El muro fronterizo de Trump y el lento deterioro de la tierra estadounidense
El muro fronterizo en La Joya, Texas: 'Lo que no me imaginaba era lo rápido que se sentirían los efectos negativos de esta tierra aislada' Foto: Brandon Bell/Getty Images

A varias millas al sur de la pequeña ciudad de San Juan, Texas, más allá de acres de cultivos de cebollas, huertos de naranjas y otros cultivos comerciales, se encuentra un cementerio histórico y el lugar del comienzo de un lento deterioro de la tierra estadounidense.

Hacía más de un año que no visitaba esta zona debido a la pandemia, y me sorprendió ver lo diferente que se había convertido esta remota parte de Texas. El cambio más evidente es la valla de acero de cinco metros de altura, uno de los últimos vestigios del glorioso muro fronterizo de Donald Trump con México.

En junio, Trump visitó este lugar junto con el gobernador Greg Abbott para promocionar sus logros en el control de la frontera y elogiar a Abbott por tomar la batuta antiinmigrante que resuena tan bien entre la base de votantes conservadores de Texas.

La última vez que vine a visitar este lugar, no existía ningún muro y el histórico cementerio -el cementerio Eli Jackson- estaba bajo vigilancia las 24 horas del día por parte de una tribu de nativos americanos llamada Carrizo/Comecrudo, así como de otros partidarios que temían que el muro fronterizo destruyera la tierra sagrada de entierros y una parte sagrada de la historia.

La familia Eli Jackson construyó este cementerio, declarado monumento histórico por el Estado, en un terreno que era propiedad de Nathanial Jackson, el padre de Eli. Nathaniel era un propietario de esclavos de Alabama que se enamoró y se casó con una de sus esclavas, Matilda Hicks, antes de que ambos huyeran a las orillas del Río Grande en 1857 y se establecieran en la frontera con México. Nathaniel era conocido por su generosidad con los visitantes y su rancho pronto comenzó una línea relativamente desconocida del célebre Ferrocarril Subterráneo en el que los esclavos en fuga escapaban de la servidumbre y, con la ayuda de la familia Jackson, huían a México, donde la esclavitud estaba prohibida.

La tribu Carrizo/Comecrudo y sus descendientes también reclaman esta zona y, con el permiso de los propietarios de los terrenos, instalaron un campamento en enero de 2019 para rechazar la construcción de algún muro. Muchos de los habitantes que acamparon comentaron que eran veteranos de las protestas contra el oleoducto Keystone en el norte de Minnesota. Y debido a la tienda de suministros y otras instalaciones que se erigieron junto al cementerio de Eli Jackson, existía la sugerencia de que los organizadores esperaban que se desarrollara una protesta de dimensiones similares en el sur de Texas para luchar contra el muro fronterizo.

El muro fronterizo de Trump y el lento deterioro de la tierra estadounidense - cementerio-frontera
El cementerio Eli Jackson, cerca de San Juan, Texas. Foto: Verónica Cárdenas/Reuters

Y a pesar de la vigilancia de 24 horas, llevada a cabo en muchas ocasiones por tan solo uno o dos manifestantes incansables bajo el calor y el frío durante casi un año en 2019, los intentos para proteger el cementerio fueron víctimas del Covid-19 en 2020. A medida que los equipos de construcción federales erigían el muro de Trump cada vez más cerca del cementerio, los propietarios de los terrenos finalmente les pidieron a los manifestantes que desalojaran la zona.

Al poco tiempo se colocó un gran cartel que anunciaba el cierre del cementerio y la prohibición de acampar, y los pilares de acero que marcaban la llegada del muro comenzaron a dominar el horizonte a menos de 100 metros del cementerio.

Cuando regresé a este remoto lugar, a aproximadamente un kilómetro y medio del Río Grande, lo primero que noté fue que el camino para pasar por un dique de contención de barro y volver al cementerio estaba cerrado; un cartel indicaba que el área ahora era una zona de construcción, el muro fronterizo de Trump estaba a pocos metros al este del camino. Encontré otro camino que rodeaba el cementerio.

La zona del campamento de los manifestantes, que en su día fue un campo despejado, ahora era el lugar de vegetación excesiva, dejando poca evidencia de la presencia humana en casi un año, lo que sugería que había comenzado el deterioro del muro fronterizo. Es un deterioro que marca el comienzo de una tierra de nadie: prácticamente inhabitable, amenazadora por su aislamiento, esencialmente un pedazo de territorio estadounidense que bien podría pertenecer a México.

Esto se debe a que en el sur de Texas el término muro fronterizo es un término inapropiado a causa de la imprevisibilidad del Río Grande y de un tratado con México. Aunque el gran río está contenido y canalizado a lo largo de su curso internacional a través de Texas, el Río Grande todavía puede contraatacar con inundaciones masivas e impredecibles. Uno de los intentos para mitigar la amenaza resultó en un tratado con México que fue firmado durante el gobierno de Nixon que impide que cualquiera de las partes altere el flujo del río con impedimentos de tierra, algo así como un muro fronterizo.

Para evitar las inundaciones en el sur de Texas, un largo dique, en su mayor parte de barro, sigue en general el curso del Río Grande a una milla de distancia. Así, mientras que los muros fronterizos en Arizona y California se sitúan a lo largo de la frontera con México, los del sur de Texas suelen estar ubicados encima o junto al sistema de diques, lo que significa que esta supuesta barrera protectora cede aproximadamente un kilómetro y medio de territorio estadounidense por detrás del muro, creando efectivamente una tierra de nadie.

Así fue en el caso del muro que construyó el gobierno de George W. Bush y así es en el caso de los muros que se levantaron durante el gobierno de Trump.

Más allá de la amenaza que supone la creación de una tierra de nadie para los propietarios privados y el valor de sus propiedades, esta región también es rica en sitios ecológicos a lo largo del río. Uno de ellos, llamado Southmost Preserve, es una reserva natural de mil acres que alberga una de las dos únicas grandes extensiones de palmito mexicano que quedan. Más de 900 acres de esa reserva ahora se encuentran en una tierra de nadie al sur del muro de Bush y los lugareños suelen evitarla por el peligro potencial que supone una tierra de nadie. Otro muro de Bush pasa cerca del histórico Museo Hidalgo Pumphouse y del World Birding Center en la ciudad de Hidalgo. Detrás de esta zona pasan varios senderos naturales. Sin embargo, muchos de esos senderos ahora se encuentran detrás de un muro fronterizo y son intransitables o demasiado peligrosos como para entrar a ellos.

Los críticos predijeron que el muro fronterizo de Trump en esta región tendría el mismo resultado de tierra de nadie. Lo que no me imaginaba era lo rápido que se sentirían los efectos negativos de esta tierra aislada. Además de todas las advertencias de no entrar cuando recientemente visité el cementerio de Jackson, había un vacío en esta zona que nunca antes había sentido. Un aislamiento que insinuaba vulnerabilidad.

La ironía de esta situación es que Texas, un estado que alardea sobre su compromiso con los derechos de propiedad, continúa su lucha para terminar el muro fronterizo. No obstante, me di cuenta de que había una sección del muro de Trump de aproximadamente una milla de largo en esta zona. Después había un espacio vacío de una milla antes de que comenzara otra sección del muro. Así que esta barrera efectivamente no hizo mucho para impedir la inmigración ilegal porque los migrantes simplemente tienen que caminar una o dos millas en cualquier dirección para rodear el muro. Sin embargo, esta barrera, este gran y hermoso muro, como lo llamó Trump, que fue construido para proteger a los ciudadanos estadounidenses de la “invasión” de migrantes, solo fue realmente eficaz en otra cosa: mantener a los ciudadanos estadounidenses lejos de la tierra de nadie que creó y cederle el territorio a México.

Carlos Sánchez es director de asuntos públicos del condado de Hidalgo, Texas. Fue periodista durante 37 años y trabajó en el Washington Post y en la revista Texas Monthly, así como en otras ocho redacciones. Es posible contactarlo en [email protected]