Google le dice a su personal de EU que se vacune o que pierda su trabajo
Google es uno de los principales empleadores de Estados Unidos que adoptó la política de ‘sin vacuna, no hay trabajo’. Foto: Reuters Staff/Reuters

Google informó a sus empleados estadounidenses que se deben vacunar contra el Covid-19 antes de mediados de enero o se enfrentarán a graves repercusiones, como una reducción de sueldo y, en última instancia, la pérdida de su empleo.

De acuerdo con un memorándum interno obtenido por CNBC, que fue el primero en informar sobre la noticia, Google comunicó a sus empleados que debían declarar su estado de vacunación y presentar una prueba del mismo, o bien solicitar una exención médica o religiosa, antes del 3 de diciembre.

Después de esa fecha, Google indicó que comenzaría a contactar al personal que no estuviera vacunado o que no hubiera subido la prueba de vacunación, o cuyas solicitudes de exención no hubieran sido aprobadas.

Según el memorándum, los empleados que infrinjan la fecha límite del 18 de enero para cumplir las normas, inicialmente serán considerados como “baja administrativa remunerada” durante 30 días, seguida de seis meses de “baja personal no remunerada”. En última instancia, Google rescindiría el contrato de la persona.

Google es uno de los principales empleadores de Estados Unidos que adoptó una política de “sin vacuna, no hay trabajo” para su personal, aunque parece haber sido más estricto que otras empresas. Google declinó una solicitud por sus comentarios.

Ya le había informado a su personal estadounidense que debía estar vacunado para regresar a sus oficinas corporativas. El director ejecutivo, Sundar Pichai, informó al personal en un memorándum en julio que la política se aplicaría inicialmente en Estados Unidos antes de ser adoptada a nivel mundial. Otras empresas tecnológicas estadounidenses, como Uber y Facebook, también han establecido la vacunación como un requisito.

Las grandes corporaciones estadounidenses se han mostrado mucho más dispuestas a adoptar una política de vacunación obligatoria que sus homólogas británicas. El gobierno estadounidense ordenó a las empresas con más de 100 empleados que garanticen que sus trabajadores estén completamente vacunados o se realicen pruebas periódicas de Covid-19 antes del 18 de enero.

Los derechos laborales de los trabajadores del Reino Unido, protegidos por la ley, obligan a los empresarios británicos a actuar con más cautela. Los abogados especializados en temas laborales señalaron que muchas empresas y organizaciones temían ser acusadas de discriminación o incluso de despido injustificado por parte del personal, por lo que decidieron establecer la vacunación como una opción personal.

El gobierno británico tuvo que aprobar una ley para obligar a las residencias de ancianos a asegurarse de que todos los trabajadores de Inglaterra estuvieran completamente vacunados, excepto en caso de que tuvieran una exención médica.

Las empresas financieras estadounidenses fueron algunas de las más entusiastas respecto al regreso de sus empleados a la oficina y también de las primeras en comunicar a sus equipos durante el verano que solo el personal completamente vacunado podía regresar a sus sedes.

El martes, el banco de Wall Street JPMorgan informó a su personal no vacunado de sus oficinas de Manhattan que debía trabajar desde casa, ante la preocupación por la propagación de la variante ómicron. Anteriormente permitió que el personal no vacunado trabajara en sus oficinas en Nueva York bajo la condición de que se realizaran la prueba dos veces a la semana, según Reuters, que reportó por primera vez la decisión.

En un memorándum, el banco pidió al personal no vacunado que aceptara la oferta de la vacuna, y solicitó a los empleados elegibles que recibieran una dosis de refuerzo.