¿Ómicron es resistente a la vacuna? Lo que saben los científicos sobre la nueva variante del Covid-19
Un asistente de laboratorio utiliza una pipeta para preparar el ARN del coronavirus para su secuenciación en el Instituto Wellcome Sanger. Foto: Frank Augstein/AP

¿Cuándo se detectó por primera vez la variante B.1.1.529 ómicron?

La variante se identificó el 23 de noviembre y fue destacada como una preocupación debido a su alto número de mutaciones, que podrían llevarla a evadir la inmunidad. También se relacionó con un aumento del número de casos en la provincia sudafricana de Gauteng, una zona urbana que incluye Pretoria y Johannesburgo, en las últimas dos semanas. Estos dos factores la situaron rápidamente en el radar de los observadores internacionales, y la asesora médica jefe de la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido (HSA) describió el viernes a la variante como la “más preocupante que hemos visto“.

¿Dónde surgió?

Aunque inicialmente se vinculó a Gauteng, la variante no se originó necesariamente en esa región. La primera muestra que presentó la variante fue recolectada en Botswana el 11 de noviembre. Los científicos señalan que la inusual constelación de mutaciones sugiere que puede haber surgido durante una infección crónica de una persona inmunocomprometida, como un paciente con VIH/SIDA sin tratamiento.

¿Por qué la variante ómicron le preocupa a los científicos?

La variante tiene más de 30 mutaciones en su proteína spike, la clave que utiliza el virus para desbloquear las células de nuestro cuerpo, más del doble de las que tiene la variante Delta. Un cambio tan drástico ha suscitado la preocupación de que los anticuerpos derivados de contagios anteriores o de la vacunación no puedan ajustarse bien. Basándose únicamente en el conocimiento sobre la lista de mutaciones, los científicos prevén que el virus tendrá más probabilidades de infectar, o reinfectar, a las personas que tengan inmunidad a las variantes anteriores.

¿Es más transmisible?

Todavía no está claro, pero el panorama que está surgiendo es preocupante. Se ha producido un aumento de casos en Sudáfrica, pasando de 273 casos el 16 de noviembre a más de mil 200 a principios de esta semana. Más del 80% de ellos procedían de la provincia de Gauteng y los análisis preliminares sugieren que la variante se ha convertido rápidamente en la cepa dominante. El valor R, que indica la velocidad de crecimiento de una epidemia, se calcula que es de 1.47 para Sudáfrica en su totalidad, pero de 1.93 en Gauteng. Existe la posibilidad de que se trate de un episodio estadístico vinculado a un evento de gran propagación, sin embargo, los datos han desencadenado suficientes medidas de precaución.

¿Las vacunas existentes funcionarán contra la variante ómicron?

Los científicos están preocupados por el número de mutaciones y el hecho de que algunas de ellas ya han sido asociadas a la capacidad de evadir la protección inmunológica existente. Sin embargo, se trata de predicciones teóricas, y se están realizando estudios con rapidez para comprobar la eficacia de los anticuerpos para neutralizar la nueva variante. Los datos del mundo real sobre los índices de reinfección también proporcionarán un indicio más claro sobre el alcance de cualquier cambio en la inmunidad.

Los científicos no prevén que la variante sea totalmente irreconocible para los anticuerpos existentes, sino que las vacunas actuales puedan brindar menos protección. Por tanto, un objetivo crucial sigue siendo aumentar los índices de vacunación, incluyendo terceras dosis para los grupos de riesgo.

¿Ómicron causará una enfermedad Covid-19 más grave?

Todavía no hay información acerca de si la variante provoca un cambio en los síntomas o la gravedad de la Covid-19; este es un aspecto que los científicos sudafricanos vigilarán atentamente. Puesto que existe un desfase entre las infecciones y las enfermedades más graves, se necesitarán varias semanas antes de contar con información clara al respecto.

¿Se pueden modificar las vacunas y cuánto tiempo podría tardar?

Sí, es probable que los equipos encargados de las vacunas ya estén trabajando en la actualización de las mismas con la nueva proteína spike para prepararse para una eventualidad en la que se necesite una nueva versión.

Gran parte del trabajo de preparación para dicha actualización se llevó a cabo cuando aparecieron las variantes Beta y Delta, aunque en esos casos las vacunas existentes han funcionado bien. Esto significa que los equipos de investigación ya estaban preparados para crear nuevas versiones de las vacunas y han debatido con los reguladores qué ensayos adicionales serían necesarios. Sin embargo, todavía podrían tardar alrededor de seis meses antes de que las vacunas actualizadas, si son necesarias, estén ampliamente disponibles.

¿Qué probabilidad existe de que se extienda por todo el mundo?

Hasta ahora, la mayoría de los casos confirmados se han registrado en Sudáfrica, con algunos casos en Botswana y Hong Kong. El jueves en la noche se detectó un caso más en Israel, una persona que había regresado de Malawi, y se sospecha que existen otros dos casos en el país.

Sin embargo, debido a que existe una transmisión comunitaria en el sur de África, si existe una ventaja de transmisión, es probable que la nueva variante ya se haya propagado a otros países sin ser detectada.

La experiencia previa demuestra que las prohibiciones de viaje suelen permitirnos ganar tiempo, pero, si no se adopta un enfoque de cero Covid-19, es poco probable que estas medidas detengan por completo la propagación de una nueva variante.