¿Bueno o malo? Uno de los mejores cardiólogos da su veredicto sobre el chocolate, el café y el vino
Vino tinto y chocolate. Lüscher dice que la respuesta a si son buenos o malos para el corazón es 'más compleja que un simple sí o no'. Foto: fcafotodigital/Getty Images/iStockphoto

El chocolate negro es una “maravilla” cuando se trata de mantener saludable el corazón, el café probablemente sea protector, pero el vino es, en el mejor de los casos, “neutro”, según uno de los principales cardiólogos del mundo.

Como editor de European Heart Journal durante más de una década, el profesor Thomas Lüscher dirigió un equipo que revisó cada año 3 mil 200 manuscritos de científicos y médicos. Solo una parte, los que se consideraban “verdaderamente novedosos” y estaban respaldados por “datos sólidos”, eran seleccionados para su publicación.

Después de dejar su cargo al frente de la principal revista de medicina cardiovascular del mundo, Lüscher emitió su veredicto sobre una de las preguntas más frecuentes en la investigación sobre la salud cardíaca: ¿el vino, el chocolate y el café son buenos o malos para ti?

En su artículo publicado en European Heart Journal, Lüscher, especialista en cardiología y director de investigación, educación y desarrollo en los hospitales Royal Brompton y Harefield, explica que la respuesta es “más compleja que un simple sí o no”.

Lüscher también advierte que es necesario considerar la evidencia “con seriedad”, debido al gran número de personas en todo el mundo que disfrutan regularmente una taza de café, una copa de vino o un trozo de chocolate. Cada uno de ellos tiene sus pros y sus contras, sugiere, y estos pueden variar dependiendo de la frecuencia y la cantidad del consumo de cada uno, así como de quién lo consume.

“¿El vino, el chocolate y el café son placeres prohibidos? Bueno, el vino realmente es un placer, pero en el mejor de los casos es neutro si se consume con moderación. El chocolate es un placer para nuestro sistema CV (cardiovascular), cuando se consume en forma oscura y amarga. ¿Y el café? Nos despierta, menos si se bebe con regularidad, y en esa dosis de hasta cuatro tazas al día, podría ser incluso protector”.

Hablando con The Guardian sobre su artículo, Lüscher, que ha publicado más de 500 artículos de investigación, más de 200 revisiones y capítulos de libros sobre medicina cardiovascular, dijo que a pesar del gran interés en los méritos que tienen o no tienen el café, el vino y el chocolate para la salud, todavía se desconocen muchas cosas.

“No se conoce la dosis óptima de chocolate, es decir, de chocolate negro y amargo, ya que no se ha investigado adecuadamente”. El ingrediente más beneficioso del chocolate son los flavanoles, dijo, que pueden estimular la función cardíaca y reducir la inflamación. Sin embargo, añadió: “Es importante que el chocolate contenga poca azúcar y grasa, que obviamente no son saludables. En especial, el chocolate blanco no es nada saludable”.

Lüscher advirtió que, si bien hace años se consideraba que el chocolate era un “raro placer”, su fácil disponibilidad actual ha contribuido a una “epidemia de obesidad”. Y añadió: “Yo mismo no soy un consumidor de chocolate, pero los pacientes me lo dan con bastante frecuencia”.

Lüscher toma varios espressos al día y, aunque le gusta mucho el “buen vino tinto”, recientemente redujo su consumo y ahora disfruta principalmente de una o dos copas el fin de semana.

El profesor Tim Chico, profesor de medicina cardiovascular y cardiólogo consultor honorario en la Universidad de Sheffield, dijo estar de acuerdo con Lüscher “en que la evidencia sugiere que el café y el chocolate están asociados a un riesgo ligeramente menor de enfermedades del corazón, mientras que el alcohol no lo está“.

El profesor Paul Leeson, profesor de medicina cardiovascular en la Universidad de Oxford, comentó: “Cuando atiendo a los pacientes en la clínica de cardiología, con frecuencia asumen que el vino, el chocolate y el café serán malos para ellos. Su alivio resulta evidente cuando se les explica que quizás no sea así. Este artículo, escrito por un respetado cardiólogo europeo de alto nivel, presenta una evaluación muy equilibrada y basada en pruebas de las asociaciones entre estos tres elementos de la vida y las enfermedades del corazón”.

Tracy Parker, dietista senior de la Fundación Británica para el Corazón, dijo: “Para mantener tu corazón sano, lo que realmente importa es un estilo de vida saludable, más que la cantidad de café, chocolate o alcohol que consumas. Esto significa hacer ejercicio con regularidad, dejar de fumar y comer bien”.

“En lo que respecta a nuestra alimentación, lo que más influye es el equilibrio de toda tu dieta. Intenta comer más cosas buenas, como fruta y verdura, así como cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas, y menos alimentos altos en sal, azúcar y grasas saturadas, como pasteles, galletas y dulces”.