‘Injusticia’: protestas por la condena de 110 años a un camionero de Colorado por un accidente fatal
Rogel Aguilera-Mederos fue condenado en octubre por homicidio en accidente de tránsito y otros cargos derivados del accidente ocurrido en abril de 2019 en Lakewood, Colorado. Foto: David Zalubowski/AP

El caso de un joven camionero de Colorado condenado a 110 años de prisión por su participación en un choque mortal provocó numerosas peticiones de indulgencia y avivó las críticas al sistema de justicia estadounidense.

El martes, el fiscal del distrito de Colorado, cuya fiscalía llevó el caso, le pidió al tribunal que reconsiderara la sentencia de Rogel Aguilera-Mederos, de 26 años, a raíz de las reacciones negativas que suscitó el castigo, el cual ha sido calificado como excesivamente severo.

Aguilera-Mederos fue condenado en octubre por homicidio en accidente de tránsito y otros cargos relacionados con un accidente fatal en abril de 2019, que ocurrió mientras transportaba madera en las faldas de las Montañas Rocosas. Él declaró que estaba descendiendo por una parte empinada de la carretera cuando fallaron los frenos de su semirremolque, lo que provocó un choque múltiple y cuatro muertes.

El juez del caso señaló que estaba obligado a imponer a Aguilera-Mederos la extensa condena en virtud de las leyes que establecen las penas mínimas para los cargos, lo que suscitó nuevas críticas al sistema de justicia penal.

Más de 4.5 millones de personas han firmado una petición para que el gobernador de Colorado, Jared Polis, le conceda indulgencia a Aguilera-Mederos o le conmute la condena. Por su parte, camioneros y grupos de derechos civiles han expresado su indignación por la condena.

“Es una flagrante injusticia”, dijo Domingo García, presidente de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC). “Se trata de un hombre sin antecedentes penales que salió a trabajar para alimentar a su familia. Le fallaron los frenos de su tráiler. Fue un accidente horrible. Le dieron 110 años por el primer crimen que cometió, un crimen que no fue intencional”.

LULAC envió una carta a Polis en nombre de Aguilera-Mederos, un inmigrante cubano, en la que solicitaba la indulgencia o la reducción de su condena. El abogado de Aguilera-Mederos presentó una petición de indulto al gobernador.

El tráiler de Aguilera-Mederos chocó contra los vehículos que estaban disminuyendo su velocidad a causa de otro accidente en Lakewood, un suburbio de Denver, lo que provocó un choque en cadena en el que se vieron implicados 28 vehículos y en el que se rompieron los tanques de gasolina y causó una bola de fuego que consumió los vehículos y derritió partes de la carretera.

En el choque murieron Miguel Angel Lamas Arellano, de 24 años, William Bailey, de 67, Doyle Harrison, de 61, y Stanley Politano, de 69.

Los fiscales argumentaron que Aguilera-Mederos pudo haber utilizado una rampa de salida de emergencia junto a la interestatal, que está diseñada para detener de forma segura los vehículos que se quedan sin función de frenado. Sin embargo, Aguilera-Mederos declaró que intentó evitar el tráfico y cambiar su tráiler a una velocidad menor para reducir su velocidad.

Alexis King, el fiscal del distrito cuya fiscalía llevó el caso, dijo al Denver Post que Aguilera-Mederos no aceptó los intentos de negociar un acuerdo de culpabilidad, y que las condenas reconocían el daño causado a las víctimas del choque.

En virtud de la moción de reconsideración presentada por el fiscal del distrito, el tribunal puede modificar la condena y reducirla por debajo del mínimo obligatorio, explicó Ann England, que enseña en la oficina de defensa penal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Colorado.

El juez del caso, Bruce Jones, señaló que la condena era la pena obligatoria exigida por la ley estatal, pero que convendría imponer un castigo menor. Las leyes de penas mínimas obligatorias exigían que las condenas por 27 cargos de violencia vial, violencia, conducción temeraria y otros cargos fueran consecutivas. “Afirmaré que, si tuviera la posibilidad de hacerlo, no sería mi sentencia”, dijo.

Las penas mínimas obligatorias han contribuido a impulsar el encarcelamiento masivo y el sobreencarcelamiento en Colorado y en Estados Unidos, dijo England.

“Creo que la gente se debería preguntar por qué tenemos estas penas de prisión mínimas obligatorias”, señaló England. Las penas mínimas obligatorias privan de discreción a los tribunales y trasladan el equilibrio de poder del tribunal al fiscal, dijo.

Este caso, añadió England, es “una condena de la forma en que funciona el sistema y la forma en que funciona la pena obligatoria”.

La ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles) de Colorado condenó la sentencia y respalda los intentos de conseguir que el gobernador aborde el caso, dijo Mark Silverstein, director jurídico de la ACLU de Colorado.

“La condena es extraordinaria, particularmente considerando los hechos de este caso en concreto”, dijo Silverstein. “Resalta los problemas del sistema de justicia penal”.

En la condena de Aguilera-Mederos, los familiares de los fallecidos en el choque dijeron que debería cumplir la condena por los crímenes. Duane Bailey, hermano de William Bailey, le pidió al juez que condenara a Aguilera-Mederos a al menos 20 años, informó el periódico Post. “Tomó la decisión deliberada e intencionada de que su vida era más importante que la de todos los demás en la carretera ese día”, dijo.

Aguilera-Mederos lloró cuando pidió perdón a las familias de las víctimas durante su condena. Les pidió perdón. “No soy un homicida. No soy un asesino. Cuando analizo mis cargos, estamos hablando de un asesino, que no soy yo“, dijo. “Nunca en mi vida he pensado en hacerle daño a alguien”.

Associated Press contribuyó con información.