Mi pareja me abandonó después de que aborté a nuestro hijo, ¿qué hice mal?
"Después del aborto, él se alejó lentamente y luego me abandonó por completo". Foto: Basak Gurbuz Derman/Getty Images

Tuve un romance durante el confinamiento con alguien que conocí a través de un sitio de citas en línea. Fue el primer hombre con el que salí después de superar una relación abusiva, y fue refrescante. Era abierto y relajado, y me hizo sentir muy bien.

Nos veíamos cuando podíamos, y a principios de este año descubrí que estaba embarazada. Fue una sorpresa total para mí, al igual que para él. Dicho esto, me di cuenta de que, a mi edad, era mi oportunidad de tener un hijo, y lo deseaba mucho.

Se negó a hablar sobre lo que sentía respecto a que me quedara con el bebé, y yo me acostumbré a la idea de ser una madre soltera, a menos que él se animara. Lamentablemente, a las 11 semanas de embarazo, aborté. Fue devastador. Mientras me llevaba al hospital, no habló sobre cómo se sentía. En lugar de eso, se desvaneció lentamente, pasando cada vez menos tiempo conmigo, hasta que me abandonó por completo.

Creo que es lo peor que se le puede hacer a alguien que ha abortado. ¿Debí forzarlo a hablar sobre sus emociones? Obviamente fue algo de mí lo que lo hizo alejarse. No solo tengo el trauma de haber tenido un aborto espontáneo, y los recuerdos de estar sola en el baño cuando ocurrió, sino también de haber sido rechazada de esta forma tan cruel. Solo quiero sentirme normal otra vez.

Siento muchísimo escuchar sobre tu aborto espontáneo y de la profunda pérdida que lo acompaña. Consulté a Julia Bueno, psicoterapeuta y autora de The Brink of Being: Talking About Miscarriage. Con respecto a su relación, ella dice: “El enfoque en la autoculpabilidad, por la partida de tu ex, me llamó mucho la atención. Me da curiosidad saber por qué crees que eres responsable de su bienestar emocional y te culpas a ti misma”.

A Bueno y a mí nos hubiera gustado profundizar en esto. ¿Dónde aprendiste que de ti dependía mejorar las cosas?

El comportamiento de tu ex es completamente su responsabilidad; no se trata de que tú “te esfuerces más”. Bueno continuó diciendo que si los adultos que nos rodean cuando somos niños no nos explican las cosas y se responsabilizan de sus actos, los niños pueden interiorizarlo y pensar que hicieron algo incorrecto. Pueden crecer pensando que todo es su culpa. El “si solo hubiera hecho esto o aquello” se convierte en su mentalidad; podemos llegar a castigarnos mucho a nosotros mismos. De una manera extraña, nos hace sentir que tenemos más control de la situación.

Aunque no apruebo el “ghosting” de tu ex, a algunas personas no les resulta fácil hablar sobre cómo se sienten, sin importar cuánto se les presione.

Respecto a tu aborto, Bueno recalcó la necesidad de tomarte en serio tus sentimientos: “Un embarazo de 11 semanas es mucho tiempo para imaginar a tu hijo (y tu futuro)”. Durante un tiempo, todo debió parecerte esperanzador. Tienes que darte permiso para vivir el duelo. Los efectos físicos también pueden ser enormes. “Abortar… puede ser tan doloroso y aterrador como un parto a término, así que no subestimes el trauma físico”, dice Bueno.

No mencionaste a ningún amigo o familiar, pero espero que tengas a alguien con quien puedas hablar.