‘Tal vez lo borre’: El problema de Facebook con los usuarios más jóvenes
Un estudio filtrado alerta que la interacción con Facebook está disminuyendo entre los adolescentes en la mayoría de los países occidentales y en varios países no occidentales. Foto: Dado Ruvić/Reuters

Oliver Coughlan encarna los problemas de Facebook con la audiencia adolescente y juvenil: a un número cada vez mayor de ellos no les gusta. El joven de 23 años dice que dejó de utilizar Facebook con regularidad hace tres años y que está considerando eliminar la aplicación. El único uso que le da ahora es el de consultar los cumpleaños de la gente.

“Todavía no la he borrado, pero puede que lo haga pronto; realmente no me gusta el comportamiento monopólico de la empresa“, dijo Oliver, un estudiante británico que vive en Holanda. Añadió que el referéndum de la Unión Europea y las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, así como la ira en línea que acompañó dichas votaciones, lo convencieron de que quería pasar menos tiempo en la plataforma principal de Facebook.

Oliver Coughlan dice que también dejaría Instagram si pudiera encontrar una alternativa. Foto: Oliver Coughlan

“Había comentarios que surgían de personas que discutían sobre cosas que no conocen”.

El problema de Facebook es que Coughlan, quien dice que también dejaría la aplicación de Instagram de la empresa si pudiera encontrar una alternativa, no es el único. De acuerdo con los documentos internos filtrados por la denunciante France Haugen, que prestó un contundente testimonio a los senadores estadounidenses, Facebook tiene dificultades para atraer y retener a la audiencia juvenil.

“Facebook entiende que si quiere que la empresa crezca tiene que conseguir nuevos usuarios“, dijo a los senadores.

La propia investigación de la empresa, filtrada por Haugen, revela que Facebook tiene problemas demográficos. Una parte de la denuncia presentada por los abogados de Haugen ante el organismo de control financiero de Estados Unidos menciona que los usuarios jóvenes en “economías más desarrolladas” utilizan Facebook con menos frecuencia. Cita un documento interno en el que se afirma que los usuarios adolescentes y adultos jóvenes (de 18 a 24 años) diarios de Facebook “han disminuido desde 2012-13” y “solo los usuarios de 25 años o más incrementan su uso de Facebook”.

Otras investigaciones revelan que “la interacción está disminuyendo entre los adolescentes en la mayoría de los países occidentales y en varios países no occidentales“. Haugen señaló que la participación es un indicador clave para Facebook, porque significa que los usuarios pasan más tiempo en la plataforma, que a su vez atrae a los publicistas que representan los 84 mil millones de dólares de los 86 mil millones de dólares de ingresos anuales de la empresa.

En su testimonio, Haugen describió cómo Instagram era fundamental para atraer a los usuarios más jóvenes y que “no le sorprendería” que se reanudaran los planes recientemente interrumpidos de crear una aplicación para niños de 10 a 12 años, Instagram Kids. Los planes quedaron archivados después de que el Wall Street Journal, a quien Haugen dio acceso a los documentos internos, reveló que Facebook conocía a través de su propia investigación detallada que Instagram tenía un impacto negativo en la salud mental de algunas adolescentes.

Frances Haugen testifica ante un subcomité del Senado. Foto: Lenin Nolly/NurPhoto/Rex/Shutterstock

Los grupos demográficos jóvenes son vitales para las empresas de redes sociales, de acuerdo con Ygal Arounian, de la firma financiera estadounidense Wedbush Securities, porque quieren que los usuarios fieles crezcan con sus plataformas, lo que atrae a los publicistas que buscan moldear las decisiones de compra. En este contexto, atraer a los usuarios a Messenger Kids (para niños de 6 a 12 años) o a Instagram (para mayores de 13 años) o a Instagram Kids si alguna vez se lanza, es comercialmente ventajoso si con el tiempo migran a Facebook y a sus mil 900 millones de usuarios diarios en todo el mundo. Instagram tiene más de mil millones de usuarios.

“Los grupos demográficos más jóvenes son fundamentales para la mayoría de las plataformas, no solo para Facebook”, dice Arounian. “El grupo (demográfico) de menores de 13 años, que fue la causa de mucha consternación respecto a la aplicación de Instagram para niños, no es necesariamente clave, pero las plataformas en general desean atraer a las audiencias más jóvenes y crear una audiencia leal a medida que crecen. Los publicistas también suelen valorar más a los grupos demográficos más jóvenes”.

Si la decisión de Coughlan de utilizar en menor medida Facebook es un reflejo de un comportamiento más amplio de la audiencia juvenil, y de acuerdo con los documentos de la empresa así es, entonces podría ser una señal de problemas para la empresa. Uno de los documentos filtrados señala que, durante el Covid-19, “el uso de Facebook por parte de todos los grupos aumentó, excepto el de los menores de 23 años, que siguió disminuyendo“.

En Reino Unido, el gobierno está presentando el proyecto de ley de seguridad en línea, que impone a las empresas de redes sociales la obligación de proteger a los usuarios de contenidos dañinos. Esto significa, al menos en Reino Unido, que existirá un mayor control sobre cualquier intento de Facebook de lanzar productos orientados a los jóvenes, ya sea a través de su plataforma homónima, Instagram, la aplicación de mensajería WhatsApp o su servicio de realidad virtual Oculus.

Beeban Kidron, una legisladora independiente que es miembro de la comisión mixta que analiza el proyecto de ley sobre la seguridad en línea y que estuvo detrás de la reciente introducción de un código de privacidad infantil en línea en Reino Unido, comenta que el testimonio de Haugen ha “incitado” a la opinión pública.

“Reino Unido ya lidera el mundo en el desarrollo de estrategias reguladoras para la era digital y lo que hemos observado esta semana realmente ayuda a incitar la opinión pública y nos ayuda para trabajar con los legisladores en otras partes del mundo, especialmente en Estados Unidos, para lograr un mundo digital responsable. No se trata de decir que no queremos que los niños participen digitalmente. Queremos la participación digital de los niños, pero la queremos sobre una base que respete los derechos y la seguridad“.

Facebook indicó que sus cifras más recientes, que no dividen a los usuarios por edad, mostraron que su audiencia diaria en todo el mundo siguió creciendo, un 7% en los tres meses hasta el 30 de junio, con una audiencia diaria combinada (incluyendo Instagram y WhatsApp) que creció un 12% hasta casi 2 mil 800 millones. También remitió a The Guardian a una publicación en su blog en la que la empresa señaló que las empresas que operan en un ámbito competitivo sí se dirigen al público juvenil.

“Las empresas que operan en un espacio altamente competitivo… se esfuerzan por atraer a las generaciones más jóvenes. Considerando que nuestros competidores hacen lo mismo, resultaría realmente llamativo que Facebook no hiciera este trabajo”.