El cubrebocas obligatorio podría regresar este invierno, dice el secretario de Salud de Reino Unido
Sajid Javid realiza una declaración ante los diputados. Foto: Parliament TV

El secretario de Salud declaró que probablemente el gobierno se vea obligado a implementar nuevamente el uso obligatorio de cubrebocas y a aconsejar a los ciudadanos que trabajen desde casa. Esto lo explicó cuando expuso los planes del gobierno para afrontar el Covid-19 en Inglaterra durante el otoño y el invierno.

Sajid Javid declaró ante la Cámara de los Comunes: “Cualquier gobierno responsable debe prepararse para todas las eventualidades“, cuando describió lo que llamó el “plan B” del gobierno en caso de que el virus repunte.

Admitió que, en caso de ser necesario, se podría implementar el uso de cubrebocas y pasaportes de vacunación en lugares concurridos, así como “comunicar de forma clara y urgente a la población la necesidad de tener precaución”.

Pero no mencionó medidas de confinamiento, ya que informó a los diputados sobre lo que denominó su “plan A” para controlar el virus, “sin necesidad de estrictas restricciones económicas y sociales“.

Debemos permanecer atentos“, señaló a los diputados.

En un documento publicado junto a la declaración de Javid se exponen más detalles sobre las medidas de contingencia del gobierno, incluyendo los planes de los pasaportes de vacunación.

El primer ministro anunció en julio que sería obligatorio demostrar el estado de vacunación antes de entrar a clubes nocturnos y otros lugares concurridos. Luego el gobierno desistió del plan tras la reacción de los parlamentarios conservadores, sin embargo, Javid confirmó que se mantenía en reserva.

El documento señala que los pasaportes de vacunación se aplicarán a todos los clubes nocturnos; a todos los lugares cerrados y concurridos que reúnan a 500 o más personas, como los recintos musicales; a todos los lugares al aire libre que reúnan a 4 mil o más personas, como los festivales; y a cualquier lugar que reúna a 10 mil o más personas, como los grandes eventos deportivos.

Reconoce que podría ser necesario aplicar los planes con poca antelación, y exhorta a las empresas a introducir de forma voluntaria los pasaportes de vacunación.

El documento también incluye recomendaciones para los ciudadanos sobre las medidas que deben considerar al acercarse al invierno. Se les insta a reunirse al aire libre siempre que sea posible, a mantener las ventanas abiertas cuando se reúnan en espacios interiores y a reconsiderar actividades como cantar o bailar.

“En general, el riesgo de contagiarse o transmitir Covid-19 es mayor en los espacios concurridos (donde se encuentran más personas que pueden ser contagiosas) y en los espacios cerrados (donde el aire fresco es limitado)”, señala el documento.

Algunas actividades, como cantar, bailar y hacer ejercicio, también pueden aumentar el riesgo de transmisión de Covid-19, ya que las personas realizan actividades que generan más partículas al respirar. El riesgo es mayor cuando estos factores se superponen”.

Además se sugiere a la población que “se cubra la cara en lugares concurridos y cerrados”, un consejo que siguieron muy pocos de los parlamentarios conservadores que se sentaron detrás de Javid en la concurrida Cámara de los Comunes durante su intervención.

El gobierno también se niega a descartar la imposición de un nuevo confinamiento. “Aunque el gobierno espera que, con el firme compromiso de la población y las empresas, estas medidas de contingencia deberían ser suficientes para revertir un rebrote en otoño o invierno, la naturaleza del virus implica que no es posible ofrecer garantías“, señala el plan.

“El gobierno mantiene su compromiso de tomar las medidas necesarias para evitar que el Servicio Nacional de Salud se vea desbordado, pero solo se considerarán restricciones económicas y sociales más perjudiciales como último recurso“.

Según el documento, se recurrirá al plan B “si los datos sugieren que el Servicio Nacional de Salud puede verse sometido a una presión excesiva”.

Javid señaló que el 81% de las personas mayores de 16 años han recibido las dos dosis de la vacuna Covid-19, y que se ha “debilitado significativamente” la relación entre las infecciones, la hospitalización y las muertes, por lo que las muertes de la actual ola son “misericordiosamente bajas”.

Señaló que el plan A del gobierno incluye cinco pilares: renovar los esfuerzos para maximizar la aplicación de la vacuna y ampliarla a los niños de 12 a 15 años; mantener el sistema de prueba y rastreo, incluyendo el impulso de la realización regular de pruebas asintomáticas; impulsar la financiación del Servicio Nacional de Salud y la asistencia social; alentar a la gente a modificar sus medidas de prevención, como reunirse fuera de casa; y cooperar con sus socios internacionales.

Javid también confirmó que el gobierno publicará un nuevo esquema para los viajes internacionales antes de finales de este mes.

Anteriormente, los asesores de salud del gobierno anunciaron su recomendación de administrar las dosis de refuerzo a los mayores de 50 años y a los más jóvenes con condiciones de salud subyacentes que los hacen vulnerables al virus. Javid confirmó que se seguiría dicha recomendación.

A los niños de entre 12 y 15 años también se les ofrecerá una dosis de la vacuna de Pfizer, tal y como recomendaron el director médico de Inglaterra, Chris Whitty, y sus colegas.

Javid señaló que es “muy probable” que se establezca la obligación de vacunar a los trabajadores de primera línea del Servicio Nacional de Salud.