‘Todo el mundo se muere por él’: cómo Gran Bretaña se drogó con óxido nitroso
'Tienes una extraña sensación de distanciamiento y risa'. Foto: Ilka & Franz/The Guardian.

Barry Smith se pasó el verano tintineando mientras caminaba. Este pintor de 26 años de Devon vendió óxido nitroso en cuatro festivales del Reino Unido. Antes de cada evento, cargaba su furgoneta con 20 cajas que contenían 480 latas, comprados en internet a 25 centavos cada uno, y cientos de globos. (Esto está considerado como de baja inversión en el negocio del óxido nitroso.) Sus precios son flexibles: el precio base de un globo es de dos por 5 libras (135 pesos) (un margen de beneficio del 1,000%) o de cinco por 10 libras (270 pesos). Pero los precios pueden caer en picada para los amigos o dispararse para los desconocidos cuando se está agotando.

Parado principalmente en un lugar, sosteniendo un dispensador de nitroso, o “cracker”, que se asemeja a un frasco de café, Barry (nombre ficticio) entregó un globo tras otro a los fiesteros atraídos por un silbido agudo. Utilizaba el cracker para dispensar el gas en los globos de látex, mientras su novia se encargaba de los pagos, ya fuera en efectivo o con una terminal bancaria prestada por la empresa de helados de un amigo. “Es como un negocio familiar”, bromea. El comercio es rápido. “La gente se abalanza sobre ti: todo el mundo se muere por él”.

El principal objetivo de Barry era simplemente cubrir el costo de una entrada al festival, ganar algo de dinero extra y divertirse. Para él, parte de la atracción consiste en platicar con los fiesteros que se han emborrachado (tampoco tiene problema con drogarse con su propia mercancía). “Diría que ganamos unas 600 libras en cada festival”, dice. “Es una locura que la gente gaste todo ese dinero por estar drogado durante tan poco tiempo“.

En cuanto a la seguridad de los festivales, Barry dice: “Simplemente intentas ser un poco astuto”. Rara vez revisan su furgoneta en la entrada. En una ocasión, se encontraba parado en medio de la multitud y todos los silbidos y resoplidos atrajeron la atención de un vigilante. Barry vio a los guardias abriéndose paso entre la multitud. “Solo me metí el cracker en los pantalones y actué con normalidad”, cuenta. Cuando los vigilantes lo alcanzaron, siguieron su camino.

El óxido nitroso, o gas de la risa, o “nos”, una droga relativamente de nicho durante décadas, ahora es la segunda droga más popular entre los jóvenes de 16 a 24 años, detrás de la marihuana, según la Oficina Nacional de Estadísticas. Su encuesta sobre la delincuencia en Inglaterra y Gales de 2019/20 informó que el 8.7% de los jóvenes de 16 a 24 años lo habían consumido, en comparación con el 6.1% en 2012/2013. Es una droga muy juvenil: dos de cada tres usuarios tienen menos de 24 años.

A medida que la gente se retiraba de los espacios públicos durante el confinamiento, aparecieron en su lugar montones de pequeñas latas plateadas que antes contenían óxido nitroso. Estaban en los parques, en las calles, en las playas. “Es una droga para adolescentes”, dice Becky, una joven de 22 años de Stoke-on-Trent, que comenzó a consumirlo cuando tenía 14 años. (Ella, al igual que todos los usuarios con los que hablo, no utiliza su nombre real). “No había ningún sitio al que los chicos pudieran ir: no podían ir al bar, no se quedaban en casa. Los veías por la calle consumiendo nos“.

Los políticos contribuyeron a generar un pánico moral que unió a los diputados de los dos principales partidos. En julio del año pasado, la parlamentaria laborista Rosie Duffield criticó a los jóvenes por “permitirse un rápido viaje durante el confinamiento”, argumentando que fomentaba el comportamiento antisocial. La ministra del Interior, Priti Patel, ha prometido adoptar medidas estrictas contra el gas, que probablemente incluyan la penalización de su posesión, y en septiembre ordenó una segunda revisión de sus efectos (en la primera revisión, realizada en 2015, no se observaron pruebas suficientes de daños que justificaran la penalización de su posesión).

'Todo el mundo se muere por él': cómo Gran Bretaña se drogó con óxido nitroso - nos-1234x1280
‘Si el gobierno toma medidas, no me importa. Es dinero muy fácil’. Foto: Ilka & Franz/The Guardian

Pero, ¿funcionarán las medidas enérgicas? Desde que el gobierno prohibió por primera vez la venta de óxido nitroso para uso recreativo en 2016, ha surgido un gran número de traficantes, desde pequeños vendedores adolescentes hasta empresarios de nivel medio en festivales y una minoría de traficantes afiliados a pandillas.

Y los jóvenes son los que han tomado el control del negocio.

En la actualidad, el óxido nitroso está más disponible que nunca, señala Harry Sumnall, profesor de consumo de sustancias en la Universidad John Moores de Liverpool. Si el Ministerio del Interior toma más medidas, los expertos en política de drogas, muchos de ellos exasesores del gobierno, temen que se corra el riesgo de penalizar a los muchos miles de jóvenes que lo consumen. “No veo que el enfoque de la aplicación de la ley tenga un efecto positivo”, dijo Steve Rolles, de la fundación sin fines de lucro Transform Drug Policy Foundation. “Podría causar mucho daño: aumentar los comportamientos de riesgo [y] penalizar a los jóvenes, lo que de todas formas es mucho más peligroso que el nitroso”.

Dejando de lado el pánico moral, la posesión de óxido nitroso no es ilegal. Es un elemento básico de las cocinas industriales, utilizado sobre todo para batir nata. Pero alrededor de 2013, comenzó a cobrar protagonismo como droga popular para fiestas. El gas se dispensa comúnmente en globos y se inhala, y es popular entre los jóvenes por su ausencia de olor o efecto posterior: los usuarios están completamente sobrios en minutos. Provoca un breve efecto de 30 segundos. “Tienes una extraña sensación de distanciamiento y risa”, dice Josh, de 26 años, un usuario ocasional. Mucha gente experimenta un “efecto helicóptero”, la sensación de un helicóptero retumbando sobre sus cabezas. Una minoría experimenta alucinaciones visuales.

A principios de la década de 2010, jóvenes futbolistas, entre ellos Jack Grealish y Raheem Sterling, fueron captados consumiendo supuestamente el entonces “efecto legal”. La prensa sensacionalista comenzó a calificarlo como “crack hippie”, a atacar a los famosos que lo consumían y a quejarse de la basura que producían sus ampollas de mercurio.
Cuando el gobierno prohibió su venta para uso recreativo en 2016, en virtud de la Ley de Sustancias Psicoactivas (PSA), se establecieron límites para la compra de cajas a granel. Sin embargo, como se podía utilizar legalmente en los servicios de comida, resultó imposible restringir las compras ocasionales. Se calcula que el 25% de las tiendas minoristas, por no hablar de sitios web como Amazon, venden cajas, con frecuencia por solo 20 centavos la lata (las juguetonas reseñas en el sitio del gigante en línea incluyen frases como: ” Batí mucha nata con esto” y “La nata tenía un sabor tan agradable que hizo que mi cabeza se sintiera toda confusa”).

“Cuando me despertaba inhalaba un globo. Me sentí mentalmente muerto y llegué a un punto en el que me costaba leer”.

La venta de óxido nitroso con fines recreativos está sujeta a severas sanciones. Los vendedores declarados culpables pueden enfrentarse a siete años de cárcel o a una multa ilimitada. Aunque las condenas de prisión son poco frecuentes, en febrero un traficante de 24 años de Newcastle, que también vendía marihuana, fue condenado a 27 meses de cárcel. Actualmente no existen sanciones por posesión (excepto en las prisiones).

Después de un pequeño descenso en su consumo en 2017 y 2018 tras la introducción de la PSA, el consumo se disparó nuevamente en 2019; el principal legado de la ley fue expulsar el nitroso de las calles y llevarlo a las fiestas privadas en casas. Cuando Heather, de 23 años, estudiaba en una universidad del norte antes de la pandemia, dice que todas las fiestas a las que valía la pena ir incluían un “nos bar”. Cuando ella y sus compañeros de casa organizaron su propia fiesta, compraron 600 latas a un traficante, instalaron una “caja registradora” en una mesa y trabajaron por turnos, vendiendo globos a 2.50 libras la dosis. El lugar pagó los altavoces, la decoración, la máquina de humo y la iluminación estroboscópica de la fiesta.

“Conseguimos auténticas filas de supermercado”, comenta Heather.

Algunos vendedores llevan la venta del nitroso a niveles más extremos: lo consideran un trabajo diario. James, un estudiante londinense de 19 años, comenzó a vender nos a los 16 años. Algunos de sus amigos ya estaban ganando dinero y él quería participar en el negocio. Los proveedores de sus amigos le prestaron 10 cajas a crédito: su primera inyección de capital de riesgo. Pronto comenzó a viajar por Inglaterra en tren, donde encontró clientes ansiosos en fiestas universitarias, fiestas subterráneas y festivales. Afirma que en un fin de semana ganó 20 mil libras (540 mil pesos) sobornando al portero de un festival, introduciendo de contrabando decenas de miles de latas y trabajando con las multitudes. (Le comenté la cifra a otros vendedores y me dijeron que era creíble). “Puede ser muy rentable si compras en grandes cantidades”, dice James. “Metió monedas y billetes en sus bóxers, su caja registradora improvisada, y después guardó el dinero en su cuarto, ya que una cuenta bancaria era demasiado arriesgada”.

James descubrió que podía aprovechar fácilmente un mercado de estudiantes y usuarios ocasionales de entornos acomodados: “Los chicos blancos de Oxford que querían coca y nos. Soy una especie de traficante de drogas de clase alta”, dice. Anunciaba su cuenta de Snapchat en los grupos universitarios y veía cómo su teléfono se llenaba de pedidos.

El óxido nitroso, N20, fue descubierto en 1772 por el químico inglés Joseph Priestley, que lo calificó como una “extraordinaria especie de aire”. El químico Humphry Davy popularizó este gas tanto como anestésico para la odontología como intoxicante en las fiestas de la clase alta de finales de la época georgiana. (En 1800, Davy informó que él mismo se “estampaba o reía” después de inhalar, y que experimentaba “un estremecimiento altamente placentero” a través de su cuerpo). Desde entonces, la gente ha seguido consumiendo óxido nitroso tanto por motivos médicos como recreativos (pensemos en la comedia de Charlie Chaplin de 1914, Laughing Gas, ambientada en el consultorio de un dentista) antes de que apareciera en la cultura británica general en la década de 2010.

'Todo el mundo se muere por él': cómo Gran Bretaña se drogó con óxido nitroso - oxido-nitroso
‘Es una locura que la gente gaste todo ese dinero por un viaje tan corto’. Foto: Ilka & Franz/The Guardian

Nunca ha representado un peligro importante para la salud pública. Un promedio de cuatro personas al año murió por abuso de óxido nitroso en Inglaterra y Gales entre 2010 y 2019, “lo que por supuesto es una tragedia, pero absolutamente insignificante en comparación con otras muertes relacionadas con las drogas”, dice Sumnall, de Liverpool John Moores. En comparación, el Reino Unido registró 7 mil 423 muertes relacionadas con el alcohol en Inglaterra y Gales en 2020, y 64 mil personas en Inglaterra murieron por causas relacionadas con el tabaquismo en 2019. Las muertes por óxido nitroso generalmente se producen por asfixia, cuando los usuarios inhalan con una bolsa sobre la cabeza o directamente de una lata presurizada.

Nick Hickmott, que trabaja en la intervención temprana y la reducción de daños para los adolescentes en Kent, señala que existe mucha desinformación sobre el óxido nitroso, en gran parte debido a la cobertura de los medios de comunicación sensacionalistas. “Los jóvenes acuden a nosotros con la idea de que el óxido nitroso puede congelar su cerebro y que pueden morir”, dice. “Ese tipo de alarmismo, y la falta de educación, han perpetuado los mitos”. El papel de Hickmott es hablar con franqueza con los adolescentes sobre las drogas y sus posibles daños, no para alentar su consumo, sino para dar a conocer los hechos.

Sin embargo, existen otros peligros. La gente se puede caer y lesionarse, y el gas puede causar una deficiencia de vitamina B12, conduciendo, en un pequeño número de usuarios, al desarrollo de neuropatía periférica (daño nervioso). Aproximadamente el 3.3% de todos los usuarios experimentan pinchazos, un síntoma de daño nervioso, según un análisis de 2019 de tres años de datos de Global Drug Survey.

“Sabemos que el consumo realmente intenso puede tener algunos efectos sobre la salud, pero también lo tendrían beber 40 tazas de café al día”.

También está el problema del consumo excesivo. En una after-party hace unos 18 meses, James, el joven vendedor, estaba sentado alrededor de una mesa en un departamento de estudiantes. Todos se divertían, reían y lanzaban cientos de globos. Entonces vio que algo se agitaba vigorosamente en el límite de su visión: era su amigo teniendo una convulsión. Llamaron a una ambulancia. “Fue realmente aterrador”, cuenta. Su amigo estaba bien, pero los médicos le advirtieron que casi había sufrido un derrame cerebral; la causa no estaba clara.

James, conmocionado por la experiencia, comenzó a enfrentarse a sus propios hábitos. “Cuando me despertaba, inhalaba un globo”, dice. Esto afectaba su concentración: “Me sentía mentalmente muerto, hasta el punto de que me costaba leer”. Dice que, desde que lo dejó, su claridad mental se ha recuperado.

“Sabemos que el consumo excesivo puede tener algunos efectos sobre la salud”, señala Niamh Eastwood, directora ejecutiva de la organización benéfica para la reducción de drogas y daños Release. “Pero es como el café: si te tomaras 40 tazas al día, no te encontrarías en una muy buena condición”.

El óxido nitroso llegó para quedarse. Así que, debido a su uso generalizado y a su relativa seguridad, la política gubernamental debería dar prioridad a la “educación inteligente sobre la regulación contundente”, comenta Adam Winstock, psiquiatra especialista en medicina de la adicción y profesor de la UCL. Pero parece que el gobierno se está alejando de este enfoque.

Antes de que el gobierno de David Cameron prohibiera la venta para su uso recreativo, Joshua, que entonces trabajaba en una organización benéfica, se dirigió a la Parliament Square, donde se unió a un grupo de alrededor de 100 personas, otros estudiantes y hippies de mayor edad, que protestaban contra la ley propuesta con un acto de “inhalación masiva”. La gente inhaló globos contra el estruendo del Big Ben, mientras la policía se mantenía al margen.

Joshua, que ahora tiene 30 años, cree que una mayor penalización sería una mala noticia. “Si alguien quiere hacerse un tatuaje o un piercing, dices: ‘Es su cuerpo, es su elección'”. En su opinión, se debería aplicar el mismo principio con las drogas, pero cree que con demasiada frecuencia los políticos adoptan una “actitud infantilizadora” con respecto a la gente que se droga. Además, dada la constante popularidad del óxido nitroso, no parece que funcione.

Los expertos en drogas ahora prevén que el gobierno reclasifique el óxido nitroso dentro de la Ley sobre el Uso Indebido de Drogas, penalizando la posesión y aumentando las sanciones. Un vocero del Ministerio del Interior señala los posibles efectos graves a largo plazo de su consumo, como la deficiencia de vitamina B12 y la anemia. Añaden que, debido a su popularidad entre los jóvenes, “es correcto que pidamos a expertos independientes que consideren los daños potenciales”. Sin embargo, considerando su uso legítimo en los servicios de comida y en la medicina, no queda claro cómo se aplicará la penalización. “Hay una enorme laguna legal”, señala Sumnall. Algunos juicios ya han fracasado por la confusión sobre sus exenciones.

Todo esto forma parte de la historia más general de la guerra contra las drogas de Gran Bretaña, en la que la política británica ha suscitado intensas críticas internacionales. Este mes, Helen Clark, presidenta de la Comisión Global de Políticas de Drogas y exprimera ministra de Nueva Zelanda, la criticó por ser “costosa y contraproducente”, y añadió: “Es necesario que el Ministerio del Interior se baje del caballo de la opresión y la prohibición, y diga: ‘Miren, nos equivocamos, nuestras cárceles están abarrotadas de personas por delitos de drogas, franjas de personas marginadas'”.

A los jóvenes que consumen nitroso de forma ocasional les aterra la idea de que un breve viaje pueda destrozar sus vidas. “La idea de que alguien que sale con sus amigos pueda llevar un gramo de hierba o unas cuantas latas de nos, y que luego, si lo descubren, estén acabados, es un castigo demasiado severo”, dice uno de los usuarios con los que hablo.

Chandos, asistente de fotografía de 27 años en Londres, teme que la nueva ley afecte a los jóvenes de color y a los más desfavorecidos. Cuando tenía 20 años, antes de que la venta de óxido nitroso con fines recreativos fuera ilegal, Chandos solía venderlo a sus amigos para obtener dinero extra en las fiestas. Los planes inminentes del gobierno habrían puesto en peligro su futuro. “Penaliza a determinados tipos de personas: supongo que a mí, porque solía venderlo, y porque soy un hombre negro“, dice. En Inglaterra y Gales, la gente negra ya es siete veces más propensos a ser detenidos y registrados en comparación con la gente blanca. “Así que ahora, con el aumento potencial de los controles y registros, se está dando más poder a menos personas con menos responsabilidad”, dice Chandos.

A los jóvenes con los que hablé no les sorprendieron los aparentes planes del Ministerio del Interior, ni sobre el óxido nitroso ni sobre la política de drogas en general. Para ellos, esto consolida su total falta de confianza en el gobierno. Y no son los únicos. Los expertos en política de drogas señalan que penalizar la posesión sería una enorme pérdida de tiempo para la policía.

Barry, el vendedor del festival, cree que la retórica de Patel es pura palabrería. Por qué hay que estresarse, se pregunta: “No es más que un poco de palabrería, ¿no?”, dice. “Si comenzaran a imponer multas masivas, obviamente no lo haría”. Otros no parecen desanimarse tan fácilmente. Si Amazon y las tiendas minoristas siguen vendiéndolo, muchos se arriesgarán, con la esperanza de burlar a la policía. “Si el gobierno toma medidas, no me importa realmente”, dice Katie, otra traficante con la que hablo. Lleva cinco años vendiendo en festivales porque “es dinero muy fácil”.

Mientras tanto, los vendedores ambulantes mantienen un gran negocio. A medianoche, en Shoreditch, Londres, me topé con un grupo de una docena de chicos jóvenes que estaban a 100 metros de tres policías con chalecos fluorescentes. Se llevaban los globos a la boca, platicaban con las chicas y vendían nos. Uno de los vendedores, que no parecía tener más de 21 años, llevaba bajo el brazo una lata de N2O Gold Whip de 580 gramos, codiciado entre los vendedores por su rápida dispensación.

“¿Cuántos por 5 libras?” le pregunté.

“Dos”, respondió, “pero tienes que conseguir tus propios globos”.

Se cambiaron algunos nombres.