El regreso de Adele: la industria califica su nuevo álbum como un ‘gran acontecimiento mundial’
Adele en el número de noviembre de Vogue. Foto: British Vogue: Steven Meisel/Vogue

Ha surgido cierta prisa por definir los meses que quedan de 2021. Será un invierno de descontento, de interrupciones en la cadena de suministro y de posibles cortes de luz; el regreso después del confinamiento a vestirse y salir.

También será, sin duda, la temporada de Adele.

Esta semana, la artista que más discos ha vendido en el siglo XXI anunció su regreso, seis años después de su último disco. El 15 de octubre saldrá a la venta su nuevo sencillo, Easy on Me. Su cuarto álbum, 30, se rumora para mediados de noviembre.

Anunció su nueva etapa con dos portadas simultáneas en Vogue, algo sin precedentes, con diferentes entrevistas y sesiones fotográficas para las ediciones estadounidense y británica de la revista.

Adele en las portadas de American Vogue y British Vogue. Foto compuesta: British Vogue: Steven Meisel/American Vogue: Alasdair Mclellan/CNP

Habló con franqueza sobre su divorcio del director ejecutivo de una organización benéfica, Simon Konecki, con quien tiene un hijo de nueve años. Ella fue quien se marchó, dijo a British Vogue. “No quería terminar como muchas otras personas que conocía. No era miserable miserable, pero lo habría sido si no me hubiera puesto en primer lugar“. Habló de la angustia que la separación le causó a su hijo, Angelo, y escribió su nuevo disco en parte para ayudarlo a entender la situación de sus padres.

También habló sobre la profunda ansiedad que provocó su tan comentada pérdida de peso. “Al hacer ejercicio, simplemente me sentía mejor”, dijo. “Nunca se trató de perder peso, siempre se trató de volverme fuerte y darme el mayor tiempo posible cada día sin mi teléfono“.

Adele, fotografiada para American Vogue noviembre 2021 Foto: American Vogue: Alasdair Mclellan/CNP

La cantante comentó que le molestó la discusión en torno a su cambio de apariencia física, en especial la insinuación de que se trataba de un “cuerpo de venganza” post-divorcio. “A la gente le encanta representar a una mujer divorciada como si estuviera fuera de control, como si dijera: ‘Oh, debe estar loca. Debe haber decidido que quiere ser una puta’. Porque, ¿qué es una mujer sin esposo? Es una tontería”.

Comentó a US Vogue: “Entiendo por qué es una conmoción. Entiendo por qué algunas mujeres, particularmente, se sintieron heridas. Visualmente representé a muchas mujeres. Pero sigo siendo la misma persona“.

El locutor de la BBC Radio 1, Charlie Hedges, dijo que era poco probable que la transformación de Adele afectara la forma en que sus fanáticos se identificaban con ella. “Lo que importa es quién es Adele por dentro. Los fanáticos de Adele la apoyan en cada paso del camino queriendo que sea la increíble artista que todos sabemos que es y que siempre ha sido”.

A pesar de la revelación sin filtros de estas entrevistas, el regreso de Adele es una noticia mundial porque lanza música y aparece en público con muy poca frecuencia, dice la coorganizadora de Glastonbury, Emily Eavis, que invitó a Adele a ser titular en 2016.

“Trabaja bajo sus propios términos y saca discos cuando siente que es bueno para ella, en lugar de seguir la rutina habitual de lanzamientos”, comentó Eavis. “Así que siempre se siente como un gran acontecimiento mundial cuando saca música. Y siempre ha sido genial”.

Su atractivo, dijo Eavis, es su autenticidad. “Adele tiene una voz increíble y escribe canciones fantásticas, pero su personalidad también es lo que hace que sus espectáculos sean tan especiales. Es capaz de convertir un estadio en algo increíblemente íntimo y emotivo y después tener a 100 mil personas en estado de euforia. Hay muy pocos artistas que pueden hacer eso. Es muy honesta y muestra a todo el mundo su verdadero yo; no existe ninguna máscara, lo cual es único y raro“.

Los fanáticos atrapados en esa faceta de Adele encontrarán mucho que amar en 30, a juzgar por las descripciones del disco en Vogue. Adele comentó que su letra es más sutil en comparación con sus discos anteriores: se trata menos de ajustar cuentas que de “autodestrucción, y después de reflexión y auto-redención”.

Dijo que no lo consideraba como un disco de divorcio: “Se trató más bien de un divorcio de mí misma“.

Conocida por sus imponentes baladas, incluido su tema para James Bond en 2012, Skyfall, Adele adoptó nuevos sonidos en 30: los redactores que asistieron a un adelanto hicieron referencias a Marvin Gaye, al chillout balear y al gospel. Además de sus colaboradores anteriores, Max Martin, Greg Kurstin y Tobias Jesso Jr, trabajó por primera vez con Inflo, cuyos discos como Sault han sido aclamados por la crítica en los últimos años.

Cualquiera que sea el sonido de 30, será un éxito rotundo en un cuarto trimestre ya repleto de pop. En los próximos meses se lanzarán nuevos discos de Ed Sheeran y Coldplay, el último en el plan de Taylor Swift de regrabar y reclamar la propiedad de sus seis primeros discos, y el primer disco de Abba en 40 años.

Martin Talbot, director ejecutivo de Official Charts Company, comentó que era “realmente difícil recordar” cualquier periodo anterior de venta tan concurrido. A pesar de la dura competencia, predijo que Adele terminaría por delante. “Es difícil ver más allá de ella, entre otras cosas por la gran amplitud del mercado al que atrae, desde los adolescentes hasta los jubilados”.

Las ventas de discos han continuado floreciendo durante la pandemia, señaló Talbot, y los minoristas independientes informaron un sólido negocio a medida que cambiaban a la entrega a domicilio. “Pero el streaming también se ha disparado y representa una parte mayor del mercado”.
Esto beneficiaría a Sheeran, un nativo del streaming, dijo; mientras que Adele no publicó su último disco, 25, en los servicios de streaming hasta seis meses después de su lanzamiento. Sus planes para 30 siguen siendo un secreto.

“Creo que en realidad soy una de las artistas más punk que hay“, dijo a British Vogue. “Mi música, desde luego que no. Pero mi forma de moverme es muy punk”.