Cómo los ‘descansos por agotamiento’ ayudan al personal a recuperarse de la pandemia
Descansar de un entorno estresante puede producir resultados inmediatos. Foto: JGI/Tom Grill/Getty/Tetra RF

La semana pasada, el personal de la sede central de Nike en Oregon tomó un largo suspiro de alivio, después de enterarse de que tendrían una semana libre para desestresarse y recuperarse de las presiones derivadas de la pandemia de Covid-19.

En un mensaje abierto al personal publicado en LinkedIn, el gerente superior de ciencia de marketing global de Nike, Matt Marrazzo, comunicó al personal: “En un año (o dos) como ningún otro, darse tiempo para descansar y recuperarse es clave para rendir bien y mantenerse cuerdo“.

Es una ventaja con la que muchos que aún se recuperan del trauma de 2020 solo pueden soñar, pero, de acuerdo con expertos en gestión y sociólogos, las empresas cada vez están más conscientes de que el agotamiento relacionado con la pandemia es una bomba de tiempo.

LinkedIn les dio a sus empleados una semana libre con goce de sueldo en abril; la aplicación de citas Bumble hizo lo mismo en junio. CitiGroup informó en marzo que tendría “viernes libres de Zoom”, mientras que PwC y Deloitte indicaron que su personal podía decidir cuándo, dónde y cómo trabajar. El agradecimiento del personal es evidente: esta semana, un empleado de Shopify, al que le dieron los viernes libres durante el verano para recuperarse, creó un video musical en el que agradece que le hayan dado el “viernes a mi manera”. Otros están estudiando la posibilidad de una semana de cuatro días: el gobierno escocés ya se comprometió a realizar una prueba piloto.

¿Cuál es la magnitud del problema del agotamiento? Realmente grande, señala Dane Krambergar, jefe de servicios al cliente para el bienestar en los centros de trabajo en Mind. Una encuesta realizada por la organización benéfica de salud mental que incluyó a 40 mil trabajadores de 114 organizaciones, descubrió que el bienestar del 41% de los empleados empeoró durante la pandemia, mientras que aproximadamente la mitad de los encuestados indicó que su vida laboral interfirió en su vida familiar. “Existen estadísticas bastante duras que sugieren que el agotamiento es un riesgo muy real para muchos empleados en Reino Unido”.

De acuerdo con la psicoterapeuta Hilda Burke, los síntomas del agotamiento incluyen el cansancio extremo, el insomnio, las dudas sobre uno mismo y el desánimo extremo, con frecuencia causados por el exceso de trabajo y el estrés durante un periodo prolongado.

Esta es la situación a la que se han enfrentado muchos empleados en los últimos 18 meses, señala Ann Francke, directora general de CMI. “Esta ha sido una pandemia maratónica”, comenta. “Todos estamos al límite y tenemos que adaptarnos constantemente; eso requiere mucha energía mental“.

De acuerdo con una investigación del Chartered Institute of Management, el 44% de los directivos manifestaron que su salud mental se vio afectada, mientras que el 56% opinó que el personal se vio perjudicado.

No es un acto completamente desinteresado

Ayudar a los empleados a recuperarse del trauma causado por la pandemia no solo es lo correcto, sino que tiene mucho sentido desde el punto de vista empresarial, señala la Dra. Heejung Chung, experta en nuevas formas de trabajo y profesora de sociología en la Universidad de Kent.

Tener empleados muy estresados no favorece la productividad y el rendimiento de los mismos. También afecta a todo el equipo, ya que la mayoría de los empleados trabajan de forma colaborativa”, explica.

En enero, una investigación de Deloitte reveló que la mala salud mental le cuesta a los empleadores de Reino Unido hasta 45 mil millones de libras al año, y descubrió que por cada libra que los empleadores invertían en medidas de salud mental recuperaban 5 libras en forma de reducción de ausencias, presentismo laboral y rotación de personal. De acuerdo con el Health and Safety Executive, el estrés, la depresión y la ansiedad representaron el 51% de todas las enfermedades relacionadas con el trabajo y el 55% de todos los días libres por enfermedad en 2019-20.

Ofrecer al personal descansos, reconocer que han superado sus funciones y agradecerles de una forma más valiosa que el dinero es una buena forma de reforzar la lealtad, comenta el profesor Cary Cooper, presidente del Chartered Institute of Personnel and Development.

“Todas las empresas necesitan y desean retener a los millennials“, señala. “Tienen mucho talento, pero también buscan una vida laboral de calidad. Se les llama generación copo de nieve, pero no lo son: simplemente no van a tolerar las prácticas laborales que tenían sus padres“.

¿Funcionará? ¿Qué más pueden hacer los empleadores?

Descansar de un entorno estresante puede producir resultados inmediatos, pero los empleadores deben procurar abordar los problemas de salud mental antes de que se conviertan en crisis, comenta Krambergar. “Necesitamos más medidas preventivas, en lugar de centrarnos en dar tiempo libre como única solución“.

Ofrecer flexibilidad laboral, dar a los trabajadores el control sobre su horario y confiar en ellos, mejorará su bienestar, señala Francke, junto con medidas sencillas, como el agradecimiento.

Los pequeños gestos de agradecimiento y reconocimiento valen su peso en oro“, comenta. “Motivan a las personas, son gratuitos y cualquiera puede hacerlos al momento”.

La cruda realidad es que la mayoría de las empresas no conceden tiempo libre al personal saturado de trabajo, pero Francke señala que cada vez más empresas intentarán incrementar su oferta de servicios de bienestar.

“He hablado con muchos directivos y todos perciben la importancia de proteger la salud mental del personal”, explica. “Creo que la pandemia nos ha impactado para que nos demos cuenta del valor de nuestra salud mental; en realidad, esto podría ser un rayo de esperanza.