La reina Isabel II pasó la noche en el hospital tras cancelar su visita a Irlanda del Norte
La reina Isabel II dando la bienvenida a los invitados en una recepción en el Castillo de Windsor el martes. Foto: Getty Images

La reina Isabel II pasó la noche del miércoles en el hospital tras cancelar su visita a Irlanda del Norte, según informó el Palacio de Buckingham.

La reina, de 95 años, tenía previsto participar en un viaje de dos días, pero los médicos le indicaron que debía descansar un par de días en el castillo de Windsor.

Sin embargo, ingresó posteriormente al hospital para realizarse “estudios preliminares”. Regresó a Windsor el jueves.

La reina fue atendida por especialistas en el hospital privado King Edward VII’s en el centro de Londres. Se cree que su ingreso no está relacionado con el coronavirus. Es la primera vez que pasa una noche en el hospital desde 2013, cuando también pasó una noche en el King Edward VII para recibir tratamiento por una gastroenteritis.

Una fuente de palacio comentó que el equipo médico que la atiende ha adoptado un “enfoque de precaución“.

Añadieron que su estancia durante la noche se debió a razones prácticas y que el jueves por la tarde ya estaba trabajando, realizando “tareas ligeras”.

Se dijo que se sentía decepcionada por no poder viajar a Irlanda del Norte el miércoles, y que siguió con renuencia el consejo de sus médicos.

En su visita tenía previsto reunirse con la población local, incluidos los estudiantes de Hillsborough, en el condado de Down, después de que el pueblo recibió el nombre oficial de Royal Hillsborough. Es el primer pueblo o ciudad en Irlanda del Norte al que se le concede el estatus real.

La reina también tenía previsto asistir el jueves a un servicio religioso en Armagh para conmemorar el centenario de la formación de Irlanda del Norte.

La semana pasada fue fotografiada usando un bastón en público por primera vez en un evento público importante, cuando asistió a un acto de conmemoración del centenario de la Real Legión Británica.

Desde que regresó de Balmoral a principios de octubre, fue la anfitriona de una importante cumbre de inversión mundial en el Castillo de Windsor el martes por la noche, donde se dijo que se mostró brillante y alegre. Desde la muerte de su esposo, el príncipe Felipe, a la edad de 99 años, ha mantenido una apretada agenda llena de eventos.

Un vocero del palacio informó: “Siguiendo el consejo médico de descansar unos días, la reina acudió al hospital el miércoles por la tarde para realizarse algunos estudios preliminares, regresando al castillo de Windsor a la hora del almuerzo del día de hoy, y continúa con buen ánimo”.