El FMI advierte sobre los riesgos mundiales del auge de las criptomonedas no reguladas
El FMI indica que el valor de mercado de los criptoactivos se ha multiplicado por 10 hasta superar los 2 billones de dólares. Foto: Jakub Porzycki/NurPhoto/REX/Shutterstock

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que se necesita una regulación más estricta para evitar que el rápido crecimiento de las criptomonedas provoque inestabilidad financiera, estafa a los consumidores y financiamiento del terrorismo.

El FMI, con sede en Washington, señaló que la multiplicación por 10 del valor de mercado de los criptoactivos, monedas digitales o virtuales, hasta superar los 2 billones de dólares desde principios de 2020 requiere una supervisión más activa y colaborativa por parte de los gobiernos.

En un capítulo de su próximo Informe sobre la estabilidad financiera mundial, el FMI indicó que muchas de las nuevas criptomonedas carecen de prácticas sólidas de gestión y riesgo.

Dimitris Drakopoulos, Fabio Natalucci y Evan Papageorgiou, autores del capítulo, comentaron en un blog que los intercambios de criptomonedas se han enfrentado a importantes interrupciones durante los periodos de turbulencia del mercado. “También existen varios casos destacados de robos de fondos de clientes relacionados con la piratería cibernética. Hasta ahora, estos incidentes no han tenido un impacto significativo en la estabilidad financiera. Sin embargo, a medida que los criptoactivos se generalizan, su importancia en términos de implicaciones potenciales para la economía en general está destinada a aumentar“, señalaron.

El blog destacó los riesgos sustanciales para los consumidores derivados de una divulgación y supervisión inadecuadas, puesto que algunas monedas fueron “probablemente creadas únicamente con fines especulativos o incluso con fines directamente fraudulentos. El (seudo) anonimato de los criptoactivos también crea lagunas de datos para los reguladores y pueden crear posibilidades no deseadas de lavado de dinero, así como de financiación del terrorismo”.

El FMI también destacó los problemas potenciales con el aumento cuádruple de la oferta de stablecoins, criptomonedas que tienen como objetivo fijar su valor, por lo general frente al dólar estadounidense, a 120 mil millones de dólares durante 2021.

En el blog se indicó: “Debido a la composición de sus reservas, algunas stablecoins podrían ser objeto de movimientos de retirada de fondos, con los consiguientes efectos en el sistema financiero. Los movimientos podrían estar motivados por la preocupación de los inversores respecto a la calidad de sus reservas o a la rapidez con la que estas pueden ser liquidadas para cumplir con los posibles reembolsos”.

El mes pasado, China declaró ilegales las transacciones con criptomonedas, pero el FMI comentó que los países emergentes y en desarrollo parecían estar liderando su uso. Añadió que esto podría perjudicar la capacidad de los bancos centrales para aplicar eficazmente la política monetaria y potencialmente crear riesgos relacionados con la estabilidad financiera.

“Como primer paso, los reguladores y supervisores deben ser capaces de vigilar la rápida evolución del ecosistema de las criptomonedas y los riesgos que crean al resolver rápidamente las lagunas de datos. La naturaleza global de los criptoactivos significa que los legisladores deben mejorar la coordinación internacional para minimizar los riesgos de arbitraje regulatorio y garantizar una supervisión y aplicación de la ley eficaces”, señaló el FMI.