La libertad en internet disminuye en Estados Unidos y en el mundo, revela un estudio
Un estudio de Freedom House reveló que la libertad en internet disminuyó por quinto año consecutivo en Estados Unidos. Foto: Alastair Pike/AFP/Getty Images

La libertad en internet sigue disminuyendo en todo el mundo, de acuerdo con un nuevo estudio, ya que los gobiernos reprimen cada vez más la libertad de expresión de los usuarios y el aumento de la desinformación.

El estudio de Freedom House, un grupo que defiende la democracia con sede en Washington DC, reveló que la libertad en internet disminuyó por quinto año consecutivo en Estados Unidos y por undécimo año a nivel internacional, por dos razones distintas.

En el ámbito nacional, la falta de regulación del sector tecnológico permitió que las empresas crecieran de forma desmesurada y que la desinformación prosperara en la red. En el extranjero, los gobiernos autoritarios aprovechan su estricto control de internet para reprimir la libertad de expresión.

Freedom House mencionó una creciente falta de diversidad entre las fuentes de información en internet en Estados Unidos, lo cual permitió el aumento de las conspiraciones y la desinformación, un problema que se evidenció gravemente durante las elecciones de 2020 y la insurrección de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos.

La difusión de contenidos falsos y conspirativos sobre las elecciones de noviembre de 2020 sacudió los cimientos del sistema político estadounidense“, señala el estudio.

El estudio anual, que se publica desde 1973, emplea un índice estándar para medir la libertad en internet por país en una escala de 100 puntos. Formula preguntas sobre la infraestructura del internet, el control gubernamental y los impedimentos al acceso, así como la regulación de los contenidos. La puntuación de los países se basa en una escala de 100 puntos, y los números más altos se consideran más “libres”.

El estudio califica las medidas adoptadas por Joe Biden desde su elección como “prometedoras” para la libertad en internet, y señala como beneficiosa la revocación de la orden de la administración de Trump de detener las transacciones entre particulares estadounidenses y empresas chinas de redes sociales.

Mientras tanto, la libertad en internet en el mundo disminuyó por undécimo año consecutivo, con un mayor número de gobiernos que detienen a los usuarios por su discurso político, social o religioso no violento. Funcionarios de al menos 20 países suspendieron el acceso a internet y 20 regímenes bloquearon el acceso a las plataformas de redes sociales, indicó el informe.

En Myanmar, Bielorrusia y Uganda se produjeron los mayores descensos. En Uganda, la libertad en internet cayó siete puntos después de que las cuentas de las redes sociales progubernamentales invadieron el entorno virtual con información manipulada antes de las elecciones de enero de 2021. En agosto de 2020, en Bielorrusia, las fuerzas gubernamentales reprimieron los disturbios electorales mediante la restricción del acceso a internet y la vigilancia de los activistas en línea.

El estudio calificó al gobierno chino como “el peor abusador de la libertad en internet del mundo”, mencionando la nueva legislación que criminaliza ciertas opiniones en línea y las severas penas de prisión impuestas a activistas por su disidencia en la red, incluyendo una sentencia de 18 años contra un activista por distribuir un documento en el que se criticó la gestión gubernamental de la pandemia de Covid-19.

Este año, las autoridades de India presionaron a Twitter para que eliminara los comentarios relacionados con las protestas y las críticas, y para que no señalara los contenidos manipulados compartidos por el partido gobernante. Las autoridades de Nigeria bloquearon el acceso a Twitter después de que la plataforma eliminó las publicaciones incendiarias del presidente del país. El presidente de Turquía, Recep Erdogan, acusó repetidamente a las empresas de tecnología de “fascismo digital” por negarse a cumplir con las disposiciones de la nueva ley de redes sociales del país.

Además, el estudio mostró que los gobiernos discrepan con las empresas tecnológicas respecto a los derechos de los usuarios, y que en el último año las autoridades de al menos 42 países establecieron nuevas normas para las plataformas en materia de contenidos, datos y competencia.

Concretamente, en India, las autoridades presionaron a Twitter para que eliminara las publicaciones críticas hacia el partido gobernante. Las autoridades de Nigeria bloquearon el acceso a Twitter después de que la plataforma eliminó las publicaciones polémicas del presidente del país. El presidente de Turquía, Recep Erdoğan, acusó en repetidas ocasiones a las empresas tecnológicas de “fascismo digital” por su negativa a cumplir las disposiciones de la nueva ley de redes sociales del país.

A pesar de estos problemas, el estudio señaló que la legislación para combatir los abusos de las empresas tecnológicas es limitada. El estudio reveló que, aunque 48 países han emprendido acciones normativas en el último año, pocas de esas leyes tienen el potencial de lograr un cambio significativo.

“En las batallas de alto riesgo entre los gobiernos y las empresas tecnológicas, los derechos humanos son las principales víctimas”, comentó Allie Funk, analista principal de investigación que coescribió el informe, en una conferencia de prensa el lunes.