marca una nueva fase de organización por parte de los empleados en Apple. Hasta hace poco, la empresa había evitado parte del creciente escrutinio al que se enfrentaban otras grandes empresas tecnológicas. Los empleados de Activision Blizzard, la empresa de videojuegos creadora de Call of Duty, organizaron una huelga en julio para exigir mejores condiciones de trabajo en medio de acusaciones de una cultura de “chicos de fraternidad” en la empresa y de grave acoso y discriminación contra las empleadas.

En 2018, Google se enfrentó a las protestas mundiales de sus empleados con respecto a las denuncias de acoso sexual, desigualdad de género y racismo sistémico.

Timnit Gebru, una exempleada de Apple y científica de inteligencia artificial en Google que fue despedida después de que la empresa intentó suprimir su investigación, y que criticó las medidas de diversidad de la empresa, ofreció su apoyo a quienes comparten sus historias.

El departamento de recursos humanos y los abogados de Apple emplean las tácticas de represalia más enfermizas que he visto hasta ahora“, comentó en Twitter. “(Apple), ¿hasta cuándo crees que puedes seguir haciéndole estas cosas horribles a la gente sin que se note?”

En respuesta a las denuncias de los empleados, Apple comentó: “Estamos y siempre hemos estado sumamente comprometidos con crear y mantener un lugar de trabajo positivo e inclusivo. Tomamos todas las preocupaciones con seriedad e investigamos exhaustivamente cada vez que se presenta una inquietud y, por respeto a la privacidad de cualquier persona involucrada, no discutimos cuestiones específicas de los empleados”.