Facebook acepta pagar a los periódicos franceses por sus contenidos
Francia llevaba dos años luchando por proteger los derechos editoriales y los ingresos de su prensa y agencias de noticias. Foto: Christophe Ena/AP

Francia ha celebrado su victoria en su larga búsqueda de medidas más justas por parte de las empresas tecnológicas, después de que Facebook llegó a un acuerdo con un grupo de periódicos nacionales y regionales para pagar los contenidos compartidos por sus usuarios.

El jueves, Facebook anunció un acuerdo de licencia con la alianza APIG de periódicos nacionales y regionales franceses, que incluye Le Parisien y Ouest-France, así como otros títulos más pequeños. La compañía señaló que esto significaba que “los usuarios de Facebook podrán seguir subiendo y compartiendo noticias libremente entre sus comunidades, al tiempo que se garantiza la protección de los derechos de autor de nuestros socios editores“.

Francia llevaba dos años luchando por proteger los derechos editoriales y los ingresos de su prensa y agencias de noticias contra lo que denominaba el dominio de poderosas empresas tecnológicas que comparten contenidos informativos o muestran noticias en los buscadores web.

En 2019, Francia se convirtió en el primer país de la Unión Europea en promulgar una directiva sobre los derechos editoriales de las empresas de medios de comunicación y las agencias de noticias, denominada “derechos conexos”, que obligaba a las grandes plataformas tecnológicas a entablar conversaciones con los editores en busca de una remuneración por el uso de contenidos informativos. Pero se han llevado a cabo largas negociaciones para llegar a acuerdos sobre el pago a los editores por los contenidos.

No se proporcionó ningún detalle sobre la cantidad exacta acordada por Facebook y la APIG.

Pierre Louette, director del grupo de medios de comunicación Les Echos-Le Parisien, encabezó la alianza de periódicos que negociaron como grupo con Facebook. Señaló que el acuerdo era “el resultado de un diálogo franco y fructífero entre los editores y una plataforma digital líder“. Dijo que las condiciones acordadas permitirían que Facebook aplicara la legislación francesa “al mismo tiempo que generaba una importante financiación” para los editores de noticias, especialmente los más pequeños.

Otros periódicos, como el diario nacional Le Monde, han negociado sus propios acuerdos en los últimos meses. Las agencias de noticias también han negociado por separado.

Después de la directiva francesa de 2019 para proteger los derechos de los editores, se produjo un conflicto de derechos de autor que duró más de un año en el que los grupos de medios de comunicación franceses buscaban encontrar un punto en común con las empresas tecnológicas internacionales. En un principio, Google se negó a cumplir con la directiva, argumentando que los grupos de medios de comunicación ya se beneficiaban al recibir millones de visitas en sus páginas web. Los medios de comunicación, que luchan contra la disminución de las suscripciones a la prensa escrita, se quejaron de no recibir una parte de los millones procedentes de los anuncios que aparecen junto a las noticias, especialmente en Google.

Sin embargo, este año Google anunció que había llegado a un proyecto de acuerdo con la APIG para pagar a los editores por una selección de contenidos mostrados en sus búsquedas.

Facebook indicó que, además de pagar por los contenidos franceses, también lanzará en enero un servicio de noticias en francés, Facebook News, una continuación de servicios similares en Estados Unidos y Reino Unido, para “ofrecer a la gente un espacio dedicado a acceder a contenidos de fuentes de noticias confiables y de buena reputación”.

A principios de este año, Facebook llegó a acuerdos con la mayoría de las más grandes empresas de comunicación de Australia. Nine Entertainment, que incluye el Sydney Morning Herald y el Age, señaló en su informe anual que esperaba un “fuerte crecimiento a corto plazo” derivado de sus acuerdos con Facebook y Google.

Los periódicos británicos, entre ellos The Guardian, se inscribieron el año pasado a un programa en el que Facebook paga por las licencias de los artículos que aparecen en una sección de noticias específica de la red social.

Por otra parte, en julio Guardian Australia llegó a un acuerdo con Facebook para conceder licencias de contenidos informativos.