Facebook y Google publican anuncios sobre ‘reversión de la pastilla abortiva’
Los anuncios promueven el uso teórico no comprobado de altas dosis de la hormona progesterona para "revertir" los efectos del consumo de mifepristona. Foto: Phil Walter/Getty Images

Facebook ha publicado anuncios de “reversión del aborto” 18.4 millones de veces desde enero de 2020, de acuerdo con un informe del Centro para Contrarrestar el Odio Digital (CCDH, en inglés). En estas publicaciones se promueve un procedimiento “no comprobado, no ético” y “peligroso”.

Mientras que Google presenta los anuncios en más de cuatro quintas partes de las búsquedas relacionadas con el aborto en varias ciudades de Estados Unidos, dirigidos hacia términos de búsqueda como “embarazo no deseado” y “pastilla abortiva“.

Los anuncios promueven un uso teórico no probado de altas dosis de la hormona progesterona para “revertir” los efectos del consumo de mifepristona, el primero de un par de medicamentos que se utilizan en un aborto con medicamentos.

Sin embargo, según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, existe una “falta de pruebas médicas que demuestren la seguridad y la eficacia del tratamiento“, y puede provocar una peligrosa hemorragia.

A pesar de ello, ocho estados de Estados Unidos exigen que las personas que solicitan un aborto reciban información en la que se indique la posibilidad de revertirlo. Estas leyes, señalan los autores del estudio, “alientan esencialmente a las mujeres a participar en un experimento de investigación no supervisado”.

Imran Ahmed, director ejecutivo de CCDH, comentó: “Es repugnante que los grupos que pretenden socavar los derechos sexuales y reproductivos fundamentales puedan difundir información errónea dirigida a mujeres y niñas vulnerables. Y lo que resulta peor: Facebook y Google obtienen ganancias de esta propaganda“.

“Los expertos consideraron en el pasado que los anuncios de las llamadas ‘reversiones de la pastilla abortiva‘ constituían desinformación médica potencialmente letal y poco ética. Por eso no se ven en la televisión ni en los periódicos o sitios de prestigio”.

“Facebook y Google deben suspender estos anuncios, prohibir a los grupos y usuarios que participaron en su elaboración y donar el dinero manchado que recibieron a grupos que protegen los derechos sexuales y reproductivos fundamentales”.

En Facebook, los propios análisis de la plataforma indican que hasta 1.5 millones de usuarios en Reino Unido y 3 millones en Irlanda pudieron haber sido blancos de anuncios que promovían el proceso, financiados por los grupos antiaborto SPUC en Reino Unido y Life Institute en Irlanda.

Las políticas de ambas empresas están obligadas a prohibir los anuncios. Google cuenta con normas que prohíben a los anunciantes promover “información engañosa sobre los productos” y “productos no aprobados por el gobierno que se comercializan de una forma que implica que son seguros o efectivos”, mientras que las de Facebook prohíben que los anuncios estén dirigidos a menores de 13 a 17 años, a pesar de que mostró a al menos 3 mil menores de edad en 18 estados de Estados Unidos un conjunto de anuncios del grupo estadounidense Live Action que estaba dirigido a mujeres menores de 44 años.

Un vocero de Facebook comentó: “Eliminamos muchos de los anuncios identificados en el informe, la mayoría de los cuales se encontraban inactivos y tenían meses o años de antigüedad, por infringir nuestras políticas sobre la oferta de productos y servicios para adultos”.

Google fue contactado para que hablara al respecto.