La princesa saudita Basmah regresa a casa tras casi tres años de cárcel
El encarcelamiento de la princesa Basmah encajó en el patrón de represión contra los críticos de la monarquía. Foto: Marcus Ingram/Getty Images

La princesa saudita y defensora de los derechos humanos regresó a su hogar en Jeddah después de permanecer tres años en una prisión estatal sin cargos, confirmaron sus partidarios y su abogado.

La princesa Basmah bint Saud bin Abdulaziz Al Saud, de 57 años, crítica firme de su primo y líder de facto de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, fue liberada el sábado, junto con su hija, Souhoud Al Sharif, que fue detenida junto con ella en marzo de 2019.

El misterio envuelve la detención y liberación de ambas, la cual fue respondida con silencio por parte de los funcionarios sauditas durante el fin de semana. Sin embargo, al anunciar su detención en Twitter 13 meses después de su desaparición, la princesa Basmah aseguró que no había cometido nada indebido y señaló que se estaba enfrentando a problemas de salud “muy críticos”.

Sus tuits de abril de 2020, aparentemente enviados desde el lugar donde estaba detenida, fueron borrados rápidamente. Esta acción parecía encajar en un patrón de detención de decenas de disidentes sauditas y de intentos de espionaje de activistas que se encuentran en el exilio.

Los disidentes sauditas y los activistas de derechos indican que Basmah se había mostrado particularmente crítica respecto a la represión contra la disidencia y la consolidación del poder dirigida por el príncipe Mohammed. También criticaba el trato que el reino daba a las mujeres, quienes tenían escasa capacidad para moldear sus vidas en virtud de las leyes de tutela fuertemente restrictivas del reino, algunas de las cuales fueron revocadas en los últimos tres años.

Ella pensó que sus conexiones familiares le proporcionarían protección“, dijo un alto miembro de la realeza saudita en el exilio. “Sin embargo, MBS (Mohammed bin Salman) ha encarcelado a miembros de la familia más importantes que ella”. Entre ellos se encuentran dos hermanos del monarca en funciones, el rey Salman, padre del príncipe heredero.

El expríncipe heredero, Mohammed bin Nayef, permanece bajo arresto domiciliario en el reino después de haber sido destituido por Mohammed. Basmah es la hija menor del difunto rey Saud, que gobernó de 1953 a 1964.

En su afán por imponer un programa de reformas que ha introducido una serie de libertades individuales, Mohammed también consolidó el poder de una forma que pocos líderes sauditas lo lograron antes que él. La implacable represión contra la disidencia constituye un elemento central de su nuevo régimen, en el que los críticos o los activistas políticos no disponen de ninguna libertad de acción y, en algunos casos, son encarcelados por tiempo indefinido.

El asesor jurídico de Basmah, Henri Estramant, confirmó el sábado: “Las dos damas fueron liberadas de su encarcelamiento arbitrario, y llegaron a su casa en Jeddah el jueves 6 de enero de 2022”.

“La princesa se encuentra en buen estado, aunque buscará asesoramiento médico. Parece estar agotada pero tiene buen ánimo, y se siente agradecida de poder reunirse con sus hijos en persona”.

Basmah permaneció detenida en la prisión de al-Ha’ir, lugar en el que han sido recluidos otros numerosos detenidos políticos, entre ellos la activista Loujain al-Hathloul, destacada defensora de que las mujeres tengan derecho a conducir dentro del reino. La activista quedó en libertad en febrero del año pasado y desde entonces no ha vuelto a hablar públicamente sobre su terrible experiencia, que, según dice su familia, incluyó abusos físicos y torturas.

Algunos altos funcionarios sauditas familiarizados con la mentalidad de Mohammed señalan que al príncipe le preocupa que lo consideren como alguien que realiza concesiones bajo presión política, y que desea que las reformas sean consideradas como un regalo procedente del Cielo, en lugar de doblegarse a las exigencias.

“Muchas de las cosas que se exigen públicamente ya se están cumpliendo”, dijo un funcionario el pasado septiembre. “Ante los ojos de los dirigentes, (los activistas) llegaron demasiado lejos”.

Sin embargo, los grupos de derechos humanos y los disidentes que se encuentran en el exilio insisten en que la disidencia sigue siendo un factor fundamental para el funcionamiento de la sociedad y que, incluso para los estándares de una monarquía absoluta, el miedo nacional que rodea al gobierno de Mahoma ha supuesto un factor preocupante.

Se trata ahora de un Estado policial“, señaló un activista residente en Norteamérica. “Nadie se siente seguro, y así es como le gusta”.

Basmah tenía previsto viajar al extranjero para recibir tratamiento médico aproximadamente cuando se produjo su detención y, después de la misma, le informaron que estaba acusada de intentar falsificar un pasaporte, explicó en su momento un familiar cercano. Nunca se ha revelado la naturaleza de su enfermedad.

A raíz de su liberación, el grupo de defensa de los derechos humanos ALQST expresó: “Se le negó la atención médica que necesitaba para una enfermedad potencialmente mortal. En ningún momento mientras estuvo detenida se presentaron cargos en su contra”.

En un testimonio escrito dirigido a la ONU en 2020, la familia de Basmah indicó que su detención probablemente se debía en gran medida a su “historial como franca crítica de los abusos”. También fue considerada una aliada de Mohammed bin Nayef, añadió el testimonio escrito.