Invertir en Lego es más lucrativo que en oro, según estudio
La producción en serie limitada, las ediciones especiales para coleccionistas y la escasez en el mercado de segunda mano han elevado los precios de Lego a lo largo de los años. Foto: Rene van den Berg/Alamy

Invertir en Lego es más lucrativo que el oro, el arte y el vino, según un estudio.

El estudio reveló que el mercado de Lego de segunda mano aumenta su valor en un 11% anual, lo cual supone una tasa de rendimiento más rápida y mejor que la del oro, las acciones, los bonos, los sellos y el vino.

Los investigadores de la Escuela Superior de Economía (HSE) de Rusia señalaron que se podrían obtener ganancias lucrativas invirtiendo en “bienes más inusuales cuya compra podría parecer menos seria”, como los sets de Lego, las muñecas Barbie, las minifiguras de superhéroes o los modelos de coches y trenes.

“Estamos acostumbrados a pensar que la gente compra artículos como joyas, antigüedades u obras de arte como forma de inversión”, comentó Victoria Dobrynskaya, profesora asociada de la Facultad de Ciencias Económicas de HSE. “Sin embargo, existen otras opciones, como los juguetes coleccionables. En el mercado secundario de Lego se llevan a cabo decenas de miles de operaciones. Incluso considerando los pequeños precios de la mayoría de los sets, se trata de un mercado enorme que no es muy conocido por los inversionistas tradicionales“.

Entre los sets más costosos figuran el Halcón Milenario, la Estrella de la Muerte II y el Destructor Estelar Imperial de Star Wars, así como el Taj Mahal.

El estudio, que analizó los precios de 2 mil 322 sets de Lego entre 1987 y 2015, indicó que factores como la producción en serie limitada, las ediciones especiales para coleccionistas y la escasez en el mercado de segunda mano aumentaron significativamente los precios en el transcurso de los años. Solo se seleccionaron las ventas de sets nuevos sin abrir.

Los sets producidos hace 20-30 años despiertan la nostalgia de los fanáticos de Lego, y sus precios se disparan“, explicó Dobrynskaya. “Pero a pesar de la alta rentabilidad de los sets de Lego en el mercado secundario en general, no todos los sets tienen el mismo éxito. Es necesario que uno sea un verdadero fanático de Lego para entender los matices del mercado y percibir el potencial de inversión de un determinado set”.

El mes pasado, Lego, el mayor fabricante de juguetes del mundo, premió a sus 20 mil empleados con tres días extra de vacaciones y una bonificación especial después de reportar un año récord de ingresos y ganancias, ya que sus ventas se dispararon durante los confinamientos por la pandemia del coronavirus.