Cómo cuidar tu salud mental durante la universidad
Encontrar tiempo para hacer ejercicio es una parte integral de establecer un horario equilibrado como estudiante. Foto: Ika84/Getty Images

Los momentos de transición en la vida, como ir a la universidad, pueden ser emocionantes, pero también pueden provocar sentimientos de estrés, ansiedad y nerviosismo. Realizar un gran cambio de vida durante una pandemia es un reto mayor

No hay nada de qué avergonzarse si te sientes un poco inquieto frente a esta perspectiva. Nos pasa hasta a los más seguros de nosotros y a los más preparados. Alex George, embajador de la salud mental de los jóvenes ante el gobierno y autor de Live Well Every Day, recuerda que se sintió inseguro durante un mes cuando comenzó un nuevo trabajo en Londres. “Era el trabajo de mis sueños, estaba muy ilusionado, pero me sentía muy nervioso“, cuenta.

Ir a la universidad no es diferente. “Son muchas cosas: enfrentarse a una pandemia, ir a la universidad y lidiar con un enorme incremento del aprendizaje”, explica Claire Goodwin-Fee, orientadora y psicoterapeuta. “Recuerda que (eres) bastante increíble por haber llegado hasta aquí“.

¿Cómo recomiendan los expertos que cuides tu salud mental cuando empiezas la universidad?

Desmitifica tu ansiedad

Es normal que sientas cierta ansiedad ante el hecho de conocer gente nueva o adentrarte a situaciones desconocidas, sobre todo después de haber pasado un tiempo confinado debido a las restricciones de Covid-19.

Pero intenta concentrarte en lo que puedes controlar, en lugar de lo que no puedes. “En la vida solo puedes controlar lo que está en tu esfera de influencia”, señala George. Por ejemplo, puedes controlar tu horario y tu comportamiento. Por eso, puede ser una buena idea reflexionar sobre lo que aumenta tu bienestar y lo que te lo quita.

Goodwin-Fee comenta que también te ayudará a desmitificar lo que te ocurre físicamente cuando te sientes ansioso. “Investiga sobre tu sistema nervioso”, comenta. “Así que cuando tu corazón lata con fuerza, simplemente sabrás que es tu adrenalina, es una hormona que se precipita por tu cuerpo”. Puedes restablecer tu sistema nervioso mediante varias técnicas: Goodwin-Fee recomienda la técnica de respiración 4-7-8.

Gánate a la gente con una taza de té

Relacionarse con la gente es bueno para nuestra salud mental y una de las partes más emocionantes de ir a la universidad es la posibilidad de hacer nuevos amigos. Pero también puede ser abrumador, especialmente durante la pandemia.

George recomienda ganarse a la gente con una buena taza de té a la antigua. “Lo primero que hice cuando llegué a mis pasillos y estaba muy nervioso, fue invitarle a la gente una taza de té”, cuenta. “No te imaginas el poder que tiene invitarle a la gente una taza de té. Te pones a platicar y te das cuenta de que todos están en el mismo barco y todos se sienten igual de nerviosos”.

También es una buena idea intentar cosas nuevas, ya sea bailar salsa o poesía hablada, independientemente de qué tan nervioso te haga sentir. “Incluso si no eres muy bueno en ello, te sentirás bien al intentarlo”, comenta Dominique Thompson, médico especializado en la salud mental de los jóvenes. “Se trata de subir tu autoestima. Para nosotros resulta muy importante probar cosas nuevas“.

Crea un horario equilibrado

Es probable que en la universidad te encargues de tu propio horario. Un horario saludable implica rutinas regulares, como levantarse a la misma hora todos los días, hacer tiempo para hacer ejercicio, cocinar comidas caseras cada semana y dormir ocho horas.

Pero durante la universidad es fácil pasarse todo el día realizando actividades, estar de fiesta hasta la madrugada o trabajar muy duro. Toby Chelms, jefe de apoyo y bienestar estudiantil en Leeds Trinity University, dice que se trata de lograr un equilibrio entre lo que necesitas hacer y lo que disfrutas. “Muchas personas eligen una opción sobre la otra”, comenta. “Pero el equilibrio te hará sentir más satisfecho”.

Independientemente de cómo elijas pasar tu día, George recomienda que programes un tiempo para tu cuidado personal. A él le ha resultado particularmente útil desconectarse con una “rutina de descanso” en la noche. “Me encanta quedarme en el baño, con algo de música y relajarme“, detalla.

Es probable que a los nuevos estudiantes les pidan estudiar más en línea o practicar un aprendizaje autodirigido. Si así es, programa descansos. “La parte frontal de tu cerebro en realidad solo está activa durante 45-90 minutos máximo, así que después de ese tiempo toma un descanso, camina y estira tu cuerpo”, aconseja Goodwin-Fee.

Desafía a tu crítico interno

Todos podemos ser nuestros peores enemigos: muchos de nosotros no nos atreveríamos a hablar con nuestros amigos de la misma forma en que nos hablamos a nosotros mismos. “Solemos tener un crítico interno en nuestra cabeza”, señala Goodwin-Fee. “Pero no siempre le creas a tus pensamientos. La voz que te dice que no eres lo suficientemente bueno, o que a nadie le agradas, simplemente no es cierto“.

Nuestro crítico interno puede ser un perfeccionista o acumular presión sobre nosotros. Tu experiencia en la escuela o durante los dos últimos años del bachillerato probablemente se vio interrumpida por la pandemia, y tu crítico interno podría hacer que te sientas mal si percibes alguna diferencia en el nivel de aprendizaje. “Puedes temer que te estás perdiendo algo, pero no sabes qué es”, explica Thompson. “El gran mensaje aquí es que muchas personas se encuentran en el mismo barco y las universidades y el personal académico se están preparando para reducir esa diferencia”.

Accede a los servicios de ayuda

Antes de tu llegada, puedes contactar a tu universidad para averiguar qué apoyos están disponibles. De esa manera, ya lo sabrás cuando los necesites. También es una buena idea que te registres con el médico de cabecera tan pronto como llegues para que no tengas que pasar por todo el proceso de registro cuando surja algún problema.

Todas las universidades deben contar con un equipo destinado al apoyo y bienestar estudiantil y muchas te animan a acercarse a ellos cuando lo desees, ya sea que te sientas nostálgico, solo o tengas dificultades con tu salud mental. Jacqueline Mayer, jefa de servicios estudiantiles en la Universidad de Lincoln, recomienda: “Contáctanos antes de que llegue a un punto en el que te cause mucho estrés o ansiedad.