10 formas de ser un buen amigo de aquellos que todavía están en confinamiento
'Envíales una foto a aquellas personas que no pueden reunirse y probablemente los hará sonreír'. Foto: DisobeyArt/Getty Images/iStockphoto

Ahora que se han levantado casi todas las restricciones de la pandemia en Reino Unido, muchos de nosotros disfrutamos recuperar nuestra vida social. Pero si eres una persona clínicamente vulnerable, es posible que todavía sigas viviendo con algunas reglas autoimpuestas, como evitar los lugares cerrados o las multitudes. Con más de 3.8 millones de personas en Reino Unido a las que anteriormente se les pidió que se aislaran durante el confinamiento, estadísticamente, la mayoría de nosotros tenemos algunos amigos o familiares que se encuentran en esta situación. Puede ser algo difícil de manejar. ¿Cómo puedes apoyarlos y mantener estas relaciones? Aquí hay 10 ideas.

Todo se ha quedado en silencio

Cualquiera que esté enfermo o encerrado en casa sabe que incluso los amigos cercanos suelen guardar un silencio inquietante. Es entendible. La pandemia ha sido difícil para todos y puede ser difícil saber qué decir respecto a la salud. Pero un mensaje de un amigo puede significar mucho, sobre todo cuando uno se encuentra aislado. No te preocupes por el hecho de no haberte puesto en contacto antes ni por saber qué decir. Envía hoy mismo ese emoji de “el mono se tapa los ojos”.

No asumas que regresarán a la “normalidad” (o que quieren hacerlo)

Resultaría fácil pensar que una vez que un ser querido tiene las dos dosis de la vacuna, las cosas regresarán a la normalidad para ellos. Hasta medio millón de personas en Reino Unido no estarán completamente protegidas por la vacuna debido a su condición de salud o ciertos medicamentos, mientras que ninguna vacuna ofrece una protección del 100%. Entiende que, para tus amigos de alto riesgo, la “nueva normalidad” puede significar vivir con precauciones por un tiempo, y entiende que todavía quieren hacer todas las cosas que solían hacer, incluso si no pueden hacerlas por el momento.

Vacúnate

En una pandemia, no hay mayor muestra de amor que vacunarse. La evidencia muestra que vacunarte proporcionará protección adicional a las personas clínicamente vulnerables que se encuentran a tu alrededor. Cuéntales con orgullo sobre tu estado de vacunación.

Sigue enviando invitaciones

Algunas personas que son extremadamente vulnerables al coronavirus pueden seguir en confinamiento. Puede que otros salgan pero eviten grandes aglomeraciones en espacios cerrados, o simplemente necesitan tiempo para adaptarse después de pasar más de un año en casa. Sigue invitando a tus amigos a los eventos, incluso si sabes que probablemente recibirás como respuesta un “no”, con la advertencia de que lo entiendes. Decir: “¡Sé que es posible que no puedas venir, pero solo quería que supieras que te extrañaremos!” les ayudará a sentir que no los están olvidando.

Toma precauciones

Entiende que los planes sociales que incluyen a algún amigo clínicamente vulnerable quizás necesiten ser diferentes de esos planes con tus amigos que viven con un menor riesgo. Coméntales que podrías hacerte una prueba antes de que se reúnan. Avísales si estuviste en una discoteca llena de gente la noche anterior. Utiliza cubrebocas si viajarán juntos. Si van a tomar una bebida en el jardín de un bar, ofrécete a ir al bar para que esa persona no tenga que entrar. Primero quítale su cartera.

Todos somos diferentes

No tienes que ser clínicamente vulnerable para verte profundamente afectado por la pandemia: tal vez perdiste a uno de tus padres a causa del virus o te asusta contagiarte y pasárselo a tu novia que es de alto riesgo. Si parece que a tu amigo le da ansiedad hacer las cosas que para ti no representan problema, no los juzgues ni los compares. La percepción de riesgo de una persona no es la misma que la de otra.

Hay muchas cosas que siguen pasando

Las personas clínicamente vulnerables han tenido más cosas en qué pensar durante el año pasado. Tal vez su hermano con artritis reumatoide siente dolor intenso porque no ha podido ir a nadar durante un año. Tal vez a tu colega que tiene asma le preocupa regresar a la oficina cuando termine su permiso el próximo mes. Enviarles un mensaje rápido para preguntarles cómo están puede significar mucho, y les ayudaría a platicar si es necesario.

Involúcralos

Ver a tus amigos divertirse sin ti en Instagram puede desencadenar una punzada de miedo a perderte algo, pero enviarles a aquellas personas que no pueden unirse una foto de forma directa probablemente los hará sonreír. Cuando algunos amigos salieron de noche recientemente, me enviaron una foto mientras estuvieron ahí. No me había dado cuenta de lo mucho que extrañaba sus caras de “¡He estado bebiendo!”. Intenta algo parecido la próxima vez que salgas. Podría ayudar a que tu compañero que está en aislamiento se sienta conectado con el mundo exterior, así como involucrado en tu vida.

Elige tu audiencia

La vida continúa y tus amigos de alto riesgo querrán seguir escuchando todo sobre la tuya. Pero sé considerado. Si quieres estresarte por lo difícil que es empacar para tus vacaciones, no te desahogues con un amigo que no ha salido de su casa desde hace un año. Si utilizan conversaciones grupales para organizar una reunión social en las que se encuentra un amigo que no puede participar, considera que tu amigo todavía las está leyendo, así que menciona que estarán pensando en ellos.

Si tienes dudas, pregunta

Nadie conoce a tu ser querido mejor que tú mismo. Es posible que tu amigo de alto riesgo siga en aislamiento, o que esté gritando “¡LIBERTAD!” mientras vuelve a iniciar sesión en Tinder. Si tienes dudas, pregunta. Por lo menos, sabrán que te importa. Eso en sí mismo significa mucho.