Facilitar el acceso a las pruebas covid sería un factor clave en la lucha contra la variante ómicron
Joe Biden anunció el jueves un plan para combatir el coronavirus. Foto: Spencer Platt/Getty Images

Los expertos en enfermedades infecciosas de Estados Unidos coinciden en gran medida con el énfasis que recientemente anunció el gobierno de Joe Biden respecto a las pruebas de Covid-19 a raíz de la aparición de la variante ómicron, sin embargo, persisten las dudas sobre si el plan del presidente estadounidense es suficiente para garantizar que las pruebas detengan la propagación del virus.

El presidente Joe Biden anunció el jueves nuevas medidas para combatir el coronavirus en Estados Unidos, entre las que se incluyen una campaña nacional que fomenta las dosis de refuerzo de las vacunas; una próxima norma que exige a los seguros privados que reembolsen el costo de las pruebas caseras; un compromiso de proporcionar 50 millones de pruebas gratuitas caseras en centros de salud y clínicas rurales para aquellos que no cuentan con la cobertura de un seguro privado; y el requisito de que los viajeros que entren a Estados Unidos, independientemente de su nacionalidad o estado de vacunación, presenten un comprobante de una prueba de Covid-19 negativa en el lapso de un día después de abordar los vuelos.

“La conclusión es que este invierno podrán realizarse la prueba de forma gratuita en la comodidad de su hogar y estar tranquilos“, dijo Biden durante un discurso pronunciado el jueves en los Institutos Nacionales de Salud.

Los epidemiólogos coincidieron en que las pruebas deben ser un punto de atención en esta fase de la pandemia y dicen confiar en que las pruebas existentes detectarán ómicron, una nueva variante detectada el miércoles en Estados Unidos que ya despertó preocupaciones en todo el mundo.

“Apreciamos y estamos de acuerdo con la importancia de las pruebas, en particular con la ampliación del acceso a las mismas a través de los distintos medios de cobertura y reembolso”, dijo el Dr. Nirav Shah, presidente de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales.

Sin embargo, los médicos siguen cuestionando si la gente tendrá suficiente acceso a las pruebas de modo que las utilicen con regularidad, y si se deben instituir requisitos de pruebas también en los viajes nacionales.

En algunas partes de Europa, las pruebas de Covid-19 caseras son económicas y están ampliamente disponibles, no obstante, en Estados Unidos, la gente encuentra dificultades para conseguir pruebas caseras en las farmacias o para concertar citas para realizarse las pruebas.

En octubre, el gobierno de Biden anunció que compraría pruebas valoradas en mil millones de dólares para solucionar el déficit.

El nuevo plan contempla que las aseguradoras privadas comiencen a reembolsar el precio de las pruebas caseras en enero. Sin embargo, algunos expertos en enfermedades infecciosas señalan que esta medida no es suficiente y mencionan a Gran Bretaña, donde los kits caseros son gratuitos, y a Alemania, país en el que cuestan alrededor de 3 dólares.

El plan de reembolso “es un paso en la dirección correcta”, comentó la Dra. Celine Gounder, especialista en enfermedades infecciosas y epidemióloga en la Universidad de Nueva York. “Creo que lo ideal sería que (el gobierno de Biden) las proporcionara de forma gratuita para todas las personas. Creo que cada vez que se le pide a alguien que rellene un documento, se crea una barrera”.

Los fabricantes de kits caseros en Estados Unidos también cobran un precio significativamente mayor que en otros países. Por ejemplo, una prueba QuickVue cuesta 23.99 dólares.

“Reembolsar a la gente el precio de estas pruebas al por menor no hace más que engrosar los fondos de las empresas de diagnóstico, en lugar de adoptar un enfoque más dirigido por el gobierno para negociar el costo real y proporcionarlas a su población”, señaló Susan Butler-Wu, microbióloga clínica en la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California.

“Me preocupa que esto termine costando mucho, mucho más dinero que el realmente contratado y negociado con los fabricantes para que ellos mismos proporcionen las pruebas de forma gratuita/de bajo costo”.

El nuevo plan también endurece el requisito de que los viajeros internacionales que lleguen a Estados Unidos presenten un resultado negativo en la prueba de Covid-19 en las 24 horas siguientes a su salida, cuando anteriormente era en un plazo de 72 horas.

Sin embargo, Gounder considera que la distinción entre los viajes nacionales y los internacionales, en lo que respecta a las pruebas, es una “frontera artificial” y cree que se deberían establecer los mismos requisitos para los vuelos nacionales.

Es esa falsa idea de que los virus no cruzan las fronteras artificiales, y lo hacen, y realmente no importa si es una frontera internacional o una frontera estatal”, dijo Gounder.

Otra de las incertidumbres que rodean a la presión para aumentar las pruebas consiste en determinar si este esfuerzo podría provocar la misma reacción negativa que las recomendaciones y requisitos de cubrebocas y vacunación.

Shah, que también es director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Maine, señaló que las pruebas en las escuelas no han provocado una resistencia generalizada.

“El contrapeso a esto es que si llegamos a un mundo en el que las opciones sobre la mesa para los empleadores o las escuelas son vacunar o realizar pruebas… podríamos ver cómo las pruebas adquieren una dimensión claramente más política”, dijo Shah.

Si las pruebas se convierten en una parte generalizada en la vida de Estados Unidos, eso no significa necesariamente que el número de casos de Covid-19 disminuirá de forma significativa, señaló Butler-Wu.

Destacó el caso de Reino Unido y Alemania, países que han experimentado un reciente aumento de los casos de Covid-19 a pesar de la generalización de las pruebas.

“Para que sean eficaces, es necesario combinar las pruebas rápidas con otras medidas”, dijo Butler-Wu. “Son una herramienta en la caja de herramientas, pero con frecuencia se habla de ellas como si fueran toda la caja de herramientas en sí mismas”.