Trabajadores de la salud mataron en China a un perro mientras su dueña permanecía en cuarentena
Las autoridades chinas han sido acusadas de adoptar un enfoque demasiado severo respecto a las mascotas de los ciudadanos, en ocasiones sacrificándolas sin realizarles pruebas de Covid-19. Foto: AFP/Getty Images

La muerte de un perro de compañía cuyos dueños se encontraban en cuarentena ha desatado la indignación en las redes sociales chinas y ha suscitado dudas sobre las medidas extremas que las autoridades de salud están adoptando para luchar contra el persistente brote de la variante Delta.

El viernes, una residente de Shangrao, en la provincia de Jiangxi, publicó en Weibo denuncias de que los trabajadores del sector salud golpearon a su perro hasta matarlo dentro de su departamento mientras ella estaba en cuarentena en un hotel que no permitía animales. En un video supuestamente grabado por la cámara de seguridad de su departamento, publicado en internet, se ve a uno de los dos individuos vestidos con EPP golpeando al perro con lo que parece ser una palanca.

Las autoridades de la ciudad de Shangrao se disculparon el sábado en la noche por no haberse comunicado con la dueña del perro e informaron que habían despedido al trabajador en cuestión. Afirmaron que se habían “ocupado” del perro.

El comunicado señalaba que las personas en cuarentena debían dejar abiertas las puertas de sus departamentos para la cuarentena, pero en el de ella, las puertas estaban cerradas con llave. Con la ayuda de la policía, los trabajadores accedieron a su departamento y descubrieron al perro.

Un hashtag relacionado con la respuesta alcanzó una visualización de 210 millones de veces. Los comentaristas cuestionaron la sugerencia de que el trabajador actuó sin autorización y también criticaron la censura de las publicaciones en internet sobre el incidente.

“Sin las instrucciones de los dirigentes superiores, ¿quién se atrevería a forzar la puerta y matar al perro?“, dijo una persona.

Se trata de un caso similar que ocurrió a principios de este mes, cuando le aplicaron la eutanasia a los gatos de un residente de Chengdu que se encontraba en cuarentena por ser un contacto cercano. No les realizaron pruebas de detección del virus.

Tras el caso del gato, An Xiang, director de un despacho de abogados de Beijing, señaló en Weibo que la ciencia en torno a los contagios en las mascotas no era concluyente. “No se deberían tomar medidas de emergencia como la caza y la matanza… La unidad pertinente no tiene pruebas que demuestren que estas mascotas están contagiadas“.

En septiembre, las autoridades de Harbin fueron acusadas de exagerar cuando aplicaron la eutanasia a tres gatos que habían dado positivo en la prueba de detección del virus mientras su dueño se encontraba en el hospital.

Los casos han provocado olas de miedo entre los propietarios de mascotas y confusión entre las autoridades locales respecto a las leyes y los procesos oficiales, informó el South China Morning Post. Los medios de comunicación locales señalaron las medidas previas para cuidar a los animales mientras los propietarios estaban en cuarentena. Mientras China persigue una estrategia de “cero Cóvid-19” y lucha contra un persistente brote de la variante Delta, se han ampliado los criterios para poner en cuarentena a las personas.

No existen investigaciones concluyentes sobre el riesgo de transmisión del Covid-19 de las mascotas a sus dueños. El consejo de varios centros nacionales de control de enfermedades es que un paciente con Covid-19 debe estar aislado tanto de las personas como de los animales.

En julio, la BBC informó que un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Utrecht encontró índices de hasta el 18% de Covid-19 en animales pertenecientes a pacientes, pero que la vía de transmisión más probable era la de personas a animales. No se ha registrado ningún caso en el que una mascota haya contagiado a su dueño.