Perros lilas: la nueva y cruel moda que convierte en mercancía a nuestros fieles amigos
Un bulldog francés atigrado lila. Foto: Firn/Getty Images/iStockphoto

Nombre: Perros lilas.

Edad: Alrededor de 30 años.

Apariencia: Mitad perro, mitad Milka.

¿Estás seguro de que esto existe? Nunca había visto un perro lila. Déjame preguntarte algo. ¿Hay muchos idiotas ricos donde vives?

No, en realidad no. Ese es el problema entonces. Ve a cualquier lugar donde la gente tenga más dinero que sentido común y estarás inundado de perros lilas.

¿Por qué la gente rica pinta sus perros de color lila con spray? No lo entiendes. Esta gente no está pintando a sus perros de color lila. Los crían para que tengan el pelaje lila.

Oh, vaya, como Jurassic Park. Sí, si Jurassic Park tratara sobre los peligros de interferir en el ADN canino para que tus mascotas puedan adornar tus muebles.

Ahora quiero un perro lila. No, no lo quieres. Para empezar, son muy costosos. Los precios por los cachorros lilas se han inflado más allá de toda medición en los últimos años. Puedes esperar pagar alrededor de 9 mil libras (unos 250 mil pesos) por uno.

Ah, tal vez lo deje pasar entonces. Probablemente sea lo mejor. La forma en que se crían estos perros los ha dejado con una serie de problemas de salud, como trastornos de la piel y pérdida de pelo. Esta moda se ha descontrolado tanto que Kennel Club inició una investigación.

¿Cuáles son los hallazgos? Hasta ahora, que todo el asunto se reduce a una estrategia de mercadotecnia. “Los criadores que aparentemente priorizan el color sobre otros factores y cobran precios inflados deben ser tratados como sospechosos”, declaró, lo cual suena justo.

¿Por qué existen los perros lilas en primer lugar? La teoría es que los criadores estadounidenses cruzaron primero a los labradores con los weimaraners en la década de 1980, y luego registraron esta nueva raza como un perro de raza.

¿Pero por qué siguen existiendo los perros lilas? Tienen un aspecto horrible. Esto solo fue el comienzo. Una vez que los criadores dominaron el perro lila, se volvieron locos y comenzaron a crear perros plateados, perros de color carbón y perros con rayas de tigre.

¿Qué tiene de malo tener un perro normal? Cualquier tonto puede tener un perro normal. Pero aparecer en el parque con un perro que fue modificado específicamente para adaptarse a tu estética personal es otra cosa. Dice: “Soy una persona de gran gusto”. Dice: “Puedo doblegar a los demás a mi voluntad”. Dice…
“Soy una monstruosa figura de Frankenstein que debe ser detenida a cualquier precio”. Bueno, sí, eso también probablemente.

Di: “Los labradores lilas están de moda pero no son éticos”.

No digas: “Ahora, ¿a quién le puede interesar un mono malva?