Pandilla haitiana exige un rescate de 17 millones de dólares por los misioneros y niños secuestrados
Una barricada de llantas arde en Puerto Príncipe mientras los haitianos organizan una huelga nacional para protestar contra la creciente ola de secuestros y violencia. Foto: Ralph Tedy Erol/Reuters

Una pandilla haitiana que secuestró a un grupo de misioneros estadounidenses y canadienses exigió un rescate de 17 millones de dólares para su liberación, según el ministro de Justicia del país.

Liszt Quitel comentó al Wall Street Journal que el FBI y la policía haitiana mantenían contacto con los secuestradores de la banda 400 Mawozo, que retienen a los misioneros desde el fin de semana en las afueras de la capital, Puerto Príncipe.

Entre los 16 estadounidenses y un canadiense se encuentran seis mujeres y cinco niños: un bebé de ocho meses y otras personas de tres, seis, 14 y 15 años, precisó Quitel al Wall Street Journal.

Se trata del mayor secuestro de este tipo registrado en los últimos años, ya que las pandillas haitianas son cada vez más descaradas y los secuestros aumentan mientras el país intenta recuperarse del asesinato del presidente Jovenel Moïse el 7 de julio y del terremoto de magnitud 7.2 que sacudió el sur de Haití el 14 de agosto y mató a más de 2 mil 200 personas.

Estamos intentando que los liberen sin pagar ningún rescate“, comentó Quitel. “Esta es la primera medida a tomar. Seamos sinceros: cuando les demos ese dinero, ese dinero se va a utilizar para más armas y más municiones”.

La misma pandilla fue responsable del secuestro de 10 personas, incluidos siete miembros del clero, en abril. Dichos rehenes fueron liberados finalmente después del pago del rescate por dos de los clérigos, señaló Quitel.

Las negociaciones podrían durar semanas, dijo Quitel al Wall Street Journal.

Tras el secuestro de los clérigos, la arquidiócesis de Puerto Príncipe expresó que la sociedad haitiana había experimentado un “descenso al infierno”, añadiendo que la “violencia de las pandillas armadas” estaba adquiriendo proporciones “sin precedentes”.

Los secuestros se han vuelto más habituales en Haití en medio de una creciente crisis política y económica, con al menos 628 incidentes solo en los primeros nueve meses de 2021, según un informe del Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos (CARDH), organización sin fines de lucro haitiana.

El lunes, los comercios, las escuelas y el transporte público se paralizaron en medio de una huelga nacional para protestar contra la delincuencia de las pandillas y los secuestros.