Cuatro de cada 10 jóvenes temen tener hijos debido a la crisis climática
Manifestación del Movimiento Sunrise en Washington DC el pasado mes de junio, en la que se pidió una mayor respuesta por parte de la administración de Biden respecto a la crisis climática. Foto: Allison Bailey/Rex/Shutterstock

Por la crisis climática, cuatro de cada 10 jóvenes de todo el mundo temen tener hijos y consideran que los gobiernos están trabajando muy poco para prevenir la catástrofe climática, revela una encuesta que se realizó en 10 países.

Casi seis de cada 10 jóvenes, de entre 16 y 25 años, están muy o extremadamente preocupados por el cambio climático, de acuerdo con el mayor estudio científico realizado hasta ahora sobre la ansiedad climática y los jóvenes. Un número similar manifestó que los gobiernos no los protegen ni a ellos, ni al planeta, ni a las generaciones futuras, y que se sentían traicionados por las generaciones mayores y los gobiernos.

Tres cuartas partes estuvieron de acuerdo con la afirmación “el futuro es aterrador“, y más de la mitad consideraron que tendrían menos oportunidades que sus padres. Casi la mitad declaró que se sentía angustiado o ansioso por la situación climática de tal manera que afectaba a su vida cotidiana y sus actividades.

La encuesta, que contó con la participación de aproximadamente 10 mil jóvenes, se realizó en Australia, Brasil, Finlandia, Francia, India, Nigeria, Filipinas, Portugal, Reino Unido y Estados Unidos. La organización Avaaz financió la encuesta.

Los jóvenes activistas del medio ambiente señalaron que el sentimiento de ansiedad por el clima se ha generalizado entre los jóvenes. Mitzi Tan, de 23 años, de Filipinas, comentó: “Crecí con el miedo de ahogarme en mi propia habitación. La sociedad me dice que esta ansiedad es un miedo irracional que se debe superar, un miedo que la meditación y los mecanismos de afrontamiento saludables ‘arreglarán’“. En su raíz, nuestra ansiedad climática proviene de este profundo sentimiento de traición por la falta de acción de los gobiernos. Para abordar de verdad nuestra creciente ansiedad climática, necesitamos justicia”.

En la actualidad es habitual que a los jóvenes les preocupe tener hijos, señala Luisa Neubauer, activista climática de 25 años, coorganizadora de un movimiento de paro escolar en Alemania y que ayudó a conseguir la victoria judicial que obligó al gobierno alemán a reevaluar sus políticas climáticas.

Comentó: “Conozco a muchas chicas jóvenes que me preguntan si todavía está bien tener hijos. Es una pregunta sencilla, pero que revela mucho sobre la realidad climática en la que vivimos. Los jóvenes nos dimos cuenta de que limitarnos a preocuparnos por la crisis climática no la detendrá. Por eso transformamos nuestra ansiedad individual en acción colectiva. Y ahora, estamos luchando en todas partes: en las calles, en los tribunales, dentro y fuera de las instituciones de todo el mundo. Sin embargo, los gobiernos nos siguen fallando, ya que las emisiones están aumentando a niveles récord. La respuesta adecuada a este estudio sería que los gobiernos comenzaran a actuar de la forma que prometieron”.

A principios de este mes, Unicef descubrió que los niños y los jóvenes de todo el mundo sufren la peor parte de la crisis climática, con mil millones de niños en “riesgo extremo” de sufrir los efectos del colapso climático.

El estudio, titulado Young People’s Voices on Climate Anxiety, Government Betrayal and Moral Injury: A Global Phenomenon, se hizo público en forma de prepublicación, mientras se encuentra en proceso de revisión por pares, por la revista científica Lancet Planetary Health. Siete instituciones académicas de Reino Unido, Europa y Estados Unidos, entre ellas la Universidad de Bath, la Universidad de East Anglia y el Oxford Health de la Fundación del Servicio Nacional de Salud estuvieron a cargo de realizar y analizar la encuesta.

La encuesta se suma a otras anteriores, que también revelaron altos niveles de ansiedad respecto a la crisis climática en todo el mundo, incluido el miedo a tener hijos.

Caroline Hickman, de la Universidad de Bath, de Climate Psychology Alliance y coautora del estudio, señaló: “Este estudio describe un cuadro espantoso de ansiedad climática generalizada en nuestros niños y jóvenes. Sugiere por primera vez que los altos niveles de angustia psicológica en los jóvenes están relacionados con la falta de actuación de los gobiernos. La ansiedad de nuestros hijos es una reacción completamente racional ante las respuestas inadecuadas al cambio climático que observan por parte de los gobiernos. ¿Qué más necesitan saber los gobiernos para emprender acciones?”.

François Hollande, que fue presidente de Francia cuando se forjó el acuerdo de París en 2015, instó a los gobiernos que se reunirán en noviembre en Glasgow para la cumbre del clima de la ONU COP26 a prestar atención. “Seis años después del acuerdo de París, debemos abrir los ojos a la violencia del cambio climático, a su impacto en nuestro planeta, pero también a la salud mental de nuestros jóvenes, como muestra este alarmante estudio. Debemos actuar con urgencia y hacer todo lo posible para brindarles un futuro a las generaciones más jóvenes“, señaló.