Mi tía invitó a todos a una fiesta familiar de Navidad al día siguiente de la mía. ¿Está siendo tóxica?
'Si te sientes insultado por lo que hizo esta tía, seguro que no se debe únicamente a las particularidades de esta invitación', pintura: Un cuento de Navidad de Dante Gabriel Rossetti, 1857. Foto: Artefact/Alamy

Envié una invitación masiva para nuestra fiesta familiar de Navidad. Al día siguiente, mi tía invitó a todos a su casa para nuestra fiesta familiar de Navidad, el día después de Navidad. No logro encontrar una sola persona fuera de mi familia que piense que eso no fue algo completamente grosero. Lo considero como un comportamiento tóxico de su parte y un refuerzo del mal comportamiento por parte del resto de la familia. Me tomé una semana para ver con perspectiva si otros pensaban que estaba siendo demasiado sensible.

¿Estoy equivocado o simplemente no es un comportamiento aceptable por parte de mi familia? Me da la impresión de que todos hemos vivido con este mal comportamiento durante tanto tiempo que ya no podemos identificarlo.

Eleanor comenta: No puedo responder con seguridad si el comportamiento de esta tía fue inaceptable. En una interpretación natural, si es “la” fiesta de Navidad, entonces sí: claramente insultó tu hospitalidad y competencia. Por otro lado, si se trata de “una” fiesta de Navidad, es posible que solo esté continuando la celebración; mucha gente tiene una segunda reunión el día después de Navidad si hay dos lados de la familia, o si queda mucha comida, o simplemente hay más diversión.

Así que no puedo opinar por ti sobre tus preguntas acerca de si es “tóxico”, “simplemente inaceptable” o “mal comportamiento”.

Pero puedo preguntar por qué te parece importante calificar su comportamiento con esos términos. En ocasiones, queremos escuchar que el comportamiento es objetivamente malo, porque queremos la sentencia correspondiente de que nuestros sentimientos son objetivamente válidos.

El reto de esto –sobre todo en relaciones que duran muchas décadas, como las que tenemos con la familia– es que la escala y la complejidad de nuestros sentimientos no siempre corresponden al carácter falso de las acciones que los causaron. En cambio, nuestros sentimientos coinciden con toda la historia que condujo a ese momento, y eso es algo mucho más difícil de hablar y resolver.

Si te sientes insultado por lo que hizo esta tía, apuesto a que no se debe únicamente a las particularidades de esta invitación. Apuesto a que existe un largo trasfondo de comportamientos pasados y de gestos e inflexiones infinitesimales entre ustedes que actúan como una especie de decodificador de significados. Para ti, esta acción no es solo esta acción, es un símbolo; un ejemplo de un patrón. Es solo una pequeña protuberancia visible de toda una red subterránea de raíces.

Pero si esa red subterránea no es de dominio público –si ella no la ve, y el resto de la familia tampoco–, entonces no verán este incidente en particular de la misma manera. Tú verás el todo, todas las veces que te ignoraron o minimizaron o simplemente no pensaron en ti; y ellos verán la parte, una cuestión logística menor.

Creo que esta es la razón por la que las discusiones familiares se intensifican tan rápidamente; con frecuencia pasamos por alto si estamos objetando los detalles de un incidente, o de qué se trata. Cuando existe ese tipo de desajuste perceptivo, es difícil conseguir que otras personas estén de acuerdo en que lo que hizo fulano de tal fue tan objetivamente incorrecto como a nosotros nos hizo sentir.

Eso no significa que tenemos que renunciar al criterio de que nuestros sentimientos son objetivamente válidos. Solo significa que tenemos que buscarlo en otra parte. Tenemos que reconocer que nos sentimos así por la tendencia, no por este caso en particular.

Una vez que lo hagamos, el hecho de ganar la disputa sobre este o aquel momento nos parecerá mucho menos importante. Conocemos la tendencia; estuvimos en ella; independientemente de lo que piensen nuestros familiares de lo que está ocurriendo ahora.

Con el tiempo, si decides rebatir a esta tía directamente, quedarán claros los términos de la disputa. Mientras tanto, organiza una fiesta mejor y brinda por tu capacidad de validar tus sentimientos por ti mismo.